El problema de la vivienda

Autor:Pedro Cabello
Cargo:Registrador de la Propiedad
Páginas:878-880
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 878

El problema de la vivienda. Fórmula económico-jurídica que podría resolverlo, por José Luis González Santander, Abogado.- Presentación: José Antonio Elola; prólogo: Pascual Marín Pérez. Editorial Cabal. Madrid, 1960.

Es una breve obra, muy interesante y con gran claridad en sus apreciaciones, que intenta dar soluciones a problemas de tanta envergadura como el de la vivienda. El presentador y el prologuista dan también opiniones que hay que tener en cuenta.

Los temas a tratar, concisamente, son innumerables para una nota: colocar a todos los españoles en un plano de igualdad económica, en cuanto a las categorías de viviendas se refiere: aumento de rentas antiguas; facilidad para encontrar viviendas de alquiler; ocupar viviendas deshabitadas; facilitar permutas de pisos; modernizar las viviendas y conservar los inmuebles, hoy amenazados de ruina; revalorizar la propiedad urbana; interesar al capital privado en la construcción de viviendas; financiar la construcción de viviendas nuevas; acceso a ia propiedad, etc.

Obra de fe y de juventud, valiente y audaz, dice verdades como puños. Situación de privilegio para los ocupantes de viviendas antiguas en relación con los de viviendas actuales o realquiladas: agravamiento paulatino del problema de locales habitables, por un desorbitado principio proteccionista; injusticia en el menos-Page 879precio de los intereses del propietario, muchas veces modesto, y en perjuicio de la clase media, tan castigada siempre; retraimiento del capital privado a construir, etc. Pero a veces va más allá de las posibilidades actuales, salvo que caigamos en regímenes opresores( prohibición de viviendas desocupadas y utilización de más de una: dicho así, es insostenible esa posición y hasta demagógica; matizada, hay mucho de verdad).

Destaca 27 hechos que merecen reflexión, pues son tales verdades que al leerlos, aunque a veces haya pensado en ellos, se pasa hasta vergüenza de que existan. Mal para quien no les suscriba íntegramente. Son latigazos merecidos y aleccionadores.

La justificación doctrinal, irreprochable, con frases tajantes: «De estos ingresos nadie ha separado la parte de la vivienda que en un presupuesto familiar ordenado y prudente se admite que debe oscilar entre el 20 y el 25 por 100... Se han aumentado, en cambio, las compras de artículos no imprescindibles...» Reproche justo y que convendría insertar en carteles colocados en todas las esquinas, incluso contra la prohibición de fijar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA