Proyecto de Ley de Economía Social

Autor:Marín Lama, Carlos - Sánchez Icart, Javier
Cargo del Autor:Abogado. Profesor - Magistrado Juez de lo Social.
RESUMEN

6.1. Introducción. 6.1.1. Marco histórico de la Economía Social. 6.1.2. En España. 6.1.3. Objetivo básico de la Ley. 6.2. Objeto y ámbito de la Ley. 6.2.1. Objeto. 6.2.2. Ámbito. 6.3. Concepto de Economía Social. 6.4. Principios orientadores. 6.5. Entidades de la Economía Social. 6.5.1. Entidades. 6.5.2. Catálogo de entidades de economía social. 6.5.3. Organización y representación. 6.6. ... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
6.1. Introducción
6.1.1. Marco histórico de la Economía Social

El nacimiento del concepto de Economía Social se estructura a través de las primeras experiencias cooperativas, asociativas y mutualistas que surgen desde finales del siglo XVIII y se desarrollan a lo largo del sigo XIX por varios países de Europa. A partir de este concepto, durante los años 70 y 80 se fueron sucediendo declaraciones que caracterizan la identificación de la economía social en torno a distintos principios.

En 1992 el Comité Económico y Social Europeo presentó tres propuestas de Reglamento de Estatutos de la Asociación Europea, de la Cooperativa Europea y de la Mutualidad Europea. De estas iniciativas llegó a término el Reglamento por el que se aprueba el Estatuto de la Sociedad Cooperativa Europea y la Directiva por la que se completa el Estatuto de la Sociedad Cooperativa Europea en lo que respecta a la implicación de los trabajadores. El reglamento caracteriza a las cooperativas como agrupaciones de personas que se rigen por principios de funcionamiento específicos diferentes de los de otros agentes económicos, caracterizados por la primacía de la persona.

En el 2002 la Carta de principios de la Economía Social de la Conferencia Europea de Cooperativas, Mutualidades, Asociaciones y Fundaciones introduce en el acervo comunitario un conjunto de principios que permiten plasmar una realidad diferenciada de las entidades de la economía social, como por ejemplo, las siguientes:

· Primacía de la persona y del objeto social sobre el capital.

· La adhesión voluntaria y abierta.

· Control democrático por sus integrantes.

· Conjunción de los intereses de las personas usuarias y del interés general.

· Defensa y aplicación de los principios de solidaridad y responsabilidad.

· Autonomía de gestión e independencia respecto los poderes públicos.

· Destino de los excedentes a la consecución de objetivos a favor del desarrollo sostenible, del interés de los servicios a sus integrantes y del interés social.

Dicha realidad ha trascendido posteriormente al ámbito comunitario en el propio Parlamento Europeo o en el propio Comité Económico y Social Europeo.

Existe pues, la tendencia de los países de establecimiento de un marco jurídico de apoyo y reconocimiento de la economía social como actividad económica diferenciada que requiere de acciones sustantivas de apoyo y fomento público.

6.1.2. En España

A partir del año 1990, la economía social empieza a tener un reconocimiento expreso por parte de las instituciones públicas, con ocasión de la creación del Instituto Nacional de Fomento de la Economía Social, el cual pretendía fomentar las entidades de economía social, por lo que creó un Consejo. En 1997 el Instituto desaparece, y sus funciones las asumen la Dirección General del Fomento de la Economía Social y Fondo Social Europeo.

La Ley 27/1999, de 16 de julio de Cooperativas incorpora un nuevo Consejo para el Fomento de la Economía Social como órgano asesor y consultivo para las actividades relacionadas con la economía social. Este Consejo se configura como la institución que dota de visibilidad al conjunto de entidades de la economía social.

Debido a la descentralización competencial que caracteriza el sistema territorial del Estado, existen diversas normas sustantivas de las diferentes entidades de la economía social cuya regulación se ubica también en el ámbito autonómico, dando lugar a la existencia de instituciones similares en el seno de las Comunidades Autónomas.

Las sociedades cooperativas, las sociedades laborales, las asociaciones, fundaciones y mutualidades, las empresas de inserción, los centros especiales de empleo, las sociedades agrarias de transformación y las cofradías de pescadores comparten los principios orientadores de la economía social. Los principios les otorgan un carácter diferencial y específico respecto a otros tipos de sociedades y entidades del ámbito mercantil.

Existen distintas iniciativas destacables que coinciden en la necesidad de aprobar una Ley de Economía Social, como la demanda de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES) con propuesta de texto articulado y como los trabajos realizados por la Subcomisión Parlamentaria del Congreso de los Diputados, en funcionamiento durante el 2007 y cuyo objetivo era el estudio de la situación económica en España y proponer actuaciones para su fomento.

La necesidad de aprobar una Ley de la Economía Social conecta directamente con los principios que inspiran y los objetivos que persigue la Ley de Economía Sostenible ya que la economía social es, en cierto modo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA