La regulación de las vías públicas en el seno del Derecho Administrativo Romano

Autor:Vanessa Ponte
Páginas:369-376
RESUMEN

1. Presentación de las vías públicas romanas - 2. La vía pública en cuanto res publica in usu publico - 3. La construcción de la vía - 4. Los costes de la creación y el mantenimiento de las vías públicas - 5. La cura de las vías - 6. La protección de las vías públicas y de su uso - 7. Expropiación forzosa y vías públicas - 8. Conclusión

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 369

1. Presentación de las vías públicas romanas1

Entre las opera publica de Roma que nos son conocidas por todos, se encuentran los famosos templos, circos, baños, termas, palacios... y, cómo no, las célebres calzadas romanas extendidas de norte a sur y de este a oeste por todo el Imperio. Calzadas que sirven primeramente como líneas estratégicas o, si se desea, de comunicación entre los ejércitos que poco a poco se extienden por todo el orbe conocido en tiempos romanos. Arterias que, muy pronto, se someterán al servicio de otros intereses de la sociedad romana, como el comercio, la comunicación o conexión entre ciudades, la expansión de la más grande civilización de la Antigüedad y, con ello, su rico idioma, su elaborada cultura y, por supuesto, su Derecho, el más perfecto conjunto de instituciones y reglas jamás creado por el hombre.

Unas son creadas ex novo y otras aprovechando los caminos que en épocas remotas habían legado otros habitantes de las zonas, lo que prueba el gran espíritu práctico de los romanos.

Page 370

Pero en la red de arterias del Imperio romano no sólo fueron relevantes en los diversos órdenes mencionados sus alabadas calzadas, sino que no debemos dejar atrás todo ese inmenso conjunto de calles, caminos y, en general, vías «secundarias» que se entrelazaban unas con otras y con las mayores para no dejar ni un solo punto de la geografía de aquellos tiempos sin conectar. Es a finales del siglo iv a. C. cuando se comienza a estructurar una red de vías y calzadas de largos recorridos con el objetivo de conectar enormes extensiones, sobre un área en la que actualmente se expanden varias decenas de naciones.

La construcción de las vías romanas constituye una empresa que duró siete siglos, monumento al dominio de la técnica de los romanos, prueba de su administración e indicio de su economía. Obra de arte que pone en evidencia la precisión y la eficacia de su organización política, sólido fundamento del imperium romanum.

Esta civilización supo comprender rápidamente la importancia que tuvo el administrar correctamente sus vías, desde su creación hasta su mantenimiento o reparación. Este hecho, de nuevo, se presenta como prueba del elevado desarrollo del sector público de la Administración romana. Roma no permitió que quedase descuidada la realidad concerniente a las denominadas viae publicae, respecto de las cuales tuvo especial cuidado en establecer un completo marco de medidas legislativas destinado a regular sus famosas líneas de comunicación. Por tanto, hemos de partir de la premisa que sostiene que en el estudio general de la actividad administrativa romana la administración que se confirió a estos bienes es un hecho especialmente relevante.

2. La vía pública en cuanto res publica in usu publico

Nunca dudaron los romanos en encuadrar sus viae publicae -en tér-minos generales- dentro de la categoría de las res publicae y, más concretamente, de las res publicae in usu publico. Las vías públicas de Roma forman parte del hoy llamado demanio público, siendo susceptibles todas ellas de uso y disfrute por parte de toda la comunidad -iure civitatis-. Por tanto, toda res publica in usu publico es un bien en propiedad del pueblo de Roma que es usado o disfrutado por los ciudadanos (Gayo II.1.-D.1.8.1.pr.).

3. La construcción de la vía

Los centenares de vías (que suponían más de 60000 Kms.) de los que hoy se tiene conocimiento e incluso felizmente empleamos por determina-

Page 371

das regiones de nuestra geografía sin ningún problema u obstáculo, todos ellos fueron obra de miles de personas de muy diversa condición. De tal modo, encontramos calzadas, caminos... construidos fruto del esfuerzo y las manos de soldados, de condenados a trabajos públicos, habitantes de localidades más o menos cercanas a las vías en cuestión, esclavos, etc... A estos agentes «ejecutivos» precede la intervención y determinación de hombres (agentes de creación y planificación) de política que sabían perfectamente las grandes ventajas electorales, popularidad, favor de la comunidad... que se producían al ser responsables de la construcción o reparación de una vía.

Cuando el Estado romano no recurre a estos agentes para proceder a la construcción o mantenimiento de sus vías, tiene la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA