Resolución de 28 de julio de 2001 (B.O.E. de 21 de agosto de 2001)

Autor:Iván-Emilio Robles Caramazana
Páginas:425-432
RESUMEN

1. La caducidad de las anotaciones preventivas opera ipso iure una vez agotado el plazo de cuatro años, aunque no hayan sido canceladas, si no han sido prorrogadas previamente (artículo 86 de la Ley Hipotecaria). 2. Los asientos posteriores mejoran su rango y no podrán ya ser cancelados en virtud del mandamiento prevenido en los artículos 1.518 de la Ley de Enjuiciamiento Civil y 175.2 del... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

COMENTARIO

Supuesto de hecho.

Caducada la anotación preventiva de embargo letra A, en el proceso que dio lugar a la anotación, se ordena:

  1. - La inscripción a favor del rematante, que se practica por constar todavía inscrita la finca a nombre del deudor ejecutado.

  2. - La cancelación de las cargas posteriores, anotaciones D, E y G, que se deniega, ya que al caducar la anotación letra A, pasan a ser preferentes registralmente por lo no pueden cancelarse por el mandamiento que previene el artículo 175 del Reglamento Hipotecario, que sólo es bastante con respecto a anotaciones no preferentes registralmente a la del actor, pero no para resolver las cuestiones que deben decidirse en trámites del juicio declarativo correspondiente (artículo 44 de la Ley Hipotecaria y artículo 1.923.4 del Código Civil y 175, 2o del Reglamento Hipotecario).

La Resolución reitera la doctrina anterior (30 de octubre de 1999,9 de diciembre de 1999,13 de julio de 2000 y 8 de noviembre de 2000, ya comentadas en los respectivos números de esta revista) sobre caducidad de anotaciones preventivas, rango registral y tracto sucesivo, y que podemos sintetizar:

  1. La anotación preventiva, una vez vencido su plazo o el de sus prórrogas, se extingue ipso iure por caducidad, aunque no haya sido cancelada.

    En cuanto a las prórrogas ordenadas por la autoridad judicial y su duración, hay que tener en cuenta la Instrucción de la DGRN de 12 de diciembre de 2000 (BOE n° 306, de 22 de diciembre), que podemos resumir:

    INICIO CÓMPUTO DEL PLAZO: Desde la fecha de la anotación, no desde la fecha del asiento de presentación, siendo una excepción al artículo 24 de la LH.

    DURACIÓN DEL PLAZO:

    1. Si el mandamiento se ha presentado en el Registro de la Propiedad antes del 8 de enero de 2001 (fecha de entrada en vigor de la actual redacción del artículo 86 de la Ley Hipotecaria), su duración será indefinida, ex artículo 199-2° del Reglamento Hipotecario.

    2. Si el mandamiento se ha presentado en el Registro de la Propiedad el mismo día 8 de enero de 2001 o después, la anotación no prorrogada caducará a los cuatro años desde la fecha de la anotación preventiva. En caso de prórroga o prórrogas, en el plazo fijado en la propia prórroga que no podrá ser superior a cuatro años. Si no se fija plazo, se entiende que la prórroga es por un plazo de cuatro años.

  2. Los asientos posteriores a la anotación de embargo caducada mejoran «su rango registral» y no se cancelan, por lo que el mandamiento en que se...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA