Solvencia II. Para aseguradores No-Vida

Autor:Alberto A. Alonso
Cargo:Miembro de los Consejos Directivos de ADARA y ALARYS
Páginas:22-37
RESUMEN

El proyecto Solvencia II constituye una parte muy destacada de la futura arquietectura de la supervisión del seguro en la Unión Europea que actualmente se está constituyendo. En este artículo se describen los fundamentos del proyecto y los tres pilares sobre los que se sustentan este nuevo régimen regulador de la solvencia de las compañías de seguros, que está llamado a velar más y mejor por la... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 22

Dado que vamos a tratar el tema relacionado con la solvencia de las compañías aseguradoras europeas, a la luz de las normas reguladoras de la Unión Europea, es conveniente definir, previamente, el concepto financiero del término solvencia. Se entiende por solvencia la capacidad financiera o capacidad de pago de una entidad para hacer frente a todas sus obligaciones de vencimiento a corto plazo. Dado que una empresa seria debe contar con los recursos suficientes para cumplir con sus compromisos, la solvencia es una relación entre lo que la entidad tiene y lo que debe. Para que una empresa cuente con solvencia, debe estar capacitada para cancelar los pasivos contraídos, al vencimiento de los mismos, y demostrar, también, mediante el estudio correspondiente, que podrá seguir una trayectoria normal que le permita cumplir con sus compromisos en el futuro.

Se debe diferenciar los conceptos de solvencia y de liquidez: liquidez se refiere a tener el dinero en efectivo necesario en el momento oportuno que nos permita pagar los compromisos anteriormente contraídos, mientras que solvencia es disponer de los bienes y recursos suficientes para respaldar los pasivos que sePage 23 tengan contraídos, aún cuando estos bienes sean diferentes del efectivo. Es decir, liquidez es cumplir con los compromisos y solvencia es tener con qué pagar esos compromisos.

Sin embargo, aunque la solvencia es en cierta medida una función de los bienes de la empresa, si no hay facilidad para convertir esos bienes en dinero para hacer los pagos en tiempo y forma, la liquidez no existirá. De ahí que: «toda entidad que tiene liquidez es solvente, pero no toda entidad solvente tiene forzosamente liquidez».

Los proyectos conocidos como Solvencia I y Solvencia II son normas europeas relacionadas con la regulación de la solvencia de las compañías de seguros y a ellos nos referiremos a continuación:

Antecedentes

Dado que cualquier mercado sólido es aquel que asume y honra sus compromisos en tiempo y forma, la Comunidad Económica Europea, dictó la Primera Directiva del Consejo 73/239/CEE en el año 1973, para aseguradores No-Vida, con el fin de eliminar las divergencias existentes en las legislaciones de los distin-tos Estados miembros en materia de control de las compañías de seguros, garantizando a su vez una protección adecuada de los asegurados y de los terceros.

La directiva consideraba necesario que las empresas de seguros dispusieran, además de reservas técnicas suficientes para hacer frente a los compromisos contraídos, de una reserva complementaria, denominada margen de solvencia, representada por el patrimonio libre, para hacer frente a los riesgos de explotación. Para garantizar las obligaciones impuestas en función de criterios objetivos, situando en condiciones de igualdad de competencia a las empresas de igual importancia, se decidió que dicho margen guardara relación con el volumen global de las operaciones de la empresa y se determinara en función de dos índices de seguridad: uno basado en las primas y otro en los siniestros.

Además, se consideró necesario exigir un fondo de garantía mínimo en función de la gravedad del riesgo según los ramos en que la compañía actúe, tanto para garantizar que las empresas dispongan, en el momento de su constitución, de medios adecuados, coPage 24mo también que, en ningún caso, el margen de solvencia se reduzca durante las actividades por debajo de un mínimo de seguridad o que la situación financiera de la empresa sea tal que le resulte difícil cumplir con sus compromisos. Estas medidas de seguridad buscaban la protección de los asegurados a través de un colchón de capital para hacer frente a la incertidumbre que ineludiblemente se emparienta con el riesgo.

El margen de solvencia era definido como el mayor de los índices de primas o de siniestros.

Para computar el Índice de Primas (IP), se debía calcular primero su base, siguiendo lo dispuesto en el art. 16. inc. 3 -primer resultado de la Primera Directiva del Consejo 73/239/CEE-.

Una vez calculada la base, ésta se divide en dos tramos: uno hasta 10 millones de unidades de cuenta y otro por el exceso de los 10 millones de unidades de cuenta. De tal forma, el Índice de Prima (IP) se calcula con la siguiente fórmula:

IP= (18% sobre 10 millones de unidades de cuenta 1 + 16% sobre el exceso de 10 millones de unidades de cuenta) xTR Para calcular el Índice de Siniestros (IS) se debe calcular primero su base, siguiendo lo dispuesto en el art. 16 inc.3 -segundo resultado de la Primera Directiva del Consejo 73/239/CEE-.

Una vez calculada la base, ésta se divide en dos tramos: uno hasta 7 millones de unidades de cuenta y el otro por el exceso de los 7 millones de unidades de cuenta. De tal forma, el Índice de Siniestro (IS) se calcula con la siguiente fórmula:

IS= (26% sobre los primeros 7 millones de unidades de cuenta + 26% sobre el exceso de 7 millones de unidades de cuenta)

La Tasa de Retención (TR) es definida como: TR= siniestros netos 2 / siniestros brutos (para el último ejercicio. No menor de 50%).

Cuando a mediados de la década de los años 90 se abren los mercados del seguro dentro de la Unión Europea, el control de solvencia adquiere una mayor trascendencia, ya que permitía que las autoridades supervisoras puedan efectuar una alerta temprana si se advirtieran incumplimientos que pudiesen perjudicar al asegurado.

El siguiente gran cambio relacionado con los márgenes de solvencia se dio cuando se adoptaron las Directivas de Solvencia I en febrero de 2002 (Directiva 2002/13/CE del Parlamento Europeo y del Consejo del 5 de marzo de 2002), por la que se modifica la Directiva 73/239/CEE del Consejo en lo que respecta a los requisitos del margen de solvencia de las empresas de seguros distintos del seguro de Vida.

Nuevamente, el margen de solvencia era definido como el mayor de los índices, de primas o de siniestros, aunque su base cambió, al igual que la tasa de retención, que ahora se calcula en base a los tres últimos ejercicios, no inferior al 50%.

Para calcular el Índice de Primas se debía calcular primero su base, siguiendo lo dispuesto en el art. 16. inc. 3 -primer resultado de la Primera Directiva 2002/13/CEE-.

Una vez calculada la base, ésta se divide en dos tramos: uno hasta 50 millones de euros y otro por el exceso de los 50 millones de unidades de cuenta. De tal forma, el Índice de Prima (IP) se calcula con la siguiente fórmula:

IP= (18% sobre 50 millones de euros + 16% sobre el exceso de 50 millones de euros) xTR

Para calcular el Índice de Siniestros (IS) se debe calcular primero su base, siguiendo lo dispuesto en el art. 16bis inc. 4 de la Directiva del Consejo 2002/ 13/CEE.

Una vez calculada la base, ésta se divide en dos tramos: uno hasta 35 millones de euros y el otro, por elPage 25 exceso de los 35 millones de unidades de euros. De tal forma, el Índice de Siniestro (IS) se calcula con la siguiente fórmula:

IS= (26% sobre los primeros 35 millones de euros + 26% sobre el exceso de 35 millones de euros) xTR

La Tasa de Retención (TR) es definida como: TR= siniestros netos / siniestros brutos (promedio de los tres últimos ejercicios. No menor de 50%).

Nota: para los casos de seguros de Responsabilidad Civil -con excepción de la Responsabilidad Civil de Automóviles- y para el Seguro Marítimo y de Aviación, los índices IP e IS se deben aumentar en un 50%, es decir, se los debe multiplicar por un factor 1,5.

Como se puede apreciar, Solvencia I trata de una directiva sencilla y de fácil aplicación, que permite comparar los resultados financieros de las distintas compañías aseguradoras actuantes en el mercado europeo y, de alguna manera, efectuar algún tipo de ranking de solvencia para que el asegurado pueda saber con qué compañía de seguros está operando y a quién está confiando la integridad de sus bienes.

Se podría decir que la norma no contempla otros tipos de riesgos de un asegurador distintos a los técnicos, como los de inversión, tan importantes en esta actividad, o los de mercado, y que, por otra parte, tampoco se valora en toda su magnitud la calidad del reaseguro ni los porcentajes cedidos.

Hacia un sistema de mayor sofisticación - SOLVENCIA II

Era necesario, entonces, precisar la norma con el fin de brindar una mejor protección a los asegurados, estableciendo requerimientos de capital que reflejen de alguna manera los riesgos de un asegurador, que tengan en cuenta los mercados y que eviten una excesiva capitalización o sobrecapitalización. Además, los servicios de la Comisión de la Unión Europea pensaron que la nueva norma debería seguir siendo sencilla y no debería caer en un exceso normativo.

Este proceso de revisión comenzó en el año 2001 y se espera que pueda entrar en vigencia aproximadamente en la primera década de este nuevo siglo XXI. Durante la primer fase, que concluyó en el año 2003, se discutió y se fijaron los lineamientos de Solvencia II. Durante la segunda fase se espera finalizar el texto definitivo de la norma.

PARA BRINDAR UNA MEJOR PROTECCIÓN A LAS ASEGURADORAS, LA COMISIÓN DE LA UNIÓN EUROPEA ESTABLECIÓ QUE LA NUEVA NORMATIVA DEBERÍA SEGUIR SIENDO SENCILLA, SIN CAER EN UN EXCESO NORMATIVO

Page 26

El nuevo régimen de supervisión, cuyos linea-mientos básicos fueron acogidos favorablemente por el Comité de Seguros de la Unión Europea en abril de 2003, proporciona a los supervisores herramientas apropiadas para evaluar la solvencia global de un asegurador. Por ende, y tal como lo puntualizan los servicios de la Comisión, el sistema no debería consistir sólo en una serie de coeficientes e indicadores...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA