Prólogo

Autor:Ramón Duran Rivacoba
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho Civil
Páginas:13-17
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 13

Los antiguos alumnos constituyen el mejor bagaje humano, e incluso profesional, con que cuentan los docentes. A menudo pienso que los propios protagonistas no son del todo conscientes de su intrínseco valor para quienes les guiaron durante su etapa de formación. En ella se produce una comunidad de saberes y relaciones bilaterales que perduran a lo largo del tiempo. Llama poderosamente mi atención cuando recibo contactos de antiguos alumnos, en los que a menudo me recuerdan, junto con los aciertos, los errores cometidos, y que, sin duda, constituyen un acicate para intentar la mejora progresiva en el cometido académico. La memoria es siempre selectiva, y, por mi parte, albergo una tendencia pertinaz a omitir eventos poco gratificantes, por lo que resulta de muy alto interés que a uno de adviertan de los fallos. Nada mejor hay que aprender de pasados yerros.

Sin embargo, debo reconocer que no responde a esta realidad el caso de la doctora Barrón Arruches, quien amablemente me ha solicitado el prólogo del Libro que ve ahora la luz. Fue alumna mía en la Universidad de Navarra y dio tempranas muestras de un impulso intelectual que le condujo por el arduo camino del doctorado. Así como en ocasiones el profesor se devana los sesos buscando fórmulas que inviten al alumno a leer obras no necesariamente ligadas con los estrictos manuales, que amplíen sus horizontes y permitan plantearse nuevas interrogantes y metas, la doctora Barrón siempre fue una buena muestra de lo contrario. Acudía motu proprio al consejo autorizado para orientar su afición por el Derecho, que ahora despliega en el ejercicio forense. Su iniciativa encontró eco, viéndose apoyada por destacados civilistas, que fomentaron y dirigieron sus primeros pasos profesionales, entre los cuales, por gustosa obligación de justicia, deben citarse a los Profesores Arechederra Aranzadi, De Ángel Yagüez y Hernández Moreno. Todos ellos tuvieron un papel destacado en su formación, ya sea en las tareas investigadoras, docentes y de la abogacía.

Page 14

La obra que presento constituye una versión actualizada de su tesis doctoral, dirigida por el profesor Arechederra, quien con excelente criterio resultó elegido en el desempeño de su magisterio, acaso por la bien ganada fama que tiene de verdadero experto en combinar las materias con las aptitudes de los llamados a emprenderlas. Son numerosas las muestras en forma de Libros publicados que avalan mis afirmaciones. En el caso que me ocupa...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA