Sociedad de la Información

Autor:Jose Justo Megías Quirós
Cargo:Profesor Titular de Filosofía del Derecho en la Universidad de Cádiz
Páginas:49-82
RESUMEN

SUMARIO. I. La Sociedad de la Información en España. II. Banda ancha. III. El Plan de Acción Info XXI. 1.En sanidad. 2. En educación. 3. En empleo. 4. ¿Elecciones digitales? 5. Administración digital. 6. Universalización de la red. 7. Documento de identificación. 8. Una asignatura pendiente: el campo. IV. La banca digital. V. Apertura del bucle local. VI.... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO
  1. La Sociedad de la Información en España

    Que España está en los puestos de abajo de la Europa online es algo asumido. Aunque el número de internautas en España ha pasado de 1, 1 millones en 1997 a siete millones en el pasado mes de abril, España sigue por debajo de la media comunitaria en el uso de la Red, según un informe publicado por la Oficina Europea de Estadísticas (Eurostat) . El conjunto de la UE contaba el pasado mes de abril con 123, 2 millones de usuarios de internet, lo que supone que un tercio de la población comunitaria navega habitualmente por la red. Las tasas más elevadas las tienen Suecia (69%) , Dinamarca (66, 8%) y Países Bajos (65, 4%) , mientras que las más bajas se encuentran en Grecia (12, 1%) , Portugal (12, 5%) , España (17, 7%) y Francia (18, 4%) . Y eso a pesar de que España registró un incremento del 63, 3% en su número de internautas desde 1997[1], un crecimiento sólo superado en la UE por Países Bajos (87, 5%) e Italia (66, 7%) . El crecimiento medio en los Quince durante este período fue del 24, 8%. Eurostat confía en que 150 millones de ciudadanos europeos sean internautas a finales de año.

    El informe Métrica de la Sociedad de la Información, publicado en octubre por la Asociación Española de Empresas de Tecnologías de la Información (SEDISI) , sitúa a nuestro país 12 años por detrás de la media de naciones de la Unión Europea en lo que se refiere al el desarrollo tecnológico[2]. Para su elaboración ha utilizado cinco de los más relevantes indicadores del Plan eEurope, de acuerdo con los cuales, el desarrollo de España en lo que respecta a la Sociedad de la Información equivaldría a un 37% del de Estados Unidos, y a un 70% del de la media de la UE. La conclusión final a la que han llegado los responsables del estudio es que, aunque la evolución ha sido positiva a lo largo de este último año, se vislumbra la dificultad para alcanzar los niveles europeos a corto plazo. Sin embargo, para el Secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, Baudilio Tomé, España no parece estar tan lejos de Europa en materia de Internet. Aseguró que España camina hacia la convergencia con Europa en el desarrollo de la Sociedad de la Información y destacó, durante la presentación del estudio en noviembre, que el mundo de Internet está avanzando rápidamente, en particular en el campo de la banda ancha, lo que hace que la convergencia a la que aspiramos se esté produciendo.

    El análisis, que está basado en 5 de los 23 indicadores que contempla la iniciativa eEurope, muestra que los indicadores correspondientes al número de host y al número de servidores seguros son los que presentan un mayor estancamiento con respecto a la media europea. Por ejemplo, el número de servidores seguros por cada millón de habitantes se sitúa en nuestro país en 16, 2 frente a los 37, 8 de la UE y los 118, 0 de EE. UU. También se ha utilizado el número de ordenadores por cada 100 alumnos, que es de 7, 1 en España, de11, 9 en la UE y de 16, 0 en EE. UU. Otro de los indicadores es el porcentaje de empresas que compran y venden por Internet, que en España es del 17%, frente al 20% y 26% de la UE y EE. UU respectivamente.

    Entre las propuestas de SEDISI destaca la necesidad de un crecimiento medio del gasto total en TI del 15%, de forma sostenida durante los cuatro próximos años. También ha propuesto a la Administración varias acciones encaminadas a la definición de un marco regulador que garantice el desarrollo de la inversión y confianza de los agentes económicos, mejorar la normativa fiscal en torno al desarrollo de la Sociedad de la Información, agilizar la liberalización de infraestructuras y servicios, así como en el fomento de las inversiones en I+D y en la subcontratación de servicios por parte de las Administraciones Públicas.

  2. Banda ancha

    En la actualidad, existen dispositivos de banda ancha que permiten el acceso a la Red con tasas de transferencia superiores a las que permiten los módems o las líneas RDSI. El cable y el ADSL son las más importantes. Durante los últimos dos años, el planeta se ha convertido en una especie de ovillo alrededor del cual se enroscan más de 160 millones de kilómetros de fibra. Jazztel, por ejemplo, cerró el año 2000 con más de 1. 731 kilómetros de red de acceso local en la península Ibérica, lo que suponía un 395 por ciento más que a finales del año anterior. Y Renfe cuenta con una red de fibra óptica de alta capacidad de 11. 000 kilómetros que cubre las principales ciudades españolas, además de otros 900 kilómetros en redes metropolitanas[3].

    Las compañías han gastado 35. 000 millones de dólares en desarrollar sus redes[4]. Los motivos estaban claros cuando se inició: hace un par de años, la demanda de equipos de transmisiones ópticas no hacía más que subir. El tráfico en las redes troncales de Internet se doblaba cada tres meses. Las líneas de fibra óptica se extendían a lo largo de las líneas férreas, conducciones de gas y cualquier zanja con licencia que pudieran encontrar. Pero ahora que las fibras ya están tendidas, "iluminar" la red, como se llama en el negocio a transmitir algo por ella, es una misión más difícil y no se pueden abaratar los costes de conexión; las empresas no contratan tantos servicios como se esperaba y los proveedores de acceso no pueden ofrecer banda ancha a un precio más razonable. Sin embargo, el estudio publicado por IDC en julio vaticinaba un claro crecimiento del acceso a la Red a través de cable en todo el mundo hasta alcanzar los 57, 5 millones de usuarios en 2005, pues es la opción preferida por los usuarios, por encima incluso del DSL (digital subscriber lines) .

    Su uso se incrementó en 2000 un 178%, registrando 7, 2 millones de clientes. Excite@Home y Road Runner son las dos empresas de cable más representativas de Estados Unidos, en donde se localiza el 53% del mercado. Sólo ellas dos cuentan con 3, 8 millones de clientes, lo que supone un incremento en el último año del 171%. Según IDC, el oeste de Europa pasará del millón de internautas con acceso a Internet a través de cable a 17, 7 millones.

    Por su parte, el sistema de conexión rápida a Internet ADSL de Telefónica tenía unos 50. 000 clientes en España a mediados de febrero, 65. 800 un mes más tarde, y crecía a buen ritmo, pero el objetivo marcado por la propia compañía era elevado: alcanzar la cifra de un millón de líneas ADSL instaladas antes de que se inicie el año 2003. Las expectativas eran buenas pues, sin contar con los accesos desde la empresa, un informe presentado por NetValue, cifraba en 64. 000 los hogares españoles que disponían de una conexión de banda ancha en el mes de febrero (sólo el 3, 1% de los hogares conectados) , lo que hacía suponer un crecimiento rápido[5].

    En la lucha por este sector, eresMas, la filial de Internet del grupo Auna, anunciaba en mayo el lanzamiento de su servicio ADSL. Según la compañía, ADSL eresMas permitiría al usuario navegar a velocidades desde 256 Kbps hasta 2 Mbps. Además, el nuevo servicio de eresMas incluía 5 buzones con 50 Mb de capacidad y 100 Mb de espacio para páginas personales, ofreciendo varios tipos de tarifa plana que iban desde la tarifa Básica, por 6. 500 pesetas al mes, a la tarifa Premium, por 14. 995 pesetas mensuales.

    Unos días más tarde era Wanadoo España la que lanzaba su nuevo servicio de conexión a Internet de banda ancha. El servicio Wanadoo ADSL, atendiendo a los diferentes usos que se puede hacer de Internet, ofrecía dos modalidades de acceso. En primer lugar Wanadoo ADSL One que, con una velocidad de hasta 256 Kbps, estaba dirigido a los internautas que hacen un uso intenso de la Red. El precio de la tarifa plana de esta modalidad era de 6. 990 ptas. al mes. La otra modalidad, Wanadoo ADSL Pro, cuenta con una velocidad de hasta 512 Kbps y está destinado a profesionales y empresas que necesitan conexión permanente y capacidad y velocidad suficiente para soportar su trabajo en la Red. La tarifa plana de esta modalidad es de 13. 990 ptas. al mes.

    Y a principios de julio se desató de nuevo la guerra. Telefónica que, a través de sus filiales Terra y Data, tenía una cuota de mercado del 68% de las líneas ADSL (unas doscientas mil en total) manifestó su intención de lanzar una campaña masiva con una oferta a 6. 500 pesetas con esta tecnología, para competir con los operadores de cable en el negocio de banda ancha. Sin embargo, se encontraba con el freno de la aprobación de su oferta por parte de la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, que tenía en su poder un informe poco favorable por parte de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones por los perjuicios que podía ocasionar a otros operadores. Los operadores rivales de Telefónica venían pidiendo al Gobierno que limitara la posición de esta compañía en ADSL, que es la que da servicio además del minorista al sector mayorista de otros grupos[6].

    El Consejo de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, ante esta denuncia, adoptó una serie de medidas cautelares, con carácter urgente, en relación con la oferta presentada por Telefónica para prestar servicios ADSL minorista. En primer lugar, tendría que reducir los precios cobrados a las empresas que accedían de forma indirecta al bucle local de abonado de la compañía para, posteriormente, ofrecer servicios ADSL a clientes finales[7]. Además, obligaba a Telefónica a prestar un nuevo servicio de acceso indirecto de conexión en un punto distante (PAID) , lo que permitiría al operador autorizado elegir la central en la que deseaba conectarse para cada una de las 109 demarcaciones en que se ha dividido el país.

    No cabe duda que el gran perjudicado de todas estas batallas era, y sigue siendo, el ciudadano que desea una conexión. Víctor Domingo, presidente de la Asociación de Internanutas, criticaba los escasos esfuerzos que estaban realizando tanto las operadoras, como el Ministerio o la CMT, a la hora de conseguir que el servicio ADSL estuviera operativo para la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA