Semblanza del Prof. Dr. Carlos Fernández-Nóvoa

Autor:Manuel Olivencia
Cargo del Autor:Catedrático Emérito de Derecho Mercantil de la Universidad de Sevilla
Páginas:33-38
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 33

Con el fallecimiento de Carlos Fernández-Nóvqa (1930-2015) desaparece uno de los más importantes juristas españoles de la segunda mitad del siglo xx. Perdemos al maestro y la obra que le quedaba por hacer; pero nos deja su magisterio y su obra hecha, "su inmensa herencia", en frase del primero de sus discípulos, el profesor José Antonio Gómez-Segade ["In Memoriam", RDM, 299 (2016), págs. 15 a 30].

Un gran jurista se eleva siempre sobre el pedestal de una sólida formación. Carlos la tuvo desde los cimientos de su Licenciatura, ya en su primer curso, en el que recibió las enseñanzas del Derecho romano del profesor álvaro D'Qrs, de quien fue discípulo aventajado. Su estudio serio, riguroso, exigente, disciplinado, constante, acorde con las virtudes que adornaban su recia personalidad, le lleva a profundizar en el Derecho privado y, más concretamente, en el patrimonial de obligaciones y contratos.

En esta materia, encuentra en la Facultad de Derecho de la Universidad compostelana el magisterio del profesor José-Luis Lacruz y acude a Kiel, a buscar el del profesor Karl Larenz, el gran civilista alemán.

En el rigor científico de sus estudios está la clave de la temprana sazón de este jurista. Su primer trabajo impreso, "Naturaleza jurídica de la dación en pago" (un tema que entonces no estaba tan de moda como lo ha puesto la rebelión populista), ve la luz en el ADC, en 1954. El mismo año y en la misma revista, publica un extenso trabajo sobre el tema que había sido objeto de su tesis doctoral, dirigida por el profesor Lacruz, "El término esencial".

En 1956, publica en Madrid la traducción de la obra de Karl Larenz, Base del negocio jurídico y cumplimiento de los contratos, precedida de un profundo "Estudio Preliminar", fruto de su estancia en la Universidad de Kiel.

Su inmediata publicación de "La cláusula rebus sic stantibus", en el ADC de 1958, es una derivada de esa investigación en la Universidad alemana.

Con ese valioso bagaje científico llega Carlos a Madrid, a acogerse al magisterio del profesor Joaquín Garrigoes e incorporarse a su escuela de mercan-

Page 34

tilistas. En mi "Presentación" a El Derecho mercantil en el umbral del siglo xxi, Libro homenaje al Profesor Dr. Carlos Fernández-Nóvoa en su octogésimo cumpleaños, narré aquel encuentro en el despacho del maestro, en la calle Antonio Maura, núm. 16.

Del grupo de ayudantes que allí trabajábamos, yo, que era el senior, soy el único superviviente. El primero que nos dejó fue Manuel Broseta; lo asesinó la ETA el 15 de enero de 1992, a los 59 años. En 2007 falleció Guillermo Señen; entre mi nacimiento y el suyo mediaba solo una semana, lo suficiente para que presumiera de que era más joven que yo. Y en 2015 se produce la muerte de Carlos.

Soy el único testigo viviente de aquel equipo de trabajo que cursaba, bajo la guía ejemplar del maestro, "el aprendizaje de enseñar". Allí conocí a Carlos y descubrí su personalidad, velada por el halo de su discreción y de su prudencia galaicas. Disipada esa neblina envolvente, lucía la brillante personalidad de un joven jurista; joven por su edad, pero maduro por su formación.

Allí y entonces surgió entre nosotros un haz de vínculos, primero como compañeros de trabajo, después, como amigos. Hemos compartido tareas, preocupaciones y ocupaciones, victorias y derrotas (afortunadamente, más las primeras), camino y posada; pero, sobre todo, afectos, confianza, entendimiento, empatía.

Carlos era una mezcla de paisano gallego y gentleman inglés. Arraigado en su tierra, como lo demuestra haber fallecido en el pueblo en que nació, A Estrada; pero no sin haber salido de él, sino, como buen emigrante, por volver a sus raíces, por amor a su tierra. Gentleman por su exquisito trato, por su educación. Tan normal era verlo tomando un albariño o un orujo que el "five o'clock tea".

El triunfo en las oposiciones a cátedra de 1964, con el núm. 1, le permitió elegir esa vuelta a casa, a su Universidad, a su tierra.

...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA