Saneamiento por vicios ocultos en una compra-venta Mercantil

Autor:Violeta Ros Vallejo
RESUMEN

La mercantil X, concertó un contrato de compra-venta de 20.000 kg. de naranjas con la mercantil Y, no obstante, dicha mercancía no llegó en condiciones óptimas a su punto de destino.

 
EXTRACTO GRATUITO

HECHOS: Se formalizó un contrato de compra por la mercantil demandada a la demandante para ser cargadas con destino a Centro-Europa, estando ya a disposición del comprador que debía recogerlas en los almacenes del demandante, sin embargo, la mercancía fue cargada dos días después, aparentemente en buen estado, llegando dos días mas tarde a su destino, podridas un 60% de la carga.

La mercantil Y, parte vendedora, interpuso un recurso ante el Juzgado de Primera Instancia solicitando que se condenara al demandado al pago de la mercancía que ascendía a la cantidad de 3.500 euros , seguidamente el demandado formuló reconvención con la pretensión de que se condenase a la parte demandada de reconvención a pagar 2.000 euros.

El actor contestó la demanda reconvencional, solicitando la desestimación de la misma y la condena en costas.

El Juzgado de Primera Instancia dictó sentencia desestimando la demanda formulada por el Sr. X, y desestimando, a su vez, la demanda reconvencional formulada de contrario.

Contra dicha sentencia se interpuso recurso de apelación ante la Audiencia Provincial, desestimándose ésta.

Se formuló recurso de casación contra la sentencia dictada por la Audiencia Provincial, desestimándose también ésta y confirmándose íntegramente la sentencia dictada en Primera Instancia.

No procede hacer expresa declaración sobre imposición de costas a ninguna de las partes litigantes.

DERECHO Y PROCESO: El vendedor, obligado a entregar la mercancía apta para el consumo, la tenía dispuesta el día requerido. No obstante, la mercantil demandada, ante la imposibilidad de cargar ese día, les requería para que la guardasen en cámara frigorífica.

Debe tenerse en cuenta que esta fruta, la naranja, no perece por el hecho de que sea vendida dos días antes o dos días después.

Así pues, si la mercancía llegó podrida en un 60%, forzosamente hemos de concluir que fue cargada ya, con graves taras que no la hacían apta para el consumo.

El artículo 336 del Código de Comercio establece que, el comprador que al tiempo de recibir las mercaderías las examinare, no tendrá acción de repetir contra el vendedor alegando vicio o defecto de la cantidad o calidad de la mercadería, en embargo el párrafo segundo del mismo artículo establece que el comprador tendrá derecho a repetir contra el vendedor por defecto en la cantidad o calidad de las mercaderías recibidas enfardadas o embaladas siempre que ejercite su acción dentro de los cuatro días siguientes al de su recibo y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA