Rogelio Pérez Bustamante, Semblanza Biográfica y Académica

Páginas:1166-1187
 
EXTRACTO GRATUITO
1166 Varia
AHDE, tomo LXXXVI, 2016
Decía Borges «que otros se jacten de los libros que les ha sido dado escribir, yo me
jacto de aquellos que me fue dado leer». Pues bien, él ha escrito lo que ha debido escri-
bir y ha leído casi todo. Cuando uno pasaba por un anaquel, él ya había estado allí. Y
tenía la generosidad de enseñar todo lo que había leído para aconsejar su lectura o para
ahorrar una pérdida de tiempo. Él me enseñó los arcanos de la atalaya del historiador.
Jamás me dejó hacer arqueología jurídica pues para él siempre estuvo claro que el estu-
dio de la institución histórica solo tiene sentido para entender el presente y sus virtudes,
el futuro y sus miserias, el pasado solo es un reflejo de lo que ha de venir.
Córdoba, junio de 2016.
M T A
Rogelio Pérez Bustamante. Semblanza biográfica y académica
I. Los primeros estudios y los estudios universitarios (1945-1968)
Rogelio Pérez Bustamante nace en León el 14 de enero de 1945. Su madre,
Purificación González Serrano, procedía de una familia de Gijón instalada en León en
la calle Ordoño II, donde tenía lugar la sede de una fábrica familiar de chocolate y
pastas.
Su padre, José Pérez Bustamante es, por entonces, Catedrático de Historia y
Geografía del Instituto de Santa Clara de Santander, instalado en el antiguo convento
desamortizado de Santa Clara y creado por Real Orden de 20 de junio de 1939 como
heredero del antiguo «Instituto Cántabro». En este Centro concluirá Rogelio sus estu-
dios de bachiller en letras, teniendo como Director y Catedrático de Griego a Eduardo
Obregón Barreda con quien años después compartiría una importante colaboración en
los orígenes del Partido Regionalista de Cantabria (PRC) del que Obregón Barreda sería
Presidente.
Su tío, Ciriaco Pérez Bustamante, discípulo de Antonio Ballesteros Beretta, era
Catedrático de Historia de España desde 1922 en las Universidades de la Laguna y
después de Oviedo, Santiago de Compostela y Valladolid. Desde 1941 Catedrático de
Historia Moderna en la Universidad Central y Director del Instituto Fernández de
Oviedo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de cuya Revista de Indias
sería redactor jefe.
En sus primeros años estudia en Carrión de los Condes, en el Colegio Seminario de
Jesuitas instalado en el antiguo convento de San Zoilo, Escuela Apostólica de la
Compañía de Jesús, donde permanecería, con su hermano Miguel, tres años para volver
a continuar sus estudios en el Colegio de los Padres Escolapios de la Ciudad de
Santander. Por entonces su padre, desde 1947 y hasta 1962, desempeñaría el cargo de
Presidente de la Diputación Provincial.
Aquellos primeros años comparte la vida de estudiante en la ciudad con las estan-
cias vacacionales en el pueblo de Villanueva de la Peña, donde su padre había nacido en
1914 y en donde acudirá la familia a lo largo de la vida manteniendo Rogelio allí, hasta
la actualidad, un viejo molino y una ganadería de cuarenta vacas de leche de raza holan-
desa.
Varia 1167
AHDE, tomo LXXXVI, 2016
Las relaciones familiares le permitiría durante aquellos primeros años la oportuni-
dad de relacionarse con personas muy distinguidas de la cultura, de la historia y de las
artes en gran medida porque su tío Ciriaco, era desde 1947, Rector de la Universidad
Menéndez Pelayo, Institución que había reanudado las actividades de aquella
Universidad Internacional que desde 1933 desarrollaría sus actividades en el Palacio de
la Magdalena –antiguo Palacio Real de veraneo de Alfonso XIII y Victoria Eugenia de
Battenberg– y a donde volvería a realizar sus principales actividades a partir del verano
de 1949 por concesión de don Juan de Borbón.
Entre las personas con las que comparte vivencias de aquella época principalmente
suele recordar a Ricardo Gullón, leonés, juez, antifranquista y especialmente amigo de
su madre, por entonces Fiscal de Santander y profesor de la Universidad Menéndez
Pelayo, tras haber sido liberado de la condena del régimen del General Franco gracias
a la ayuda de Luis Rosales y Luis Felipe Vivanco. Es asimismo amigo de su hijo,
Germán Gullón, de su misma edad posteriormente Catedrático emérito de Literatura
Española y de Pablo Beltrán de Heredia, políticamente seguidor de Don Juan de
Borbón, vinculado como profesor ayudante a la Cátedra de Historia de su tío Ciriaco, a
quien acompaña en calidad de director de la Residencia Universitaria de Monte Corbán
de la UIMP, cargo que desempeñaría hasta 1953 y desde entonces constituido como una
de las figuras centrales de la vida cultural y política santanderina.
Especialmente también recuerda, gracias a la vinculación familiar, la amistad con
José María de Cossío y Martínez Fortún, nacido en Valladolid pero instalado en la
entonces Provincia de Santander, en la Casona de Tudanca, gran escritor y polígrafo
español, miembro de la Real Academia Española y autor del monumental tratado tauri-
no, a quien volverá a reencontrar en Madrid, siendo por entonces Presidente del Ateneo,
cargo que aceptará Cossío a propuesta del Catedrático, Político y Diplomático Manuel
Fraga Iribarne, por entonces, Ministro de Información y Turismo, a sugerencia amisto-
sa de Ciriaco y José Pérez Bustamante.
En 1962 se traslada a Ciudad Real al haber sido nombrado su padre Gobernador
Civil de dicha Provincia, finalizando los estudios de preuniversitario en el Instituto de
Enseñanza Media de aquella ciudad, dirigido por entonces por José María Martínez-Val
autor de diversas publicaciones sobre la deontología y la ética en la abogacía quien
asimismo sería Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Ciudad Real.
En el curso 1962-1963 realiza los estudios de 1.º de Derecho en la Universidad de
Barcelona, en gran medida debido a la vinculación amistosa entre su familia y Manuel
Díez de Velasco Vallejo, nacido en Santander, discípulo de su padre en el Instituto de
Santa Clara, quien había obtenido en 1961 la Cátedra de Derecho Internacional de la
Universidad de Barcelona.
En aquel primer año de carrera cursará la asignatura de Historia del Derecho con el
profesor José María Font i Rius, jurista y gran historiador del derecho catalán, discípu-
lo de Luis García de Valdeavellano y de Raimon d’Abadal, por entonces Decano de la
Facultad de Derecho; la asignatura de Derecho Romano con Ángel Latorre Segura, de
tradición humanista y liberal, también discípulo de Luis García de Valdeavellano y la
asignatura de Derecho Natural con Enrique Luño Peña, antiguo Rector de dicha
Universidad.
La amistad entre su familia y José María Albareda, nombrado en 1960 primer
Rector magnífico de la Universidad de Navarra, hace que el curso académico de 1963-
1964 lo realice en aquella Universidad que acababa de recibir del Estado el reconoci-
miento de los efectos civiles a los estudios realizados en esta nueva Universidad, equi-
parándolos plenamente a los de los centros estatales. Reside como colegial en el
Colegio Mayor Belagua, cursa los estudios de 2.º de Derecho teniendo entre otros

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA