La protección social del trabajador autónomo

RESUMEN

5.1. Introducción. 5.2. Principios básicos de la protección social del autónomo. 5.3. Deberes en materia de Seguridad Social. 5.4. Reducciones y bonificaciones previstas en la LETA. 5.5. Acción protectora. 5.6. La prestación por cese ¿Previsión de futuro?. 5.7. Mantenimiento de la excepción para los profesionales incorporados a mutualidades de previsión social alternativas.

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
5.1. Introducción

En este ámbito la LETA ha renunciado a realizar una regulación detallada, limitándose a establecer cuáles van a ser los principios básicos de la protección social del trabajador autónomo, dejando para una posterior regulación, la necesaria actualización del Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos en materia de Seguridad Social. Así, la LETA contiene una DA 15ª titulada Adaptación del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos en la que se prevé que en el plazo de un año el Gobierno presentará un estudio sobre la actualización de dicha normativa, que actualmente se encuentra en el parcialmente derogado Decreto 2530/1970 de 20 de agosto, estudio que debe prever las medidas necesarias para fijar la convergencia en las aportaciones y derechos de los trabajadores autónomos, con respecto a los del Régimen General de la Seguridad Social. En la actualidad ha transcurrido ya el referido plazo de un año, sin que se conozca de la existencia del referido estudio.

Pese a lo que acabamos de exponer, la LETA contiene un Título entero dedicado a esta materia, con diversas previsiones relevantes, entre ellas los principios básicos que deberán regir la protección social de los trabajadores autónomos en el futuro y que pasamos a exponer a continuación.

5.2. Principios básicos de la protección social del autónomo

En el ámbito de los principios básicos, de la nueva regulación se desprenden las siguientes ideas:

En primer lugar se hace una declaración de principios consistente en el reconocimiento genérico a los trabajadores autónomos del derecho a un régimen público de Seguridad Social que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad. Dicho reconocimiento genérico se liga al art. 41 de la Constitución, que es el artículo que establece dichas previsiones con carácter general para todos los ciudadanos.

En segundo lugar se declara expresamente que la protección social de los autónomos se instrumentará a través de un único régimen para todos los autónomos, que será el ya conocido Régimen Especial de la Seguridad Social de los Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos. Dicha declaración tiene de relevante recordarnos que hace ya tiempo que se ha renunciado a unificar los diferentes regímenes de seguridad social en un solo, y que, cuando menos respecto de los autónomos, no se prevé por el legislador su incorporación al régimen general.

En tercer lugar, de la nueva regulación se desprende, porque así se repite al menos en tres ocasiones en el texto normativo, que es voluntad del legislador que pese a que los autónomos continúen teniendo su propio régimen especial de Seguridad Social, se camine decididamente hacia una clara convergencia en aportaciones y derechos de los trabajadores autónomos respecto de los del régimen general de la Seguridad Social. Así se manifiesta tanto en la ya citada D.A. 15ª, como en la D.F. 2ª de la LETA que concretamente se titula Desarrollo de derechos en materia de protección social , como también en el art. 26.5.

5.3. Deberes en materia de Seguridad Social

La LETA dedica dos artículos a regular los deberes en materia de Seguridad Social del trabajador autónomo. Dichos artículos no establecen especiales novedades en la materia -con las excepciones que se dirán-, si bien, siendo el cuerpo normativo básico de los trabajadores autónomos, el legislador ha creído necesario que en el mismo se declaren sus obligaciones básicas respecto de la Seguridad Social que son las siguientes:

Afiliación: La afiliación al Sistema es obligatoria para los trabajadores autónomos, y además es, como ya es sabido, única para toda su vida profesional con independencia de las altas y bajas en los diversos regímenes de Seguridad Social.

Cotización: Se establece la obligación de cotizar al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos en los términos que ya recoge el art. 15 de la L.G.S.S.. Como novedades de la nueva regulación se introducen las dos siguientes:

Se deja abierta la posibilidad de que se establezcan bases de cotización diferenciadas para los trabajadores autónomos económicamente dependientes.

Se deja abierta la posibilidad de establecer reducciones o bonificaciones en las bases de cotización o en las cuotas de Seguridad Social de determinados colectivos en atención a sus características personales o a las profesionales de su actividad.

La D.A. 7ª contiene una habilitación normativa para que sea la Ley de Presupuestos Generales del Estado de cada año la que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS