Suelos, techos e hipotecas

Autor:Abraham Nájera
Páginas:14-14
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 14

Las llamadas "cláusulas suelo" de los préstamos hipotecarios forman parte de los elementos esenciales de estos contratos y, como tales, no pueden ser calificadas como abusivas, ni ser objeto de control en cuanto a su contenido, sino tan solo en lo que se refiere a la exigencia de claridad y comprensibilidad.

A diferencia de las permutas financieras de tipos de interés, que también han despertado intensa polémica y que de igual forma suelen relacionarse íntimamente con préstamos hipotecarios a interés variable, las cláusulas suelo solo limitan la fluctuación de los tipos a la baja, con el propósito de garantizar unos ingresos mínimos al prestamista. Son las "cláusulas techo" las que, por el contrario, impiden la subida del tipo aplicable marcando un límite máximo. Sin embargo, la pretendida protección de estas últimas frente al riesgo de variabilidad de los tipos de interés es muchísimo menos eficaz para el cliente bancario que la de los derivados financieros, encontrándose en general los umbrales de las cláusulas techo muy por encima de los tipos vigentes.

Dentro del ámbito de los préstamos hipotecarios, las cláusulas suelo también se encuentran estrechamente relacionadas con las de redondeo de tipos de interés, cuyos pasos parecen estar siguiendo. Ambas se encuentran expresamente previstas en la Orden Ministerial de 5 de mayo de 1994, y en la Ley 2/2009, y ambas se ocupan de condicionar, aun en diferente medida, el cálculo de los tipos de interés aplicables. Y si el redondeo terminó siendo limitado por la Ley Financiera en 2002, existen ya iniciativas políticas para hacer desaparecer las cláusulas suelo.

En ese camino paralelo al del redondeo, el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Sevilla dictó el 30 de septiembre de 2010 la primera sentencia contra las cláusulas suelo, concluyendo que son nulas, por abusivas.

Pese a citarla, no sigue la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que admite que un Estado pueda adoptar normas más estrictas que la Directiva sobre cláusulas abusivas, entrando a controlar también el contenido de las estipulaciones que se refieran a la definición del objeto principal del contrato o la adecuación entre las prestaciones pactadas. Al contrario, aun admitiendo que las cláusulas suelo y techo son pactos añadidos y accesorios que acotan los intereses y coadyuvan a definir la remuneración del préstamo, el juez descarta su carácter esencial y las considera condiciones generales.

De esta...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA