Reciclaje de los plásticos en Europa: El aprendizaje a través de las comparaciones innovadoras

Autor:L.Bontoux y D.Papameletiou
RESUMEN

Asunto: Si bien en la mayoría de los países europeos, el reciclaje de plásticos es prácticamente inexistente, la implantación de la directiva de la UE sobre el envasado, adoptada en diciembre de 1994, impone objetivos significativos de recuperación y reciclaje para el año 2000. La directiva hace una llamada al repaso de los objetivos alcanzables cada cinco años y crea un marco de larga duración para el desarrollo tecnológico. Relevancia Bajo la presión de la directiva sobre el envasado, Europa ya desempeña un papel principal en el desarrollo de las tecnologías innovadoras. El Japón se adhirió al proceso sólo hace poco, y EE.UU. no parece tener planes de acción de gran envergadura. En este contexto, una mejor coordinación entre las políticas medioambientales y de I + D nacionales y de la UE es esencial para orientar la futura adopción de las tecnologías de rápida evolución y mantener el protagonismo europeo. La planificación actual puede beneficiarse de lecciones aprendidas a principios de los años '90 en Alemania, donde se adoptó un ambicioso plan nacional de reciclaje basado en la tecnología del reciclaje clásico. Además, se podría propiciar la implantación del directivo sobre el envasado utilizando unas opciones de tecnología alternativas demostradas recientemente, tales como el reciclaje de la materia prima en la industria siderúrgica, y en las refinerías, o la recuperación energética en varias aplicaciones industriales. Hay alguna experiencia a nivel nacional en el ciclo prevención-recogida-clasificación de los desechos de los materiales de envasado de plástico, particularmente en Alemania. La lección principal aprendida es que el reciclaje mecánico clásico, basado en la refusión y extrusión de los desechos de plástico, tiene limitaciones en términos de coste y de eficiencia. Sólo puede cumplir objetivos de reciclaje ambiciosos a un coste elevadísimo. Para resolver estos problemas, se están desarrollando nuevos conceptos, incluido el reciclaje de la materia prima y las opciones para la recuperación energética, los cuales, de adoptarse de una manera eficiente en los programas nacionales de recogida de desechos, podrían representar la óptima relación coste/beneficios medioambientales. El reto ahora es que cada país adopte la mezcla adecuada de conceptos administrativos, de logística y de tecnologías de reciclaje. En este contexto parece que hay buenas perspectivas a largo plazo para la adopción de la tecnología innovadora a nivel europeo. Las decisiones sobre la inversión en la nueva tecnología para la materia prima tienen que tener en cuenta el gran ritmo de desarrollo y los frecuentes cambios en el rumbo de la tecnología, difíciles de estudiar y evaluar con respecto a los impactos económicos y medioambientales. Por otra parte, las fechas límite de implantación prescritas por la directiva parecen haberse elegido realísticamente (hasta el año 2005) para que todos los Estados Miembros se beneficien del desarrollo actual de algunas de las técnicas emergentes y aprendan de las experiencias de los países pioneros.

 
CONTENIDO

Lecciones de Alemania: cómo combinar las tecnologías de recogida, clasificación y reciclaje

Al tiempo que la mayoría de los países europeos apenas han comenzado a elaborar sus planes de implantación de la directiva sobre el envasado, Alemania ya cuenta con una industria de reciclaje basada en las técnicas de reciclaje mecánico "clásico" debido al pronto establecimiento de legislación específica que prohibía la incineración de los plásticos. También cabe mencionar que en países como Dinamarca, Francia, Países Bajos y Suecia, la incineración con recuperación energética se considera una prioridad importante. En cuanto a la logística de la recogida y la clasificación, se están desarrollando proyectos de gran envergadura en Austria, Bélgica y Francia. Otros Estados Miembros están planificando ya sus propios programas nacionales de recuperación y reciclaje.

A principios de los años '90, el reciclaje mecánico era un cuello de botella, haciéndolo impracticable para aquellos residuos ligeros y de escasa dimension

El concepto de la gestión de los materiales de embalaje residuales, introducido allá por junio de 1991 en Alemania, establecía objetivos extremadamente ambiciosos de recuperación y reciclaje para los residuos de plástico; un 64% para el 1 de julio de 1995. El diseño global del sistema estribaba en la tecnología de la recogida, clasificación y reciclaje disponible a principios de los '90. Los resultados operacionales, visto desde la óptica de hoy, revelan que el elevado grado de conciencia medioambiental del pueblo alemán hizo posible las altas tasas de recogida. Sin embargo, no tardó en revelarse como cuello de botella la tecnología de la recogida. Sólo es posible llevar a cabo el reciclaje mecánico si se separa en fracciones monomateriales de estructura molecular idéntica (PVC, PE, PP etc) los desechos de plástico. Esta separación resultó ser económicamente factible sólo en el caso de las fracciones de plástico más grandes (más pesadas que 10g, por ejemplo las botellas). El reto principal para la consecución de volúmenes de reciclaje altos son las piezas más pequeñas y sucias, tales como las tazas de yogur y las envolturas. Las estadísticas sobre los desperdicios indican que esta fracción representa un 70-80% del volumen total de los plásticos en los residuos sólidos municipales. Teniendo en cuenta este hecho, el directivo europeo sobre los materiales de envasado y las normativas de otros países evitaron deliberadamente la fijación de objetivos ambiciosos de reciclaje, conformándose con un nivel de reciclaje del 15%.

Según informes de Alemania el costo total asciende a 3000DM/tonelada, siendo los elementos principales la recogida y la separación

Visto desde el punto de vista de las técnicas clásicas, cumplir unos objetivos de reciclaje elevados es intrínsecamente caro. Informes de Alemania señalan costes totales de hasta 3000 DM por tonelada, de los cuales el 70% corresponde a la recogida y la separación. Dado que el tratamiento y el reciclaje suponen sólo un 30% de este coste, la mejor forma de reducir el gasto es mediante nuevas combinaciones logísticas, y evitar costosas operaciones de separación empleando nuevas técnicas de reciclaje que acepten fracciones de desechos de plástico mixtos. Se dice que reducciones de coste del 30% o más son posibles en Alemania mediante una logística mejorada y el empleo de tecnologías innovadoras.

El reciclaje de las materias primas ha despertado interés porque permite el manejo de desechos de plástico mixtos a un coste razonable

Acoplamiento de las políticas a los avances tecnológicos recientes

En Alemania, pese a las dificultades en cumplir los objetivos del plan de reciclaje original basado en las tecnologías clásicas, no hubo reajuste a la baja de los objetivos fijados. Esto sometió a la industria a presiones extraordinarias para encontrar soluciones, y condujo a nuevas actividades investigadoras encaminadas a evitar la costosa separación de los plásticos en monofracciones. Como consecuencia se abrió la puerta al reciclaje de las materias primas ya que admite el manejo de desechos de plástico mixtos, y se hacen factibles elevadas tasas de recogida y reciclaje a un coste más razonable.

El concepto del reciclaje de las materias primas trata los desechos de plástico como hidrocarburos y los inyecta, tras procesos de pretratamiento adecuados, en las operaciones de las refinerías de crudos para producir varias fracciones y ceras oleaginosas, según las circunstancias locales particulares. El sistema por tanto se vale de la gran capacidad existente de las refinerías y convierte los desechos de plástico en materias primas vírgenes. Una demostración a gran escala fue proporcionada por la planta de hidrogenación de 40.000 t/a (toneladas/ año) de desechos de plástico mixtos de VEBA, en Bottrop, Alemania. Por otra parte, en unas declaraciones importantes hechas por DSD (Dual System Deutschland) en Alemania en 1994, se anunció la intención de ampliar tales capacidades a 500.000 t/y en colaboración con un número de grandes empresas, por un precio cercano a DM 325/t. Investigaciones en este sentido también se están llevando a cabo a nivel internacional. Un proyecto piloto ha sido iniciado por un consorcio que incluye BP, DSM, Elf Atochem y Enichem.

Los desechos de plástico mixtos pueden ser de utilidad como agente reductor en la industria siderúrgica

Otro adelanto que se hizo público recientemente involucra el posible uso de los desechos de plástico mixtos en la industria siderúrgica como agente reductor para el mineral de hierro. El carácter endotérmico de la reacción permite la clasificación de esta técnica como una de reciclaje de materias primas y no de recuperación energética. Klöckner, de Alemania, ha dado a conocer los resultados de un proyecto industrial a gran escala. El proyecto de demostración comenzó en 1992, y se concluyó hace poco, evidentemente con éxito, el experimento más reciente de un año de duración (50 toneladas de plásticos al día). Actualmente esta tecnología parece ser la forma más barata del reciclaje de los desechos de plástico, aun en comparación con el reciclaje mecánico. También hay noticias positivas sobre experiencias con la co-combustión de los desechos de plástico en un creciente número de fábricas de cemento en Europa.

En el Japón hay una clara preferencia por la licuefacción de los plásticos, y por la recuperación energética

A la espera de competencia del Japón

Fuera de Europa, el único suceso reciente es que los legisladores japoneses han decido seguir el ejemplo europeo al introducir una ley marco, similar a la directiva sobre el envasado de la UE, que se prevé entrará en vigor a principios de 1996. El rasgo más destacado de los desarrollos japoneses es la clara preferencia por la "licuefacción de los plásticos", versión japonesa del reciclaje de las materias primas, y por la recuperación energética. Declaraciones recientes del MITI (Ministerio de Comercio Internacional e Industria del Japón) revelan que se espera que los sistemas industriales a gran escala alcancen pleno rendimiento dentro de cinco años, gracias a unos proyectos dedicados de I + D.

Areas de interés de la investigación incluyen la logística, métodos de equilibrado ecológico estandarizados, así como la co-combustión de los desechos de plástico en la industria cementera

Necesidad de una estrategia enfocada en I + D

A excepción de algunos proyectos financiados con fondos públicos realizados en Alemania, la investigación de tecnologías innovadoras capaces de tratar los desechos de plástico mixtos ha sido realizada exclusivamente por las industrias por cuenta propia. Para que Europa mantenga su liderazgo, es crucial ahora adoptar una estrategia a largo plazo. Primero, los objetivos existentes de I + D que apoyan el desarrollo de los sistemas "clásicos" deben reconsiderarse a la luz de la deseabilidad de desarrollar más las nuevas opciones tecnológicas. Los proyectos de I + D encaminados a desarrollar las técnicas de la separación y clasificación automática todavía no han producido resultados suficientes para resolver el grueso del problema. Entre las opciones prioritarias pueden incluirse la recuperación energética, los combustibles y el reciclaje de las materias primas. La investigación de la factibilidad del reciclaje de los desechos de plástico en la industria siderúrgica, y la recuperación energética a través de la co-combustión de los desechos de plástico al lado de otros combustibles en la industria cementera, son de interés especial. Es preciso dar más énfasis a la investigación de sistemas logísticas mejorados que logren la óptima solución entre la no generación de desechos de plástico y la recogida y el tratamiento final de los mismos. Otras investigaciones podrían ocuparse del desarrollo de métodos estandarizados de equilibrado ecológico para ayudar a las administraciones nacionales a armonizar la selección de las opciones tecnológicas y de gestión. Las opciones para la investigación a largo plazo incluyen temas tales como un diseño para el reciclaje y dematerialización de la producción/consumo en la sociedad.

Unas evaluaciones integradas de las tecnologías del tratamiento final ayudarían a fijar unos objetivos realistas de recogida y reciclaje

Opciones para la implantación del reciclaje de los desechos de plástico

En la mayoría de los Estados Miembros de la UE, el montaje desde cero de una industria de reciclaje de plásticos plantea varias cuestiones. Primero, la fijación de los objetivos de recogida y reciclaje requiere una evaluación integrada de la capacidad logística y de rendimiento de las tecnologías del tratamiento final. Si se fijan niveles altos de recuperación, como el 64% en Alemania, la mezcla de tecnologías debe incluir el reciclaje de las materias primas y la recuperación energética, además del reciclaje mecánico clásico. Se puede determinar la combinación óptima de las diversas opciones tecnológicas mediante estudios del equilibrio ecológico, según las condiciones e influencias comerciales locales.

Tratándose de objetivos de reciclaje más bajos, según la directiva de la UE sobre el envasado, bastará para su cumplimiento la adopción o de la tecnología del reciclaje mecánico o tecnologías innovadoras.

En resumen, parece que los programas a escala nacional son capaces de lograr los objetivos de un elevado porcentaje de reciclaje y recuperación energética y al mismo tiempo minimizar los costos de la recogida/separación y recuperación/reciclaje, y que ofrecen la posibilidad de un mayor desarrollo en un futuro próximo. Para incorporarse a este movimiento, a los países sin industria de reciclaje mecánico convencional se les brinda la oportunidad de optar por las tecnologías modernas.

Frases Clave: desechos de plástico, reciclaje, directiva sobre el envasado, equilibrio ecológico, opciones tecnológicas, reciclaje mecánico, reciclaje de materias primas, recuperación energética

Referencias:

J.Brandrup (Ed.), 1995, Die Wiederververwendung von Kunststoffen, Carl Hanser Verlag, Munich, Viena.

L.Bontoux y D.Papameletiou (Ed.), 1996, Proceedings of an International Workshop on Technology Options for Plastics Waste Recycling, celebrado en IPTS, Sevilla, España, 20-21 de noviembre de 1995.

Contactos: L.Bontoux y D.Papameletiou

tel: +34-(9)5-448 82 99/ +34-(9)5-448 82 89

fax: +34-(9)5-448 82 79;

e-mail: laurent.bontoux@jrc.es/demosthenes.papameletiou@jrc.es

The IPTS Report, is the refereed techno-economic journal of the IPTS,

edited by D. Kyriakou, published monthly in English, French, German and

Spanish.