PWC: El mundo del riesgo en el sector financiero

RESUMEN

La crisis e inestabilidad que en los últimos años viene sufriendo el sector financiero es una situación que ha dejado de ser noticia y ha pasado a ser reconocida por los principales protagonistas del sector. La consultora Pricewaterhousecoopers (PwC) ha realizado un estudio sobre la actual situación del control y gestión del riesgo, a la vez que ha presentado el análisis de un arquetipo... (ver resumen completo)

 
EXTRACTO GRATUITO

Los 18 meses que siguieron al atentado terrorista del 11 de septiembre en Estados Unidos no hicieron más que ilustrar y dejar patente una realidad que se venía fraguando desde antes: El riesgo implícito de las actividades de brokerage y los escándalos derivados, la calidad de los créditos y su situación en un contexto de inestabilidad del mercado, son algunos de los principales riesgos con los que conviven las entidades financieras.

El precio de la complacencia

La historia de MoneySpinner, que se relata en este informe, es la de una fábula con moraleja aleccionadora que muestra los peligros reales y cotidianos ante los que unos gestores del riego, con una visión miope de la realidad, tienen que enfrentarse. La historia es un reflejo fiel de lo que puede ocurrir, y una buena manera de enseñar a aquellos que quieran aprender de los errores y evaluarlos. Pero, ante todo, PWC invita a reflexionar acerca de la gestión del riesgo y qué tienen que hacer las entidades financieras para enfrentarse a los nuevos retos de un entorno cambiante.

En primer lugar, PWC asegura que la actitud actual de muchos financieros es de complacencia en temas relacionados con el riesgo. Algunos analistas, como David Lascelles, autor del reportaje ?The Center for the Study of Financial Innovation´s latest Banana Skins?, revela que los bancos no siempre miran más allá de los asuntos que consideran inmediatos. Por su parte, David Llewellyn, profesor de banca en la Universidad de Loughborough, comenta que las entidades financieras son frágiles cuando tienen que considerar el ?alto impacto y la baja probabilidad? de acontecimientos como los del 11 de septiembre.

El estudio de PWC sobre el sector financiero confirma que las entidades analizadas se centran principalmente en asuntos financieros predecibles y cuantificables. Sin embargo, temas como el riesgo de los comerciales independientes sin escrúpulos o la seguridad del entorno e-business continúan siendo una prioridad menor. Por otra parte, resulta llamativo que el riesgo derivado de la imagen y la reputación de una entidad no haya sido comentado por las entidades analizadas en el estudio.

Lo que resulta evidente es que los financieros, tan preocupados por los riesgos derivados del crédito y del mercado, tienden a no tener tanto en cuenta riesgos, quizás menos comunes, pero tan importantes como los anteriores. En un entorno en el que los acontecimientos de baja probabilidad y gran impacto cada vez ocupan más titulares, una actitud de cortas miras por parte de las entidades podría tener graves consecuencias.

La expansión del ámbito de los riesgos operacionales

Muchos de los riesgos más serios a los que tienen que enfrentarse las entidades financieras se relacionan de una manera u otra con el riesgo operacional. Las entidades analizadas en el estudio consideran que la categoría en cuestión es abrumadoramente amplia, abstracta y complicada de analizar, y puede virar más allá de los límites de realidades financieras ficticias e imaginadas.

El BIS, producto del Acuerdo de Basilea II, define estos riesgos operacionales como ?el riesgo de pérdidas en las cuenta de resultados como resultado de procesos internos equivocados o inadecuados, relacionados con empleados o sistemas, o bien como consecuencia de situaciones externas?. Sin embargo, el Acuerdo de Basilea II no hace referencia a algunos de los mayores riesgos con los que tienen que enfrentarse los bancos hoy en día, riesgos concretos y definidos.

Riesgos concretos y definidos

El riesgo de imagen o reputación de la entidad es uno de los más importantes. Para algunos, éste no constituye una categoría separada, como lo es por ejemplo el comportamiento fraudulento o la incompetencia. Pero para otros, este riesgo es mucho más que eso. Un asunto considerado como riesgo de franquicia de imagen, por ejemplo, invita a detener cualquier decisión que sea económicamente de sentido común a corto plazo, pero que pueda dañar a largo plazo la franquicia del negocio. En este sentido, por ejemplo, el cierre de las sucursales rurales de una entidad que no tengan beneficios puede provocar suficiente rencor en empleados como en clientes como para dañar la imagen de la entidad.

Por otra parte, hay que tener también muy en cuenta el riesgo legal de la imagen y reputación de la entidad. Este riesgo es el que puede provocar daños más...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA