Comentario al Artículo 526, sobre ejecución provisional de las sentencias de condena en Primera Instancia. Legiti­mación, de la Ley de Enjuiciamiento Civil

Autor:Carlos Vázquez Iruzubieta
Cargo del Autor:Abogado
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Solución injusta

El legislador ha encontrado la manera de dar una solución rápida al problema del atasco judicial suprimiendo las garantías de los ciudadanos al acceso de una revisión del primer pronunciamiento, antes de ver ejecutados sus bienes, conculcando con ello la presunción de inocencia. Ha pensado el legislador que con esta solución se evitaba crear más infraestructura acorde con las necesidades que la actual sociedad exige. El resultado será una protesta mayor y un más acentuado descrédito de la Justicia.

Ausencia de caución

La ejecución provisional sin caución (art. 526) para responder de los eventuales perjuicios para el caso que la sentencia fi rme revoque la decisión del Juez de 1ª instancia es una aberración jurídica. El argumento del legislador según se puede leer en la E. de M de esta Ley es que de este modo se posibilita a todos los ciudadanos, y en especial a los de escasos recursos el acceso a una solución rápida, dado que la caución sólo pueden prestarla los ricos. El argumento es demagógico y cínico porque basta acudir a las estadísticas para advertir que la inmensa mayoría de los procesos se llevan a cabo entre personas de recursos modestos, y que pocos son los pleitos de cuantías colosales. Así, pues, se despoja a un modesto o pobre, para ahorrarle tiempo y mejorar a otro de igual condición. Se ejecutará una sentencia que al cabo de los años si fuera revocada, quien debe repetir lo perdido con la ejecución provisional puede encontrarse con la desagradable sorpresa de que no lo recuperará porque quien carece de la posibilidad de afi anzar, seguro que carecerá de la posibilidad de devolver.

Peligro "mínimo"

Dice la Exposición de Motivos que la insolvencia posterior de quien ya ha cobrado es un peligro que "puede ser mínimo en muchos casos" (ver Capítulo XVI de la E. de M.), admisión de una realidad que se hace con increíble perversidad por la frase en sí misma y porque basta repasar los repertorios de jurisprudencia para advertir el gran porcentaje de sentencias revocadas. Lo que debe hacer todo legislador es evitar no unas cuantas injusticias, sino todas, y hacerlo de tal manera que no haya peligro de que se cometa ni una sola, pues de lo contrario la Justicia se convierte en una ruleta porque ningún condenado a pagar o a devolver sabrá si le tocará que el Juez de 1ª instancia acierte juzgando su...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA