Prólogo

Autor:Juan Ramón Montero
Cargo del Autor:Presidente del Consejo Arbitral para el Alquiler de la Comunidad de Madrid
Páginas:11-16
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 11

Todo prólogo conlleva forzosamente el conocimiento de la obra posterior. La relación del producto ajeno, en este caso el texto prorrogado, implica igualmente el conocimiento particular, el criterio y la interpretación que el autor del mismo realiza sobre aquella obra.

De este modo debo entender estas líneas, como una invitación al recuerdo, tributarias del desarrollo de la iniciativa de la Comunidad de Madrid para la creación del Consejo Arbitral, con el objetivo de facilitar y promover el arbitraje inmobiliario en materia arrendaticia. Ese recuerdo confirma el acierto y la oportunidad política de su nacimiento.

España se ha significado por su desaforada inclinación a la adquisición de viviendas en propiedad, de este modo ya en las etapas iniciales de la vida profesional, numerosas parejas o ciudadanos, ocho de cada diez, optan por la adquisición de la vivienda en lugar de optar por el alquiler de la misma, como sucede prácticamente en la totalidad de los países más desarrollados, de nuestro entorno, en donde, en naciones como Alemania o Suiza, solo cinco de cada diez se embarcan en la compra de su vivienda.

Probablemente en esta opción han pesado no sólo recuerdos de rentabilidades pasadas, centradas casi exclusivamente en el mercado inmobiliario, sino las dificultades que han existido para acceder en arrendamiento al mismo.

La coincidencia de aquella situación con una, podríamos decir que perversa, incitación al consumo de los productos financiados, que llevaban a convencer a cualquier joven, trabajador o ciudadano de que ya en los inicios de su vida productiva podían, endeudándose gravemente, hacer frente al mercado de la vivienda con ofertas de coloridos y perfumados préstamos, mucho más fáciles de firmar

Page 12

que de pagar, que hacían prácticamente igualable la realización de una hipoteca al pago de una renta. Lo anterior ha dado lugar a que no pocos jóvenes, en lugar de atender en primer lugar a su consolidación profesional y a fomentar un ahorro que le permitiera acceder al mercado con madurez, capacidad y solvencia suficiente para hacer frente al bien deseado, fueran embarcados en aventuras comer-ciales que ocasionaron, unidos a otras especulaciones y circunstancia, el reventón del boom inmobiliario que dio lugar a la crisis que en estas fechas estamos remontando.

En esa crisis, que no sólo rompió la actividad de la construcción, sino que dio lugar a el empobrecimiento y la falta de capacidad económica de la mayoría de los ciudadanos, la Comunidad de Madrid decidió acometer este proyecto. Se pretendía agilizar el acceso a la vivienda precisamente a través del arrendamiento de la misma, con las ventajas que supone no sólo para su acceso sino para la movilidad y disposición que exigen los tiempos actuales.

Aquella iniciativa se ha confirmado como un acierto, que ha permitido...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA