El régimen jurídico-administrativo de la República Popular China

Autor:Fernando Garcia Rubio
Cargo del Autor:Universidad Rey Juan Carlos
Páginas:171-210
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 171

La celebración de los Juegos Olímpicos en agosto de 2008 en Pekín puso de manifiesto la potencia que significa la República Popular China en el contexto de nuestro mundo; una potencia de carácter económico (no hay más que observar las turbulencias mundiales de la crisis china de crecimiento de agosto de 2015), militar y, obviamente, deportivo. Portante, es evidente que para conocer en profundidad dicha potencia, por los innegables efectos que sus capacidades y actuaciones tienen sobre nuestro mundo y, específicamente, sobre nuestro país, debemos abordar un mayor estudio de esa nación345.

Así, en el marco de cualquier estudio de una sociedad o Estado es imprescindible analizar su organización, y conforme al objeto de nuestra disciplina, la organización jurídico-administrativa, que es lo que pretendemos abordar en las siguientes líneas.

1. La organización jurídico-administrativa de la república popular China

Es imposible destacar en un breve espacio todo lo derivado de la citada organización y sus determinaciones legales, en tanto en cuanto que China es el tercer país en extensión del planeta y el mas poblado, con mas de 1.300 millo-

Page 172

nes de habitantes, por lo que su regulación, si bien, es aparentemente sencilla, es muy amplia e inabarcable en este espacio.

Para comprender el sistema de organización administrativa y, obviamente, el régimen jurídico-administrativo de la República Popular China debemos comenzar haciendo un breve análisis y aproximación a lo que es el pensamiento general del pueblo chino y, en ese sentido, contextualizarlo, no solo en su sistema político, que posteriormente abordaremos, sino en su contorno social derivado de la existencia de una cultura milenaria profundamente influenciada por lo que es el Confucionismo346.

Cabe recordar que China nunca ha disfrutado de un sistema democrático como lo conocemos en Occidente, toda vez que desde los tiempos de la creación de la civilización China347 han existido imperios y reinos reservados al mas absoluto de los sistema políticos totalitarios, circunstancia esta que se prolongó durante milenios348 en la figura del hijo del cielo como emperador, hasta que a comienzos del siglo XX, el último de ellos (el conocidísimo PU-YI) fue depuesto.

Pero tras la caída del imperio no se sucedió un sistema de democracia occidental, sino un periodo de dictaduras militares y guerras civiles caracterizado hasta el año 1949 por la oposición entre el kuomitang o partido nacionalista, y por otro lado el comunista, fundado en Shangai en los años 20 del siglo XX349, y que tras un largo periodo de conflictos supuso la fundación de la República Popular China por Mao-Zedong350 en 1949.

Este aspecto de la falta de práctica de un sistema democrático, unido al gran nivel de población y al pensamiento confucionista, da una peculiar idea de lo que puede ser el sistema político y administrativo de la China en relación con el sometimiento a la autoridad, que tiene no solo un carácter político, sino un carácter social. Esto está reservado a las ideas comunistas que determinan todo el sistema político, administrativo y jurídico de la República popular, y además deriva del ya anunciado pensamiento confuciano351, que establece como una de sus máximas la prevalencia del interés general sobre el interés individual.

Page 173

No obstante, sí debemos señalar que existe un aparente Estado de derecho en China, un Estado de derecho que debe matizarse por lo anteriormente señalado y cuya máxima norma es la Constitución del año 1982, Constitución que no es inmutable, sino que es la consecuencia de una evolución dentro del sistema de la República Popular muy profunda desde la implantación de los diversos cambios: el gran salto adelante, la revolución cultural, la figura de Deng Xiao-ping352, etc., lo cual ha supuesto lo que los chinos denominan, «socialismo con peculiaridades chinas»353.

Debemos destacar que, pese a la liberalización relativa, comparada con otros regímenes comunistas que hemos conocido históricamente, sobre todo el este de Europa, el socialismo con peculiaridades chinas mantiene como máximas intocables dos grandes aspectos: las denominadas cuatro verdades y la triple representatividad, referida al Partido Comunista Chino.

Cabe señalar que la denominada triple representatividad supone que el Partido Comunista de China debe representar siempre lo que se exige para el desarrollo de las fuerzas productivas más avanzadas de China, el rumbo por el que debe marchar su cultura más avanzada, así como los intereses fundamentales de las masas populares más amplias. Esa triple representatividad centra cualquiera de los discursos o documentos ideológicos de este partido y, por tanto, del Estado chino.

Con todo, las cuatro verdades, tal como se les denomina en los documentos del PCCH354, se refieren al camino socialista como uno de los principios fundamentales, la dirección del Partido Comunista, la dictadura democrática popular y, finalmente, el cuarto, el marxismo leninismo y el pensamiento de Mao Ze-dong.

De hecho, tal y como destaca Yang Feng Chun355, la dictadura democrática del pueblo es la quinta esencia de la naturaleza del Gobierno chino, entendiendo Gobierno por término británico de gobernación o Gobierno y Administración, esto es, del propio Estado chino. Lo que supone una relación muy estrecha entre el Gobierno, la Administración y el Partido Comunista Chino.

No obstante, sí debemos reconocer que desde 1978 se ha producido una importante evolución dentro de este sistema comunista, dando lugar a un «so-

Page 174

cialismo con peculiaridades chinas» que ya hemos comentado, el cual rige e impregna todo el sistema jurídico y la organización administrativa de la nación, variando sustancialmente el sistema anterior. Por citar tan solo un ejemplo de cierta importancia, el sistema jurídico como tal, esto es el sistema legal, fue abolido por la revolución cultural, tal y como se encarga de señalar Chow356, lo cual supuso que desde la reforma legal de 1978 se reconstruyera dicho sistema jurídico como unos elementos importantes del propio Estado, circunstancia esta que pudiera parecemos sorprendente, pero que debe entenderse dentro de la mentalidad anteriormente referida del confucionismo y el comunismo en China.

2. La constitución de China

Como357 hemos señalado, el Estado de derecho como tal tiene unas peculiaridades chinas que a partir del cambio liderado por Deng Xiaoping en 1978 y su evolución posterior ha tomado algunas similitudes con el sistema jurídico occidental, en especial para facilitar el progreso económico y el intercambio comercial.

Debemos señalar que la culminación del ordenamiento jurídico chino fue su Constitución de 1982, la cuarta en la historia de China, siendo considerada la más completa de todas ellas358.

La Constitución China se compone de un preámbulo y tres partes. El preámbulo sienta las bases de la ideología de la Constitución conforme a los cuatro principios fundamentales anteriormente referidos. La primera parte recoge los cuatro principios generales; la segunda parte, se ocupa fundamentalmente de los deberes y derechos de los ciudadanos; y la tercera, de la estructura básica del Estado.

Esta Constitución, a diferencia de las de los años 1975 y 1978, diferencia claramente al Partido Comunista de China del Gobierno y estructura del Estado de China, que se someten así al liderazgo del...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA