Provisiones, contingencia, cambios y hechos posteriores

Páginas:141-145
 
EXTRACTO GRATUITO
El CiErrE FisC al y ContablE dEl E jErCiCio 2015 © aMado Con sultorEs © aM ado ConsultorEs El CiErrE FisC al y ContablE dE l EjErCiCio 201 5
140 141
4. En el caso excepcional de que la empresa utilice más de una moneda funcional, deberá reve-
lar el importe de los activos, cifra de negocios y resultados que han sido expresados en cada
una de esas monedas funcionales.
5. En su caso, la moneda funcional de un negocio en el extranjero, especificando la inversión
neta en el mismo, cuando sea distinta a la moneda de presentación de las cuentas anuales.
6. Cuando la empresa tenga negocios en el extranjero y estén sometidos a altas tasas de infla-
ción, informará sobre:
a) El hecho de que las cuentas anuales, así como las cifras correspondientes a ejercicios
anteriores, han sido ajustadas para considerar los cambios en el poder adquisitivo general
de la moneda funcional y que, como resultado de ello, están expresadas en la unidad mo-
netaria corriente a la fecha de cierre del ejercicio, y
b) La identificación y valor del índice general de precios a la fecha de cierre del ejercicio, así
como el movimiento del mismo durante el ejercicio corriente y el anterior.
2.5.7. Ejemplo de la contabilización según el PGC2007
Una sociedad adquiere mercaderías a crédito por 10.000,00$ dólares, siendo el
tipo de cambio aplicado el de 1€ = 0,97$. En el momento del pago el tipo de cam-
bio se encuentra a 1€ = 0,99$.
1.- Por la compra a crédito:
Cuenta Descripción Cargo Abono
600 Compra de mercaderías (10.000,00 x 0,97) 9.700,00
4004 Proveedores, moneda extranjera 9.700,00
2.- En el momento del pago:
Cuenta Descripción Cargo Abono
4004 Proveedores, moneda extranjera 9.700,00
668 Diferencias negativas de cambio 200,00
572 Bancos 9.900,00
En este supuesto, operación cotidiana de muchas empresas, se observa que tanto contable como
fiscalmente, la diferencia (positiva / negativa) se imputa al resultado del ejercicio en el momento
del vencimiento de la operación.
2.6. Provisiones, contingencia, cambios y hechos
posteriores
2.6.1. Introducción
Con carácter general las empresas deben reconocer, esto es, provisionar aquellos pasivos que
cumplan los criterios contables para ser registrados y que resulten indeterminados respecto a su
importe o a su fecha de cancelación, fiel reflejo del principio de prudencia contable.
2.6.2. Provisiones y contingencias
Los aspectos contables de las provisiones y contingencias se hallan recogidos en la norma de
registro y valoración número 15 del Plan General de Contabilidad. De acuerdo con dicho precepto,
la empresa reconocerá como provisiones los pasivos que, cumpliendo la definición y los criterios
de registro o reconocimiento contable contenidos en el Marco Conceptual de la Contabilidad,
resulten indeterminados respecto a su importe o a la fecha en que se cancelarán. Las provisiones
pueden venir determinadas por una disposición legal, contractual o por una obligación implícita
o tácita.
En este último caso, su nacimiento se sitúa en la expectativa válida creada por la empresa frente
a terceros, de asunción de una obligación por parte de aquélla.
En la memoria de las cuentas anuales se deberá informar sobre las contingencias que tenga la
empresa relacionadas con obligaciones distintas a las mencionadas en el párrafo anterior.
En cuanto a la valoración, de acuerdo con la información disponible en cada momento, las pro-
visiones se valorarán en la fecha de cierre del ejercicio, por el valor actual de la mejor estimación
posible del importe necesario para cancelar o transferir a un tercero la obligación, registrándose
los ajustes que surjan por la actualización de la provisión como un gasto financiero conforme se
vayan devengando. Cuando se trate de provisiones con vencimiento inferior o igual a un año, y el
efecto financiero no sea significativo, no será necesario llevar a cabo ningún tipo de descuento.
La compensación a recibir de un tercero en el momento de liquidar la obligación, no supondrá una
minoración del importe de la deuda, sin perjuicio del reconocimiento en el activo de la empresa
del correspondiente derecho de cobro, siempre que no existan dudas de que dicho reembolso
será percibido. El importe por el que se registrará el citado activo no podrá exceder del importe
de la obligación registrada contablemente. Sólo cuando exista un vínculo legal o contractual, por
el que se haya exteriorizado parte del riesgo, y en virtud del cual la empresa no esté obligada a
responder, se tendrá en cuenta para estimar el importe por el que, en su caso, figurará la provisión.
Desde el punto de vista fiscal, el artículo 13 del Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo,
por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades establece aque-
llas provisiones que no son fiscalmente deducibles, entre las cuales destacamos las siguientes
a) Los derivados de obligaciones implícitas o tácitas.
b) Los relativos a retribuciones a largo plazo al personal. No obstante, serán deducibles las contri-
buciones de los promotores de planes de pensiones regulados en el Texto Refundido de la Ley

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA