La sociedad de consumo

Autor:Ramiro Prieto Molinero
Páginas:41-44
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 41

A) La revolución industrial

La relación entre consumidores y productores en los últimos doscientos años se presenta como una historia de separación cada vez más pronunciada entre estas dos partes y, casi siempre, en detrimento de los primeros. ¿Qué es lo que ha ocurrido y cómo se ha dado? En líneas generales, todo es consecuencia del paso de la antigua economía agrario-manufacturera a la actual sociedad de consumo: una transformación que ha traído consigo la posibilidad de escoger entre una variedad y cantidad de productos antes impensable, pero, ello, a costa de una multiplicación desproporcionada de riesgos y con la mayor parte de la población como potencial víctima en caso de concretarse éstos.

El proceso comienza en Gran Bretaña con la llamada revolución industrial. En ese momento, finales del siglo XVIII, se aplicaron en la elaboración de productos todas las nuevas tecnologías de la época; en particular, la maquinaria a vapor.

El objetivo era alcanzar una producción a gran escala y el principal efecto que esto produjo fue el paso de la elaboración de productos primarios a la de productos manufacturados. Para lograr esto, las fábricas modificaron su tamaño y estructura en función de un volumen de producción antes impensable y pasaron entonces a concentrarse en sitios geográficos específicos.

Todo se encadena y, así, estos nuevos emplazamientos darían lugar, a su vez, a un aumento de la población en las zonas urbanizadas como consecuencia de las olas migratorias que marcharon del campo hacia las ciudades. La densidad de población no sólo cambió de forma desproporcionada, sino que esto trajo consigo inestabilidad laboral. En efecto, las maquinarias no sólo llevaron a una sobredemanda de mano de obra, sino también a una consecuente pauperización de las condiciones de trabajo. Un trabajo que, por otra parte, y al no existir regulaciones al respecto, no era visto más que como la mera exteriorización de un sistema que sólo consideraba a los operarios como piezas de la gran maquinaria productiva.

El fenómeno se fue expandiendo y en general se acepta que Francia, Bélgica, Ale-mania y EEUU experimentaron procesos similares a mediados del siglo XIX. En Sue-

Page 42

cia y Japón el cambio se daría a finales de ese siglo, mientras que en Canadá y Rusia ocurriría a comienzos del siglo XX. A mediados del mismo siglo, los cambios alcanzarían también a Latinoamérica, Oriente próximo, Asia central y meridional y parte de África, con lo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA