Prólogo

Autor:Dámaso de Lario
Páginas:13-17
 
EXTRACTO GRATUITO
13
PRÓLOGO
Este libro es, en buena medida, producto de la curiosidad que, hace casi
medio siglo, me despertó el examen de los papeles y las historias que encontré
en el archivo del Real Colegio de España –antes Colegio de San Clemente de
los Españoles– en Bolonia. Me interesaron, primero, las vidas y los destinos
de muchos de los que habían vivido entre aquellos muros trecentescos varios
siglos antes, a la sombra de la memoria del fundador de aquella Casa, el car-
denal Gil de Albornoz. Y, tirando del hilo, me acabaron por interesar también
las vidas y los destinos de quienes en España habían formado parte de los
colegios que se fundaron en la estela del cardenal. Porque gran parte de esos
hombres –nunca hubo mujeres en los colegios medievales y modernos– fue-
ron a engrosar las las de los dirigentes y ociales públicos de la Monarquía y
de las dignidades de la Iglesia en el Antiguo Régimen.
De igual manera este es un libro salido “del túnel del tiempo”, en un doble
sentido: personal y temático. El primero, que poco puede interesar al lector,
se reere a la investigación que está en su origen; se inició en los años 70 del
siglo XX y, con las discontinuidades inherentes a los avatares de mi ocio
diplomático, me ha venido acompañando hasta hoy. Más interesante puede
resultar el segundo sentido que le doy a ese “tiempo”.
La aparición de la obra del norteamericano Richard Kagan sobre las uni-
versidades y la sociedad en la España Moderna (1974) supuso una completa
renovación en el estudio de esas instituciones y del papel que jugaron en la
formación de las elites burocráticas del periodo. Esa publicación iba a coinci-
dir en el tiempo con las de Janine Fayard (1979) y Jean-Marc Pelorson (1980)
sobre los miembros del Consejo de Castilla con Felipe IV y los letrados de
Felipe III respectivamente. A partir de ahí fueron apareciendo toda una serie
de estudios sobre los Consejos, consejeros y altos y medios ociales de la Mo-
narquía, que han enriquecido considerablemente nuestro conocimiento del
aparato burocrático del Estado Moderno. No podemos olvidar, sin embargo,
la deuda intelectual contraída con el maestro José Antonio Maravall en su
obra pionera Estado Moderno y Mentalidad Social (1972).
Simultáneamente se produjo una epifanía en el ámbito de la historia de
las universidades, liderada en Valencia por Mariano Peset –decano de los
historiadores de las universidades españolas– que produjo un espléndido in-

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA