Los planes de pensiones no son simplemente un instrumento de la política retributiva de las empresas: La previsión social privada en Europa ( y II).

RESUMEN

El recorte de las pensiones públicas ha fomentado la aparición de los planes privados de pensiones en toda Europa, y, un cambio en la legislación específica de los países comunitarios. Esta es la segunda y última parte del análisis realizado por Susana Villacampa y Rosa di Padua, consultoras senior del área de asesoramiento legal de William M. Mercer. Los países estudiados en este artículo son... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Holanda

En algunos ramos industriales ha sido obligatoria la implantación de Planes de Pensiones. Hay una gran variedad en cuanto a los requisitos de elegibilidad, categorías de empleados que están cubiertos y niveles de prestación. Los empleados en un fondo industrial pueden cambiar al trabajo dentro del mismo sector industrial sin ver penalizada su pensión de jubilación. En principio no se permite optar por no formar parte de un Plan.

La mayoría de compañías promueven Planes de Previsión como complemento a las prestaciones obligatorias. Actualmente la mayoría de Planes de Pensiones del sistema de empleo son todavía Planes de Pensiones de prestación definida. Cerca del 70por ciento son planes que refieren la prestación al salario final, 15por ciento son planes cuyas prestaciones garantizan la media de los ingresos durante la carrera profesional, el 7 por ciento son planes de aportación definida y el 8 por ciento otro tipo de planes. Sin embargo, los planes de aportación definida están ganando popularidad debido a su flexibilidad y debido a que dan a los empresarios más control del coste. Generalmente todos los empleados (hombre y mujer) son elegibles para participar en un plan de pensiones desde los 25 años de edad. Un Plan de prestación definida generalmente provee una pensión de jubilación del 70 por ciento de la media de salario después de 40 años de servicio, integrando las prestaciones obligatorias.

La fecha normal de jubilación es a los 65 años, en línea con el programa estatal, y la jubilación anticipada bajo el plan de pensiones no es muy común. Sin embargo como resultado de convenios colectivos, muchos trabajadores holandeses se retiran anticipadamente mediante esquemas que son distintos de los Planes de Pensiones corrientes. Normalmente estos programas garantizan al empleado una baja voluntaria o a veces obligatoria a edades entre 60 y 65, tras al menos 10 años de servicio. La jubilación anticipada recibirá prestaciones hasta el 80por ciento o 90 por ciento de su último salario neto hasta la fecha normal de jubilación (normalmente a los 65).

La Ley de Fondos de Pensiones y Ahorro (PSA) requiere que una vez asumido un compromiso por pensiones, éste debe ser financiado por un Fondo de Pensiones Industrial, un Fondo de Pensiones de Empleo o una Póliza de Seguro. La PSA fija que las inversiones del fondo de pensiones deberán ser prudentes y las inversiones en la compañía a la que el fondo de pensiones está unida estarán limitadas entre el 5 por ciento y el 10 por ciento del patrimonio.

A excepción de las aportaciones a los seguros de salud, tanto las aportaciones del empleado como las del empresario a Planes de Pensiones son deducibles fiscalmente.

Las prestaciones recibidas tanto públicas como privadas están sujetas fiscalmente. El tipo marginal máximo está en el 60 por ciento para rentas superiores a 7.821.550 pesetas.

Reino Unido

En el Reino Unido más del 60 por ciento de los empleados están cubiertos por Planes de Pensiones privados. La cobertura es casi universal tanto para empleados públicos, como directivos o empleados de compañías grandes y medianas. El ser Participante de un Plan es voluntario. El derecho a las prestaciones es el mismo tanto para hombres como para mujeres. Se requiere generalmente una mínima edad de entrada y un mínimo servicio acreditado.

Hasta abril de 1997, un plan de prestación definida tenia que garantizar una pensión mínima aproximadamente igual a la pensión estatal correspondiente a los ingresos que de otra manera hubieran sido obtenidos. Este complicado requisito ha sido reemplazado por un simple test según el cual el programa para ser válido tiene que conseguir 1/80 de los ingresos comprendidos entre el Lower Earning Limit y el Upper Earnings Limit más las prestaciones auxiliares.

Históricamente la mayoría de los planes privados han seguido la edad de jubilación del sistema público (65 años para hombres y 60 para mujeres). Sin embargo como resultado del caso “Barber” el Tribunal Europeo armonizó la edad normal de jubilación a los 65 años. Muy pocos planes establecen la edad de jubilación a los 60.

Casi 6 de 10 empleados son participantes de planes de prestación definida. Un plan de directivos puede ser opcional y proveer una pensión de 2/3 del salario final, media de los tres años, después de 40 años de servicio, a menudo incluyendo la pensión estatal. Casi todos los planes permiten que parte de la prestación (en forma de capital) esté libre de impuestos y prevén la posibilidad de que en caso de invalidez se produzca la jubilación anticipada que puede dar el 100 por ciento del salario proyectado al momento de la jubilación. La mayoría de los planes requiere el consentimiento del empresario para conceder la jubilación anticipada. Esta es generalmente calculada sobre bases reducidas después de los 50. Las jubilaciones diferidas están permitidas acreditándose el rendimiento que haya correspondido después de la edad normal de jubilación.

Las pensiones de los planes privados no ofrecen una revalorización automática, sin embargo las pensiones que se vayan a devengar después de abril de 1997, deben ser incrementada según el IPC, limitado cada año al 5 por ciento. Antes de abril del 1997 un incremento entre el 3 por ciento y 5 por ciento era bastante frecuente, con una práctica no limitativa de ulteriores incrementos no comprometidos.

Ha habido un aumento de los planes de previsión de aportación definida entorno al 13 por ciento. Normalmente se promueven en la pequeña y mediana empresa.

Aproximadamente tres cuartas partes de los planes privados son contributivas (con una media de la aportación a cargo del empleado del 5 por ciento de su salario pensionable). El empresario contribuye en función del nivel de prestación garantizado, de las hipótesis actuariales y otros factores relevantes.

Los Planes de Pensiones son financiados por trust. Antes de abril de 1997 no había unos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA