El testamento ológrafo en las normas de derecho común: concepto y requisitos

Autor:Rosa Peñasco
Páginas:61-95
 
EXTRACTO GRATUITO
10. EL TESTAMENTO OLÓGRAFO EN
LAS NORMAS DE DERECHO COMÚN:
CONCEPTO Y REQUISITOS
10.1. CONCEPTO
El artículo 678 del C.C., indica que:
Se llama ológrafo el testamento cuando el testador lo escribe
por sí mismo en la forma y con los requisitos que se determi-
nan en el artículo 688.
Al menos como comienzo, no es difícil observar que el legis-
lador de 1889, en lo que respecta a la definición del testamento
ológrafo, en ningún momento utiliza la palabra mano, boca,
pie, ni hace referencia a cualquier parte del cuerpo con la que
se pueda escribir. Por tanto, también ab initio, deberían des-
cartarse determinadas expresiones relacionadas con la mano,
aunque se comprenda, perfectamente, la innegable lógica de
asociar la utilización de la mano, a la actividad de escribir. Y
ello es así porque, del mismo modo que en otras páginas se
hizo referencia a la importancia y fuerza de las palabras y a
cómo, por ejemplo y ya en pleno siglo XXI, se necesita con-
ciencia social para eliminar de nuestro vocabulario vocablos
como discapacitado o minusválido en vez de persona con dis-
capacidad, en el caso del testamento ológrafo, también y como
pronto veremos, si se va a hacer únicamente una interpretación
ROSA PEÑASCO
62
literal, deberían evitarse expresiones y palabras como mano,
de propia mano, de puño y letra y etc., porque, simplemente,
pueden inducir a error y hasta condicionar el reconocimiento
de un derecho.
Y en este sentido, es necesario volver a insistir en que, para
el Código Civil y siempre que se cumplan ciertos requisitos que
enseguida veremos, el testamento es ológrafo cuando ha sido
escrito por el propio testador.
Por tanto, y si ha sido escrito por el propio testador, sin que
ni siquiera el legislador haya hecho referencia a la parte del
cuerpo con la que se ha llevado a cabo la escritura, es eviden-
te que, también ab initio, sobran definiciones habituales que
incitan a confusión y que no sólo se vuelcan en portales de
internet, ampliamente consultados de manera fácil y rápida,
aunque a veces con no demasiada fiabilidad, por el público en
general24, sino también en manuales y monograas específicas,
en Sentencias25, en los debates jurídicos de expertos y en artí-
culos científicos sobre el tema como, sólo a título de ejemplo,
el de Romero Coloma26.
Como referencia de todos estos ámbitos, además de la opi-
nión de juristas prestigiosos que ya se hizo constar en otras
24 https://es.wikipedia.org/wiki/Testamento_ol%C3%B3grafo
25 Cobas Cobiella, Maria Elenea, Revista de Derecho Patrimonial
num.19/2007 2 parte Comentario Editorial Aranzadi, S.A.U., Cizur Menor.
2007, sobre Sentencia de diecinueve de diciembre de dos mil seis: “… Es
por ello que el legislador –aun a sabiendas de las ventajas que puede tener
un testamento abierto por encima de un testamento ológrafo– mantiene en
el Código Civil la citada modalidad de testamento escrito de puño y letra del
causante; y si la voluntad del testador y sus int enc ione s resultan claras re sulta
igualmente válido un testamento abierto, que uno ológrafo o un testamento
cerrado”.
26 Así, Romero Coloma, Aurelia María. Actualidad Jurídica Aranzadi
num.907/2015 parte Comentario Editorial Aranzadi, S.A.U., Cizur Menor.
2015, define el testamento ológrafo: “El testamento ológrafo –que debería
denominarse, más correctamente, «autógrafo»– es aquel tipo de disposición
de última voluntad que el testador escribe totalmente por su propia mano y
lo firma, expresando la fecha”.
El testamento ológrafo otorgado por personas que escriben con la boca o con el pie
63
líneas, baste ahora destacar otros ejemplos como, sin ir más
lejos, NOTARIOS EN RED27, que definen así al testamento
ológrafo: “Dentro de los comunes podemos hablar de testamen-
to ológrafo y es el que escribe uno mismo de su puño y letra,
que deberá ir firmado y fechado con año, mes y día, y que pos-
teriormente tendrá que presentado y adverado ante notario”.
Además, en un sentido similar, destacan también las expre-
siones utilizadas por LEGÁLITAS ABOGADOS28: “El Código
Civil exige que el testamento ológrafo, que es el nombre que
se le da a este documento, esescrito en su totalidad de mano
del testador y firmado por él mismo, incluyendo la fecha (día,
mes y año) en el que se redacte.
Llama la atención cómo esta especie de epidemia que se
empeña en utilizar la palabra mano a la hora de definir el tes-
tamento ológrafo, también ha salpicado a portales jurídicos
de prestigio y a personas expertas en Derecho de Sucesiones
y nuevas tecnologías que definen así el testamento ológrafo29:
“para que el testamento ológrafo tenga validez deberá estar
escrito, íntegramente, del puño y letra del testador y firmado
por él”.
Y si esto es así en ámbitos meramente jurídicos, no es de
extrañar que en otros entornos como un conocido portal de
internet, si no demasiado fiable en algunas ocasiones, sí opera-
tivo, rápido y de habitual consulta, tan común como Wikipedia,
se defina el testamento ológrafo de la siguiente forma: “Según
lo dispuesto en el Código Civil español, sólo podrá otorgarse
por personas mayores de edad. Para que sea válido, además de
ser escrito a mano por el otorgante, habrá de indicar el año,
mes y día en que se otorgue. Si contuviese palabras tachadas,
enmendadas o entre renglones, el testador habrá de incluir
27 http://www.notariosenred.com/2018/04/tipos-de-testamentos-cual-es-
el-mas-frecuente/
28 https://www.youtube.com/watch?v=6Dz602guf8U
29 https://confilegal.com/20170814-que-es-un-testamento-olografo/, entre-
vista a Victoria López Barrio, experta en derecho de sucesiones y en nuevas
tecnologías de la información y comunicaciones; de Winkels Abogados.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA