Risk Management resiliencia, todavía más y más...

Autor:François Settembrino
Cargo:Risk Manager FERMA
RESUMEN

Hasta hace muy poco tiempo nadie se había atrevido a incorporar al planteamiento del 'risk management' este concepto un tanto curioso y más bien inesperado en este campo.

 
EXTRACTO GRATUITO

De hecho, se refiere a una realidad generalmente ausente en todos los manuales, que se limitan a poner en marcha el proceso de gestión de riesgos mediante una necesaria identificación. El resto del contenido de los manuales en cuestión se dedica a determinar lo que se va a hacer con los riesgos así identificados, a saber, asumirlos, suprimirlos si es posible o al menos reducirlos, o incluso tratar de transferirlos. Si podemos beneficiarnos de modelos tanto mejor, puesto que la gestión del riesgo se convierte en una realidad científica cuya validez debe ser reconocida por todo el mundo... Pero si se profundiza sobre este asunto, veamos lo que ocurre.

Tratemos de definir lo que el vocablo «resilien-cia» oculta. La vida de las empresas y también la vida diaria, observadas con humildad, demuestran que el futuro nunca puede comprenderse en su esencia. Por más que queramos o hagamos, el futuro es una absoluta incertidumbre. Por tanto, es presuntuoso creer que la gestión del riesgo, en la medida en que se dirige al futuro, va a permitir trasladarse al mismo con toda tranquilidad. Cualesquiera que sean los medios utilizados, la realidad puede diferir mucho de lo que el procedimiento de risk management utilizado haya permitido prever.

Esto no quiere decir que el procedimiento no tenga un valor intrínseco, nada más lejos. Su mayor éxito procede del buen uso del cúmulo de experiencias, pues nunca se aprende tanto como observando y tratando de entender lo que no ha funcionado bien para corregirlo en el futuro. El problema es que el pasado sigue siendo el pasado y que nunca aportará todas las claves del futuro. Si solamente nos basamos en el pasado y en una perfecta identificación de los riesgos, dejaremos todo el procedimiento en el aire con respecto a los riesgos que no se han detectado o que simplemente se han despreciado porque todavía no son identificables. No olvidemos el ejemplo de esta terrible enfermedad que es el SIDA, que los actuarios de seguros de vida nunca habían incluido en sus cálculos, simplemente porque nadie conocía su existencia.

Volvamos ahora a lo que quiere decir «resiliencia». Es simplemente la capacidad de remontar en caso de un imprevisto; en el ámbito empresarial se trata de cómo hacer frente a un daño imprevisto. Lo mismo nos ocurre a nosotros como individuos, pues hay que haber practicado una gimnasia del espíritu para abordar y sobreponerse en lo posible a la incertidumbre que el porvenir nos reserva. El ejemplo de resiliencia que se cita a menudo está al alcance del entendimiento de cualquiera. Un hombre preocupado por su forma física elige la carrera a pie como disciplina. Se entrena todos los días y está muy feliz por ello... Pero un día se enfrenta a una situación que podría resultar dramática: un grave incendio se declara cerca de él y nuestro deportista, para evitar sufrir sus consecuencias, pone pies en polvorosa y se aleja a toda velocidad. De todas las personas presentes, es el único que sale indemne; su salvación se debe a su forma física, pero nunca había previsto el uso que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA