Resolución de 13 de junio de 2003 (B.O.E. de 29 de julio de 2003)

Autor:Álvaro F. Piera
RESUMEN

Fallecido el cónyuge que ha confesado que determinado bien tiene carácter privativo, para que tal bien sea adjudicado por vía hereditaria, es precisa la intervención de los legitimarios del mismo.

 
EXTRACTO GRATUITO

COMENTARIO

Se vuelve, de nuevo, al debatido problema de la confesiÛn de privatividad efectuada por un cÛnyuge, y la interpretaciÛn de los arts. 95.4 RH y 1324 Cc.

Para destruir la presunciÛn de ganancialidad del art. 1361 Cc no es suficiente la confesiÛn de uno solo de los cÛnyuges sobre el car·cter de la adquisiciÛn, ya que Èsta tiene plena eficacia entre los cÛnyuges, pero no respecto de terceros que pudieran verse afectados; ahora bien, confirmado plenamente el car·cter privativo, puede disponerse del bien de manera libre, pero ello debe quedar acreditado.

Pese a ello, confesado el car·cter privativo de un bien entre cÛnyuges, nos encontramos ante una confesiÛn extrajudicial, medio admitido en nuestro Derecho, y este medio de prueba deberÌa bastar para acreditar el car·cter privativo del bien sobre el que ha recaÌdo la confesiÛn, siempre que por ello no queden perjudicados los derechos de los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA