Sistema financiero español y la PYME

Autor:Ángel Luis Vázquez Torres/Domingo Carbajo Vasco/Fidelio López Peláez
Cargo del Autor:Economista/Economista. Abogado. Inspector de Hacienda del Estado/Economista
Páginas:27-42
RESUMEN

1. Fuentes de financiación - 1.1. Fondos propios - 1.2. Fondos ajenos - 1.2.1. Financiación Directa - 1.2.2. Financiación indirecta, o intermediada

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 27

En este Capítulo no pretendemos realizar un exhaustivo análisis del sistema financiero español, sino más bien efectuar un somero repaso del mismo, que nos aporte una visión general del entorno en el que se financian la PYME, objeto principal de nuestro trabajo.

Tras la crisis de principios de los años 90, la economía española ha experimento un importante crecimiento, con tasas de aumento acumulado del PIB desde 1990 entre el 2,2 % y el 4,4%, hasta el año 2007, en el que empiezan a notarse los efectos de la crisis financiera internacional, que sirve de detonante, para lo que hemos venido denominando comúnmente en nuestro país como “burbuja inmobiliaria”, iniciándose una caída en picado del sector de la construcción, con la consecuente repercusión en el resto de los sectores productivos, dado el efecto multiplicador del sector de la construcción en nuestro país.

En el siguiente grafico, podemos ver la evolución del PIB en el periodo 2002 - 2009.

Ilustración 3: Evolución PIB

[VER PDF ADJUNTO]

Fuente: INE Evolución PIB base 2000

Page 28

El periodo de crecimiento continuado de más de 10 años en la economía española, se ha traducido en el sector financiero en tasas anuales de crecimiento de la inversión crediticia superiores en algunos años al 20%.

En concreto, el riesgo bancario dispuesto por las empresas, ha pasado de 127.800 millones de euros en 1990 a 1.231.433 millones de euros en el 2007 (963% de incremento), pero aunque este crecimiento ha sido espectacular, más aún ha sido el crecimiento del riesgo bancario dispuesto por las personas físicas, pasando de 54.871 millones de euros en el 90 a 698.349 millones de euros en el 2007 (1.273% de incremento), por lo que la importancia relativa de la financiación a empresas, aunque ha crecido vertiginosamente, ha perdido terreno en la cartera de las entidades de crédito, pasando de suponer el 70% del total del crédito dispuesto en el 90 al 62% en el 2007, en favor de la financiación a personas físicas, lo que puede explicarse por el gran crecimiento de la actividad hipotecaria para la adquisición de vivienda.

Ilustración 4: Distribución del riesgo dispuesto según tipo de acreditado

[VER PDF ADJUNTO]

Fuente: Banco de España – Memoria de la Central de Información de Riesgos (2007)

A este espectacular incremento, además del crecimiento de la economía española, también han contribuido en gran medida los procesos de integración europea y el desarrollo de los mercados de capitales internacionales que, con instrumentos como el de la titulización, originaron un gran exceso de liquidez en el sistema financiero internacional, lo cual se tradujo en dinero “fácil” y “barato”, al que nuestros bancos acudieron para financiar sus operaciones en el mercado interior.

En el año 2006, el sistema financiero español se vió sometido a una muy completa e interesante evaluación por parte del FMI (Fondo Monetario Inter-

Page 29

nacional). Es interesante señalar que ésta era la primera vez que se realizaba una evaluación de este tipo al sistema financiero español, para la cual, los técnicos del FSAP9 utilizaron herramientas cualitativas y cuantitativas, entre las que destacan las pruebas de esfuerzo (“stress test”) destinadas a evaluar la robustez del sistema ante eventos desfavorables extremos (“shocks”).

Las pruebas del “stress test” publicadas el 23 de julio de 2010 no han hecho (en contexto de fuerte crisis económica) sino reforzar la idea general de que el sistema financiero español es muy sólido.

Las conclusiones del FSAP indican que el sistema financiero español es dinámico, competitivo, robusto y con una sólida supervisión y regulación, destacando que la competencia de los organismos de regulación (BE - Banco España, DGS - Dirección General de Seguros y CNMV - Comisión Nacional del Mercado de Valores) ha contribuido sustancialmente a preservar la solvencia del sistema. En este sentido, y ante el proceso descentralizador emprendido por las reformas de los Estatutos de las Comunidades Autónomas, el equipo del FSAP recomendó que la supervisión y regulación de las entidades financieras continuaran siendo una competencia exclusiva del Estado.

Como ejemplo de la sólida regulación, se señala la nula incidencia de las hipotecas subprime americanas en España: hay bancos europeos que han tenido pérdidas por las inversiones en fondos que habían titulizado hipotecas subprime americanas, sin embargo, en España, los bancos no pueden invertir en estos activos extranjeros, lo que ha evitado que “importemos” morosidad y problemas.

Sin embargo, los técnicos del FSAP también detectaron una gran dependencia de la demanda de vivienda10, tanto como impulsora de la economía, como generadora de la demanda de crédito, lo cual podía presentar un riesgo en caso de una desaceleración significativa del sector de la construcción.

También se señalaron preocupaciones y recomendaciones de mejora. Entre las primeras estaba el rápido crecimiento del endeudamiento de las familias, ligado al aumento de la deuda hipotecaria y la importancia de las participaciones industriales en las carteras de las entidades de crédito, lo cual podía originar un riesgo potencial. Entre las segundas y, como consecuencia de un análisis detallado de las peculiaridades de las cajas de ahorro españolas11, el equipo del FSAP, recomendaba la trasformación de las cajas en sociedades por acciones, perteneciendo éstas a las fundaciones de las cajas y la posterior incorporación de nuevos accionistas, o la emisión de cuotas participativas.

En conclusión, el FSAP realizó un balance altamente positivo del sistema financiero español, pero también denotó aspectos que podían plantear problemas futuros (que, de hecho, los están planteando en la actualidad) y aspectos que se podrían mejorar.

Page 30

A la vista de lo anteriormente expuesto, podemos concluir de una forma generalista, sobre el sistema financiero español:

  1. Se trata de un sistema dinámico, competitivo, robusto (solvente), y con una sólida supervisión y regulación.

  2. Se trata de un sistema desarrollado (de los más desarrollados a nivel europeo) que ofrece un amplio rango de servicios a la economía en general y a las empresas en particular.

  3. Gran dependencia del ciclo económico. Expansión desde el inicio de la década de los 90 coincidiendo con la fase de crecimiento económico y el proceso de integración europeo (quebrándose esta tendencia a partir del año 2007 coincidiendo con la denominada crisis financiera internacional).

  4. Gran dependencia de los mercados internacionales de capital que, en gran medida, son los que han financiado el espectacular crecimiento de la oferta de crédito en el mercado interno.

  5. Gran condicionamiento de la demanda de crédito del sector de la construcción (demanda de vivienda), tanto a nivel de particulares (hipotecas), como a nivel de empresas (promotores).

  6. Las peculiaridades de las Cajas de Ahorro españolas, con una gran dependencia política de las Comunidades Autónomas, pueden suponer (de hecho, ya lo están suponiendo) un peligro potencial para el sistema.

  7. Como en cualquier sistema financiero, existen ciertas imperfecciones que inciden en su funcionamiento y condicionan el acceso al crédito de los demandantes.

Ya de vuelta, a nuestro objetivo principal, la financiación de la PYME, podríamos preguntarnos si el sistema financiero español puede ofrecer a un emprendedor un amplio abanico de posibilidades para financiar su proyecto empresarial, y la respuesta es un contundente “SÍ”, pues es uno de los sistemas financieros más desarrollados y competitivos de toda Europa, con un amplio rango de servicios a la economía en general y a las empresas en particular, alcanzando un gran desarrollo y tecnificación en la ultima década. Entonces, la siguiente pregunta sería ¿por qué existe actualmente una fuerte restricción de crédito hacia las empresas en general y a la PYME en particular?, y la respuesta la podemos encontrar, entre otras causas, en una elevada dependencia de la financiación obtenida en los mercados internacionales, a la que sistemáticamente han acudido nuestras entidades bancarias en los últimos años que, al encarecerse/reducirse notablemente, ha hecho que las entidades dispongan de menos recursos, lo que, a su vez, incide en un mayor control de la calidad crediticia de sus clientes, pues cuando las expectativas son negativas, la prioridad principal es la cobrabilidad de los activos de sus balances

1. Fuentes de financiación

Las fuentes de recursos financieros a las que puede acudir cualquier emprendedor en un sistema financiero desarrollado como el español, son las que pueden ver reflejadas en la siguiente ilustración:

Page 31

Ilustración 5: Fuentes de recursos financieros

Fondos propios Fondos ajenos Fondos mixtos
• Capital
• Reservas
• Directos
• Acciones
• Activos Financieros
• Intermediado
• Entidades financieras:
• Bancos
• Cajas de Ahorro
• Sociedades Financieras
• Sociedades de Leasing
• Sociedades de Factoring
• Sociedades de Renting
• Sociedades Hipotecarias
• Sociedades de Garantía Recíproca
• Inversores Institucionales
• Entidades NO financieras
• Comerciales (proveedores)
• Administraciones Públicas
• Crédito por Impuestos
• Subvenciones y ayudas
• Particulares:
• Familiares y amistades
• Socios
• Capital Riesgo
• Préstamos
Participativos

Fuente: Elaboración propia

No hemos incluido dentro del cuadro de fuentes financieras, por no considerarlo una fuente financiera propiamente dicha, el clásico “trueque”, práctica que en el mundo de la gestión se conoce como “bartering” y que, en los últimos tiempos se ha convertido en un recurso frecuente de las PYME, la cual ante la fuerte disminución de la liquidez y de la demanda, buscan nuevas alternativas que le...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA