Seguridad y justicia internacional

Autor:Irene Blázquez Navarro
Páginas:373-383
 
EXTRACTO GRATUITO
  1. una exégesis de la obra de Antonio Remiro lleva a sostener que el concepto de seguridad ocupa en ella un lugar relevante, no solo porque es inescindible de la soberanía estatal -y Remiro tiene una profunda concepción del Estado, intelectual cosmopolita que abraza las nuevas formas de soberanía funcional-, sino por cuanto resulta para un ius-internacionalista, gran tratadista como él 1, categoría central en la edificación de un sistema institucionalizado de relaciones internacionales entre Estados, el nuevo orden internacional de San Francisco que surge tras la terminación de la guerra fría.

  2. Explica el profesor cómo la Carta de las Naciones unidas, epítome de la idea de un sistema internacional basado en normas, se articula en torno a una seguridad colectiva y posicional, que no se podía desvincular inicialmente de la paz, para posteriormente convertirse en una seguridad abarcadora, acaparadora, omnicomprensiva, que tilda Antonio Remiro como depredadora 2.

  3. Realizaré unas consideraciones acerca de estos ejes radiales, porque permiten abordar algunas de las discusiones actuales y más relevantes sobre el papel gravitacional de la seguridad en la ordenación de las relaciones de poder en la comunidad internacional, conexas estas cuestiones al sistema de seguridad colectiva y al multilateralismo que se encardina en la Carta, y todas ellas presentes en los trabajos de Antonio Remiro.

    Page 374

  4. Me refiero a la renovación de la relación transatlántica; al avance de la Europa de la Defensa; y, de modo subyacente a ambos debates, a la idea de seguridad en la sociedad del siglo XXI, sometida en cuanto a los factores que la amenazan y el modo de enfrentarlos a un proceso generalizado de revisionismo estratégico por parte de Estados y organizaciones internacionales. A lo anterior se suma la reciente y controvertida invocación de los intereses esenciales de seguridad en los procesos de litigación internacional, para derogar la observancia y aplicación de las obligaciones convencionales previamente convenidas entre las partes.

  5. La seguridad de la Carta es una seguridad colectiva, a pesar de los límites impuestos a su realización mediante el procedimiento de toma de decisiones en el Consejo de Seguridad, y posicional o, se podría convenir, frentista, por cuanto se define frente a amenazas provenientes de terceros. Para Remiro, este planteamiento facilita el recurso a la autotutela individual y grupal en detrimento de las respuestas de la Carta, en un ejercicio que permite el recurso exorbitante a la fuerza armada, cuando se trata de la salvaguarda de la seguridad, que tuvo clara manifestación en la doctrina del ataque preventivo 3, en contraposición al ataque inminente, que sí permite una respuesta lícita basada en el uso de la fuerza sobre la base del Capítulo VII de la Carta.

  6. Suma en su análisis Antonio Remiro la actuación del Consejo de Seguridad de las Naciones unidas que, en su crítica, "ha estirado abusivamente sus competencias con interpretaciones desmedidas de uno de los tipos -la amenaza a la paz- que desencadenan los poderes formidables el Capítulo VII de la Carta -poderes que, por otra parte, no está en condiciones de controlar- o ejerciéndolas con cierta superficialidad"; la práctica de las listas negras sería un ejemplo emblemático de esta concepción 4. El nuevo orden siempre ha recibido la mirada crítica del homenajeado, por su distanciamiento de los ideales que propugnaba de paz, libertad, justicia y solidaridad 5, cuestiones que son tratadas con profusión en otra sección temática de este libro homenaje.

    Page 375

  7. Ligada a esta cuestión también ha analizado Remiro la actuación de la OTAN como posible alternativa, por ser garantía institucional de la relación transatlántica con su planteamiento global de la seguridad, que reconoce la importancia de los factores políticos, económicos, sociales y ambientales, junto con la indispensable dimensión de la Defensa.

  8. Sin embargo, considera que es un modelo de aseveración de monopolio de la política de seguridad y defensa que destila cierta autarquía en aras a la conservación de su centralidad, como pone de manifiesto el Concepto Estratégico de la Alianza, basado en la defensa colectiva, la gestión de crisis y la seguridad cooperativa, y aprobado el 19 de noviembre de 2010 en sustitución del previo de 1999, anterior a los atentados terroristas de 11 de septiembre de 2001 en Estados unidos, 11 de marzo de 2004 en Madrid y de 7 de julio de 2005 en Londres, donde se menciona una sola vez el Derecho internacional, se incluye una única referencia al Consejo de Seguridad y tres a la Carta de las Naciones unidas.

  9. Anticipaba con acierto Antonio Remiro la idea de seguridad global que dotaría a la Alianza Atlántica de una nueva razón de ser, especialmente desde la Cumbre de Gales en septiembre de 2014 y la Cumbre de Varsovia de julio de 2016, debido principalmente a las cambiantes circunstancias y contingencias de seguridad en Europa, que exigía una OTAN 360º con mirada al este y al sur, la globalidad geográfica, junto al refuerzo de capacidades, para ofrecer una respuesta integral a las nuevas crisis, la globalidad funcional, en concreto por lo que respecta a los ciberataques, que caen bajo el paraguas del artículo 5 del Tratado de Washington y también en lo que concierne a la llamada guerra híbrida.

  10. Y la relación transatlántica con sus tensiones no se entiende hoy sin la discusión que frente a su centralidad están suscitando los avances de la unión Europea como proyecto político, con los límites y condicionantes a los que se enfrenta, análisis al que Remiro ha prestado atención académica 6. A la unión Europea como entidad política, y así, unidad de seguridad subyacen, a mi entender, tres tensiones constitucionales: la conjugación de soberanía y seguridad; la decantación entre intergubernamentalismo y supranacionalismo; y el debate seguridad versus Estado de Derecho. El estadio

    Page 376

    como actor político ineludiblemente comporta dar contenido de seguridad y defensa a su acción exterior, agigantada en otras arenas como la comercial, y construir una Europa de la Defensa activa 7.

  11. El mito de la unión Europea como ente político tiene una parte de ficción, pero otra, la más importante a mi juicio -que espero no sea el de una optimista irredenta-, de realidad en la construcción de un espacio de progreso, libertad, justicia y seguridad 8; se debe hacer más para generar una confianza solidaria y una comunidad de decisión entre los Estados miembros, y contar con un modelo de seguridad robusto, normativo, y operativo, sobre la premisa de que uno de los retos del modelo de gobernanza de la seguridad en Europa es cohesionar la enorme diversidad y heterogeneidad que habita en su seno, todo esto cuando el proyecto europeo suscita más división y el debate de la diferenciación es más vivo, incluso con la perspectiva de la retirada del Reino unido de la unión, Estado que está en el origen de los modelos europeos ensayados de integración diferenciada, flexibilidad o geometría variable 9.

  12. La capitalidad de la seguridad está presente en la renovación del proyecto de integración europeo. La voluntad política de avanzar decididamente en la Política Común de Seguridad y Defensa, que incluye la relación con la OTAN como vector de guía, se plasma en la Declaración de Bratislava de septiembre de 2016, precedida por la Declaración conjunta de julio de 2016 de los Presidentes del Consejo Europeo, la Comisión y el Secretario General de la OTAN, aprobada en los márgenes de la Cumbre de Varsovia de la Alianza Atlántica, para fomento de la cooperación en siete áreas concretas, entre las que destacan la respuesta a las amenazas híbridas, la ciberseguridad y la construcción de capacidades, en un ejercicio de revisión de su relación mutua que se ha tildado de "funcionalismo en estado puro" 10; quizás sea ésta la vía plausible de avanzar, como pudiera serlo en el propio

    Page 377

    seno de la uE 11, entendida como proyecto pragmático, pues el sentimiento real de solidaridad pareciera que proviene de realizaciones concretas en una vuelta a Robert Schumann 12.

  13. Respecto del alcance material de la seguridad y sobre dónde hace sentido político-jurídico, en un ejercicio al que acostumbra Remiro como académico, abogado e intelectual de curiosidad infinita -la cuantificación de los términos para la interpretación de intenciones y propósitos de los padres de los tratados en el modo que recoge la Convención de Viena-, el autor subraya que los dos conceptos seguridad y paz figuran juntos en veintinueve de las treinta y dos veces que se mencionan en la Carta. Esta imbricación es el elemento que a los ojos de Remiro da valor a la seguridad, máxime cuando además se asocia la paz con la libertad, la justicia y el desarrollo.

  14. Se emprendía un camino en el que la seguridad acabó por prescindir de su primigenia asociación tándem con la paz, para adjetivarse desde lo democrático a lo demográfico 13, todo ello en la percepción de que se vive en una sociedad de alto riesgo.

  15. Y es que a Remiro le ha preocupado el binomio seguridad/libertad; ha considerado que en los países democráticos las primeras víctimas de la deriva securitaria, de los guardianes de la seguridad, han sido los derechos individuales y colectivos, las libertades públicas, las garantías judiciales, la transparencia de la información y la pluralidad informativa. Ha sostenido que la seguridad es un concepto puramente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA