El proceso emprendedor

Autor:José C. Sánchez-García - Brizeida R. Hernández-Sánchez
Páginas:88-112
 
EXTRACTO GRATUITO
José Carlos Sánchez García & Brizeida R. Hernández-Sánchez Página!%%!
4.- EL PROCESO EMPRENDEDOR
El análisis histórico, así como el acercamiento a las diferentes perspectivas teóricas,
desarrollados en los capítulos precedentes nos permiten sentar las bases para formular
un modelo que trate de recoger todas estas aportaciones, y que en la literatura se han
venido considerando de manera aislada. En la Figura 4.1 representamos de manera
esquemática dicho modelo y que hemos denominado, modelo de desarrollo del proceso
emprendedor, dado que el emprendimiento lo entendemos como un proceso, un proceso
que se desarrolla -o se debe desarrollar- en los primeros estadios del ciclo evolutivo.
Figura 4.1. Modelo de desarrollo d el proceso emprendedor. Fuente: elabor ación propia
Tradicionalmente la literatura ha atendido, principalmente, a las fases finales del
proceso, es decir, a la creación y explotación de oportunidades, haciendo incapié en el
desarrollo o crecimiento y en la sostenibilidad de la empresa. En sus comienzos, como
vimos en el desarrollo histórico, estos aspectos estaban unidos al análisis del contexto
económico. Más adelante se unieron los factores personales y sociales como elementos
El proceso emprendedor
José Carlos Sánchez García & Brizeida R. Hernández-Sánchez Página!%&!
importantes y explicativos en la creación de empresas. Las limitaciones de estas
propuestas es que no consideraban los antecedentes, las fases previas que permitían
llegar a la creación de empresas, nos estamos refiriendo a la intención emprendedora. A
partir de aquí surge todo un movimiento teórico, recogiendo las aportaciones de la
psicología social sobre actitudes y creencias, principalmente, y que veremos en un
capítulo posterior. En definitiva, los académicos desvían la mirada hacia la gestación,
cómo se gesta la idea de crear una empresa, sin desatender por supuesto los otros
aspectos de la creación de empresas. Llegados aquí, y dado que el análisis de la
intención emprendedora pasa, inevitablemente, por el estudio de las actitudes, algunos
investigadores se plantearon hasta qué punto podemos educar o modificar estas
actitudes. Surge así el planteamiento de la educación, de la educación emprendedora.
El modelo que presentamos en la Figura 4.1 es un modelo de trabajo, un modelo que
está basado en los trabajos e investigaciones que venimos desarrollando en nuestro
grupo de investigación IDEM-USAL. Se trata de un modelo de trabajo, porque
pensamos que los investigadores pueden ajustarlo a sus áreas específicas de
investigación; además, es un modelo abierto, en el sentido de que se pueden agregar o
eliminar fácilmente constructos adicionales, dependiendo del estado actual de
conocimientos. En aras de la parsimonia, no hemos incluido variables en este modelo,
pero serán discutidas en los siguientes capítulos correspondientes a cada uno de los
procesos explicitados en dicho modelo. Obviamente, el modelo es más un marco
general de trabajo que un modelo teórico real. Sin embargo, ofrece algunos
planteamientos para el estudio del emprendimiento.
Primero, el modelo contempla el proceso emprendedor como un todo, como una
Gestalt, que va desde la educación hasta la consolidación (o cierre) de la idea
emprendedora. Aunque esté representado longitudinalmente, este proceso es cíclico. La
educación, formación, es importante en todas las fases del proceso, las características de
esta formación variarán en función del proceso que estemos considerando.
Segundo, la persona está en el centro y en todas las fases del emprendimiento, lo que
lleva a la idea de que diferentes características personales son importantes en diferentes
fases. Por ejemplo, en la identificación de oportunidades, la acción es importante para
identificar y desarrollar una oportunidad empresarial. Los emprendedores con una idea

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA