Seguimiento de la cooperación sur-sur: Presentación

Autor:Javier Surasky
Cargo:Profesor adjunto e Investigador de la Universidad Nacional de La Plata, Argentina, Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales. Magíster en Cooperación Internacional al Desarrollo y Acción Humanitaria (UNIA, España) y en Relaciones Internacionales (UNLP, Argentina).
Páginas:160-175
RESUMEN

Las reuniones de todo tipo que se realizan para debatir distintas aristas de la Cooperación Sur-Sur están creciendo exponencialmente, lo que demuestra el papel cada vez más destacado que le corresponde jugar dentro del sistema de cooperación internacional para el desarrollo. Sin embargo, el riesgo de que estas reuniones se limiten a debatir únicamente los temas que los donantes... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 160

Introducción

La Cooperación Sur-Sur (CSS) está atravesando un momento caótico: una sucesión de encuentros abordan el tema desde diferentes perspectivas en los más diversos lugares del planeta y parece surgir un cierto atisbo de orden dentro del desorden que se genera de forma casi espontánea, autoorganización espontánea, o dicho en otras palabras, el desorden genera un orden.

Pero como bien sabe cualquiera que haya leído a Poincaré o Lorenz, y especialmente a Prigogine, ese orden se apoya en condiciones iniciales muy sensibles, de tal forma que un pequeño cambio en ellas produce resultados finales que pueden llegar a ser diametralmente distintos.

Procurar en estos tiempos realizar un seguimiento de la CSS que no se limite a contar fechas y reuniones sino que nos permita ver el proceso subyacente a ellas es una llamada a pensar de forma abierta, no lineal, y nos fuerza a alejarnos de cualquier impulso por adoptar una cosmovisión determinista.

Lo que parece asomar, a partir de un proceso madurativo que ya se cuenta en décadas y se conjuga hoy con un marco político propicio en el Sur del mundo, debates abiertos sobre una “nueva arquitectura” de la Ayuda y un inevitable encuentro con la Agenda de la Eficacia de la Cooperación Internacional,Page 161es una CSS en busca de su propio camino, atravesada por los problemas propios de querer dejar atrás una larga juventud que por momentos supo vivir con admirable despreocupación.

Este proceso se vive con especial intensidad en América Latina, región que se caracteriza por la presencia de Estados con niveles de Desarrollo Medio Alto que ven como los tradicionales flujos de Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD) provenientes del Norte se dirigen hacia otros continentes, por lo que la CSS se torna un imperativo que no siempre se ve acompañado de los compromisos que implica para los propios países que la ejecutan.

Una buena muestra de lo que sucede en esa región aparece en el Tercer Informe sobre la Cooperación Sur Sur en Iberoamérica editado por la Secretaría de las Cumbres Iberoamericanas (SEGIB). Se trata de un documento de lectura obligatoria para cualquier persona interesada en temas de CSS en general e iberoamericana en particular que debemos agradecer a su autora, Crisitina Xalma.

La redacción del capítulo primero de dicho informe estuvo a cargo de los responsables de la cooperación internacional de Argentina y México, quienes –en pos de lograr un consenso entre las distintas visiones en juego– terminaron presentando un texto de perfiles abiertos y porosos que, aún así, ha merecido para Venezuela la necesidad de distanciarse a través de una nota al pie en la cual afirman que “el capítulo no representa la opinión y posición de la República Bolivariana de Venezuela en relación con la Cooperación Sur-Sur”.

Pero para comprender mejor lo que hasta aquí afirmamos es ahora conveniente realizar un recuento de las principales reuniones que se produjeron en el campo propio de la CSS o que la receptan de manera directa.

Comenzando por el último encuentro al que hacíamos referencia en nuestra anterior sección de seguimiento de la CSS, la reunión regional latinoamericana del Task Team on South-South Cooperation (TT-SSC) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) realizada el 27 de octubre de 2009 en Bogotá, Colombia.

A ese evento, y siempre como parte del proceso que conduce al IV Foro de Alto Nivel sobre Eficacia de la Ayuda (HLF-4, por sus siglas en inglés) a realizarse en Seúl en 2011, le sucedió el encuentro preparatorio de su par africano (Pretoria, Sudáfrica, 4 y 5 de noviembre de 2009).

También el 4 de noviembre tuvo lugar en Nueva York el 16º período de sesiones del Comité de Alto Nivel sobre CSS, que debió haberse reunido entre elPage 1622 y el 5 de junio de 2009 pero debió ser postergado por problemas de organización y en consonancia con las varias postergaciones sufridas por la Reunión de Alto Nivel sobre CSS de las Naciones Unidas –a la que debía dar seguimiento– (ver más adelante) por lo que todavía no hay un informe de lo sucedido en la reunión del Comité.

Entre ambas reuniones el 1º de diciembre de 2009 tuvo lugar en París un “encuentro cerrado” del TT-SSC del cual sólo podían participar los miembros del Grupo de Trabajo sobre la Eficacia de la Ayuda (WP-EEF, por sus siglas en inglés) del Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE, como parte de la reunión que el WP-EEF mantuvo los días1, 2 y 3 de diciembre.

En su reunión, el TT-SSC se concentró en el proceso de seguimiento de casos de buenas prácticas en la CSS actualmente en marcha, siendo informado de los avances por las instituciones que actúan como facilitadotas del mismo, el Banco de Desarrollo Asiático, el secretariado de la NEPAD y el Banco de Desarrollo Africano –que aseguró su predisposición a trabajar junto a la NEPAD y a brindar el diálogo regional en materia de CSS a través de la plataforma African Partnership Facility-, el Banco Interamericano de Desarrollo y la Organización de Estados Americanos.

Allí se identificaron también una serie de consideraciones a tener en cuenta para que no se conviertan en obstáculos en el proceso de identificación de buenas prácticas de CSS:

El calendario de actividades fijado hacia Seúl debe poder ser a la vez ambicioso y realista.

• El proceso en marcha debe ser flexible para poder adaptarse a los cambios que puedan tener lugar en el contexto.

• Se debe hacer el mejor uso posible de los recursos y experiencias existentes.

• Es necesario poner énfasis en le componente de aprendizaje entre pares que acarrea el proceso en marcha.

• Cada proceso regional debe trabajar en sintonía con los demás procesos regionales en marcha.

• Debe asegurarse que estén establecidos los puentes entre este proceso y la preparación del HLF-4.

Por fuera del proceso orientado por el Foro de Alto Nivel sobre la Eficacia de la Ayuda encontramos que el cúmulo de encuentros no es menos denso.

Page 163

Coincidiendo con la reunión del WP-EEF pero en la ciudad de Nairobi, Kenya, tenía lugar la Reunión de Alto Nivel sobre CSS de las Naciones Unidas, un encuentro originalmente pensado en formato de Cumbre y dirigido a conmemorar la aprobación del Plan de Acción de Buenos Aires por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cooperación Técnica entre Países en Desarrollo de 1978, pero que debido a diferentes situaciones se fue postergando hasta su realización en la fecha indicada: Argentina –a modo de ejemplo de las dificultades señaladas– se había ofrecido como sede para ese encuentro, pero luego retiró su oferta ante la presunción –luego confirmada– de que no concurrirían a la reunión los más altos representantes de la Cooperación Internacional de los países participantes sino sus segundas y terceras líneas.

El Documento final de Nairobi de la Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur es un claro exponente de aquellos documentos internacionales llenos de buenas intenciones y frases altisonantes que en realidad tienen un contenido muy pobre. Encontramos en él una nueva adhesión a los tradicionales principios de la CSS, algunas tibias referencias a la CT.

El punto 9 del Documento desataca que la CSS “como elemento importante de la cooperación internacional para el desarrollo, ofrece oportunidades viables para que los países en desarrollo procuren alcanzar individual y colectivamente el crecimiento económico sostenido y el desarrollo sostenible” y luego afirma que ésta “no sustituye la cooperación Norte-Sur, sino que la complementa” (punto 14), para reconocer en el punto siguiente “el valor del apoyo cada vez mayor que los países desarrollados, las organizaciones internacionales y la sociedad civil prestan a los países en desarrollo, a solicitud de estos, para mejorar sus conocimientos especializados y su capacidad nacional mediante mecanismos de cooperación triangular…”.

Quizás las menciones más relevantes sean las que brindan reconocimiento a la labor del G77 y al Movimiento de Países no Alineados y el aporte más significativo esté en el énfasis que se pone en el rol protagónico que tiene la Organización de las Naciones Unidas –y todo el Sistema de las Naciones Unidas en general– en la promoción, seguimiento y fortalecimiento de la CSS y triangular, asunto que alcanza un verdadero sentido cuando se le ubica en la perspectiva de los debates en torno a la pertinencia de que sea la OCDE quien lidere, a través del CAD y el TT-SSC, el proceso de establecimiento de pautas de acción para la CSS. Justamente por ese motivo es llamativo que no haya mención alguna a lo largo de todo el Documento Final de Nairobi al Foro de Cooperación al Desarrollo del ECOSOC.

Page 164

El siguiente encuentro tuvo lugar en Washington D.C. el 14 de diciembre de 2009 como actividad previa a la puesta en marcha de la Global South-South Development Expo 2009 (Expo Sur-Sur). El Foro de Alto Nivel “Explorando nuevas oportunidades para mejorar la colaboración bajo acuerdos asociativos de CSS y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA