Prólogo

Autor:Pedro Sanz Alonso
Cargo del Autor:Presidente de la Comunidad Autónoma de La Rioja
Páginas:15-17
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 15

Hace ya más de ocho años, el Gobierno de La Rioja estableció como una de sus prioridades políticas para impulsar el desarrollo regional la modernización de su Administración pública. Los retos a los que ésta se tenía que enfrentar eran importantes, como lo muestran significativamente algunas cifras que marcan la evolución de la Administración riojana en este tiempo. Así, se ha pasado de unos dos mil empleados públicos a más de ocho mil, y de gestionar unos treinta mil millones de las antiguas pesetas a más de ciento cincuenta mil millones. Además, el período fuerte de traspasos se realizó, salvo en el caso del INSALUD, en apenas cuatro años.

Pocas veces se reflexiona sobre este hecho y menos sobre los medios que han sido necesarios para que se haya producido el «milagro autonómico» español. Esto ha sido posible, en buena parte, gracias a una importantísima adaptación de la Administración pública tradicional. Por eso no llevan razón los que han dicho que la transición política no ha llegado a la Administración. Hoy se puede decir que las transformaciones experimentales en el campo público no tienen parangón en nuestra historia y que la Administración ha estado a la altura que exigía el necesario cambio político deseado por los españoles hace ahora veinticinco años.

La necesidad ha hecho que las Administraciones públicas españolas se modernizasen estos años, y en La Rioja quisimos, además, liderar la etapa final y más importante de las transferencias. Para ello se requería de un fuerte liderazgo político, que asumí personalmente, y de un grupo humano que estuvo encabezado durante más de seis años por Manuel Arenilla como Consejero responsable del Gobierno de La Rioja. El proyecto inicial se plasmó en el Plan de Modernización de la Administración de la Comunidad Autónoma de La Rioja, cuyo objetivo y motor de acción era situar «al ciudadano, a la persona, en el centro de atención del quehacer político y administrativo, pero no en su carácter pasivo o receptor de beneficios, sino, esencialmente, como actor de sus derechos y oportunidades».

Tras cuatro años de trabajo se realizó una evaluación del plan que se plasmó en el libro El proceso de modernización en la Administración Pública.

Page 16

El caso de La Rioja, elaborado por los funcionarios y empresas que habían colaborado en aquél. Quisimos contar nuestra experiencia mostrando lo que había salido bien, pero también aquello en lo que habíamos tenido dificultades.

Durante esos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA