Reinoso Barbero, Fernando: Modus allegandi textus qui in Pandectis continentur. Elenchus omnium capitum et paragraphorum

Autor:Francisco J. Andrés Santos
Páginas:1065-1070
 
EXTRACTO GRATUITO
Bibliografía 1065
AHDE, tomo LXXXVI, 2016
REINOSO BARBERO, Fernando. Modus allegandi textus qui in Pandectis conti-
nentur. Elenchus omnium capitum et paragraphorum, Madrid, Ed. Dykinson,
2013, 633 pp. ISBN: 978-84-9031-398-5
La obra que aquí comentamos constituye sin duda un opus magnum de la romanís-
tica española reciente, y aun de la internacional. Las razones por las que hacemos esta
afirmación creo que se desprenden por sí mismas a raíz de los datos que vamos a enu-
merar a continuación.
La identificación de los textos de la Compilación justinianea, en particular del
Digesto (así como de los de las colecciones canónicas medievales), ha constituido a
menudo un serio obstáculo para el estudioso moderno de la historia del Derecho euro-
peo. Un modo de citar los textos, a primera vista esotérico e incomprensible, que ha
retraído tradicionalmente de inmediato a quienes se han acercado a estudiar de primera
mano las fuentes jurídicas medievales y renacentistas, y aun modernas hasta bien avan-
zado el siglo . Esto se debe exclusivamente a una falta de formación previa, a una
ausencia de adecuados instrumentos auxiliares y a una precomprensión prejuiciosa que
tiende a considerar toda manifestación cultural previa a la que hoy se considera válida
como absurda e irracional, y por tanto merecedora de ignorancia, cuando no de despre-
cio. Pues bien, esos prejuicios y faltas de densidad histórica es lo que viene a contribuir
a paliar este volumen del que aquí, quizá con demasiado retraso solo achacable a quien
firma estas líneas, queremos hacernos eco.
Tras la recuperación del Digesto en Occidente (y, por ende, de la totalidad del Cor-
pus iuris civilis justinianeo) a finales del siglo  en Italia aparecieron en Europa un
inmenso número de manuscritos que reproducían, con mayor o menor extensión y for-
tuna, el texto de la obra. Todos esos manuscritos, sin excepción, procedían de un arque-
tipo, que es el manuscrito conocido como Codex Florentinus, olim Pisanus, todavía hoy
conservado en la Biblioteca Laurenziana de Florencia (mss. F, s. n.) desde 1406 (cf. al
respecto D. Baldi, «Il Codex Florentinus del Digesto e il ‘Fondo Pandette’ della Biblio-
teca Laurenziana (con un’appendice di documenti inediti)», Segno e testo 8, 2010, pp.
99-186 + 1.º tablas). Sin embargo, ya en el siglo  o finales del  este manuscrito –
procedente seguramente de la misma Constantinopla a finales del s. VI– debió de ser
reproducido y enmendado a través de otro manuscrito, conocido como Codex secundus,
hoy perdido (cfr. al respecto, J. Miquel, «El Codex Florentinus del Digesto y la leyenda
de Amalfi», RGDR 3, 2004, online: www.iustel.com), que debió de servir de base, a su
vez, para la elaboración de las familias de manuscritos de la obra que circularon a lo
largo de la Edad Media e inicios de la Edad Moderna por toda Europa, conocidos como
littera Vulgata o littera Bononiensis del Digesto, y que en la actualidad ascienden a más
de 1.000 manuscritos emparentados entre sí, de los cuales también se han conservado
numerosas ediciones impresas a partir del siglo  (cfr. E. J. H. Schrage, Utrumque Ius.
Eine Einführung in das Studium der Quellen des mittelalterlichen gelehreten Rechts,
Berlin, 1992, p. 17). Moverse en esa maraña de textos, muchos de ellos además glosa-
dos de las más diversas maneras, constituye una labor «impegnativa» que exige dispo-
ner de un instrumental adecuado, sin el cual ese terreno resulta impenetrable y tremen-
damente hostil. Para ayudarnos en esa ardua labor ha surgido el libro que nos ocupa, y
en ello consigue sin duda un éxito memorable que lo ha de convertir en lo sucesivo en
obra de referencia insustituible para los futuros estudiosos de la historia de la tradición
romanista y, en definitiva, del Derecho occidental en su conjunto.
En efecto, como es bien sabido, los juristas medievales, en vez de usar los caracte-
res alfanuméricos que conocemos hoy, tomados de las ediciones filológicas modernas,

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA