Prólogo. El derecho de las mujeres a la palabra

Autor:Juana Gallego
Páginas:23-25
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 23

Durante mucho tiempo se consideró que las diferentes disciplinas académicas -empezando por las humanas, pasando por las sociales y acabando por las experimentales- reflejaban el conocimiento de una forma objetiva y neutral, y que recogían la experiencia humana en su totalidad. Poco a poco, primero por la acción del feminismo, y más tarde por las aportaciones de las académicas feministas, se empezó a cuestionar esta supuesta universalidad y neutralidad del conocimiento, poniendo de relieve que la experiencia humana que reflejaban había expulsado, invisibilizado o relegado a los márgenes o a la irrelevancia a las mujeres, la mitad de la humanidad.

En unas jornadas que se celebraron en Barcelona en 1982 bajo el título de El androcentrismo en la ciencia, auspiciadas precisamente por el ICE de la Universidad Autónoma de Barcelona, algunas participantes se sorprendieron al comprobar que dejar fuera a las mujeres como sujeto y como objeto de conocimiento era tanto como si la química hubiera prescindido de la mitad de los elementos de la tabla periódica. Desde entonces no ha hecho sino crecer el número de aportaciones teóricas (casi siempre producto de mujeres académicas) que han analizado cómo se han conformado los diferentes campos disciplinares y cómo ha afectado a esta elaboración del conocimiento la ausencia de representación femenina, tanto como sujetos de la acción como de objeto de estudio representativo de la experiencia humana.

Actualmente hablamos de introducir la perspectiva de género en todas las disciplinas académicas, y en este sentido la Universidad Autónoma de Barcelona lidera una iniciativa que hay que saludar muy calurosamente porque representa hacer una relectura crítica del conocimiento en todas

Page 24

sus manifestaciones, de cómo se ha conformado, de cómo las leyes de la naturaleza han devenido en normas sociales que rigen la vida en comunidad.

Y ya que de regir hablamos, ninguna disciplina como la del derecho para hacer una revisión que cuestione los discursos normativos que han reglamentado la vida social. Quién ha elaborado esos discursos, con qué planteamientos, con qué objetivos. Cómo esos discursos han modelado nuestra existencia, cómo han sancionado los comportamientos, de qué manera las mujeres han sido representadas o construidas como sujeto y como objeto del ordenamiento legal.

En este sentido creo que hay dos aspectos que habría que diferenciar: primero el ser sujeto de conocimiento, es decir...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA