El nuevo proyecto de ley reguladora de las entidades de capital riesgo y sus entidades gestoras

Autor:Eduardo Sebastián de Erice
Cargo:Socio de Allen & Overy
 
EXTRACTO GRATUITO

La exposición de motivos del nuevo proyecto de Ley nos presenta la reforma como necesaria para dar un nuevo impulso a la productividad en el sistema económico. Se aduce la necesidad de incentivar la inversión en I+D+i (literalmente, el preámbulo se refiere a "la provisión de financiación a empresas involucradas en I+D+i). Programáticamente, el proyecto de Ley sería parte de un conjunto de reformas diseñado por el Gobierno para dinamizar la economía española, compaginando las mejoras en la productividad con la creación de empleo y lograr un crecimiento sostenible a largo plazo.

Ciertamente, desde un punto de vista económico, parece comprobado que la inversión en I+D+i, a largo plazo, contribuye al crecimiento de la economía. Es una actividad que exige grandes inversiones a largo plazo con un retorno bajo del capital invertido. Por ello el sector privado apuesta principalmente por proyectos que puedan tener un mayor rendimiento (piénsese en la industria farmacéutica). En otros ámbitos es más difícil atraer capital privado para financiar proyectos de I+D+i. En España, el objetivo Plan Nacional de I+D+i aprobado en 2003 es que el sector privado aporte un 56% de la inversión en 2005 desde un 52% en 2001, y hasta un 60% en 2007. Comparado con otros países de nuestro entorno, España está muy lejos de Alemania (el sector privado representa un 70% del gasto) o de EEUU (74%). Por tanto, el esfuerzo del gasto en I+D+i recae principalmente sobre la Administración. A mi juicio, la nueva reforma planteada, por sí sola, no va a impulsar ni la productividad ni la actividad de I+D+i, ni sirve de aliciente para atraer inversión privada a este sector. Al menos, el proyecto de Ley 121/28 de reformas en materia tributaria para el impulso a la productividad sí incentiva fiscalmente ?aunque muy tímidamente? la inversión en I+D+i incluyendo el concepto de "innovación tecnológica" y aumentando del 10 al 15 por ciento el porcentaje de deducción para las PYMES.

Volviendo al proyecto de Ley reguladora de las entidades de capital riesgo, se justifica la reforma por la falta de competitividad de las entidades de capital riesgo españolas frente a otras extranjeras. Este si me parece un motivo mas válido que justifique la reforma. No obstante, creo que se puede y debe hacer más que las reformas presentadas. Cierto es que se amplía el elenco de activos en los que se puede invertir, pero a mi juicio no es esta la demanda fundamental del sector.

En efecto el sector necesita...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA