Principado de Asturias: el alcance de los movimientos vecinales

Autor:María Rosario Alonso Ibáñez
Páginas:937-961
 
EXTRACTO GRATUITO
937
XXXV
Principado de Asturias: el alcance
de los movimientos vecinales
MARÍA ROS ARIO ALONSO IBÁÑEZ
Sumario.– 1. TRAYECTOR IA Y VALORACIÓN GENE RAL.–2. L EGISLACIÓN.–A) Medio rural.–B)
Biodiversidad.–C) Sector público.–D) Litoral.– E) Espacios naturales.–F) G estión forestal.–3. ORGANI-
ZACIÓN ADMIN ISTRATIVA.– 4. EJECUCIÓN.–5. JURISPRUDE NCIA AMBIEN TAL DESTACADA.– 6. PROBLEMAS: CON-
FLICTOS Y ESTADO DE LOS RECU RSOS NATURA LES.–7. LISTA DE RESPONSABLE S DE LA POLÍTICA AMBIEN TAL.–8.
BIBLIOGRA FÍA
* * *
1. T RAYECTOR IA Y VALORACIÓN GENERA L
No hemos podido ver terminar el año 2013 sin que, nuevamente, se hayan pues-
to de relieve las dificultades que atraviesa esta comunidad autónoma para poner un
punto de inflexión sobre el amplio abanico de las cuestiones medioambientales, y que
traen en última instancia causa de la situación de un Gobierno autonómico que se en-
cuentra en situación de debilidad, por unas u otras razones, año tras año, y sea del co-
lor que sea. Desde el pasado 2010 el Principado de Asturias está viviendo una situación
de inestabilidad política continua que no parece tener fin. Los apoyos parlamentarios
de actual ejecutivo apenas han podido durar un año, el que comentamos, tras haberse
suscrito en el anterior un acuerdo de legislatura entre tres fuerzas políticas mayorita-
rias en la Junta General (FSA-PSOE, IU y UPyD), acuerdo que parecía sentar las bases
para superar la situación de bloqueo político e institucional y de parálisis económica
y administrativa que había caracterizado a los años 2010 y 2011. Dicho acuerdo no era
un programa completo de gobierno, pero sí constituía un programa de prioridades
compartidas para ser desarrolladas en el marco de la IX Legislatura –recordemos,
reducida a tres años–, y alentaba una serie de compromisos de los partidos políticos
Observatorio de políticas ambientales 2014
938
llamados a tener una repercusión importante en la futura política ambiental asturia-
na. Como decimos, los citados apoyos parlamentarios se han roto, y en un escenario
crítico para las cuentas públicas. No en vano, el Gobierno se ha visto abocado a una
nueva prórroga presupuestaria para el 2014, y a sostener el programa de prioridades
en solitario.
Afortunadamente, el Gobierno mantiene con otras fuerzas –sindicatos y patronal–
un acuerdo de concertación social, que ha podido cerrarse tras siete meses de nego-
ciación. El «Acuerdo por el empleo y el progreso de Asturias 2013-2015», con una
dotación de 2.279 millones de euros. Del montante total, 173 millones se los llevará
la denominada «Agenda asturiana de empleo», que engloba los capítulos relativos a
la formación, el estímulo del empleo y la salud laboral; 299 serán para dinamización
económica, 306 para cohesión social –vivienda, dependencia y salario social– y 1.500
millones para inversiones. Financiación, como puede verse, que tiene que ver con
la promoción de la actividad económica, con el empleo o la protección social, con
recursos importantes para políticas de vivienda y medidas para preservar la sanidad
y la educación. Sin embargo, como puede verse también, las diversas realidades que
abarca el concepto del medio ambiente no han sido objeto de atención específica en
este acuerdo, muy revelador respecto del peso que el medio ambiente tiene no en la
acción del Gobierno, sino en los asuntos que más preocupan a los representantes de
empresarios y sindicatos en esta región.
Lo dicho hasta este momento es una muestra más de esas contradicciones que
acontecen en Asturias, tal como venimos observando desde nuestro primer informe.
Asturias parece enfrentada permanentemente a eternas disyuntivas, entre su condi-
ción netamente industrial y su raíces rurales y privilegiada naturaleza, entre el “sitio”
que acoge al medio ambiente y el “peso” que éste realmente tiene en la acción pública,
entre la constatación de la actitud que los ciudadanos tienen ante el medio ambiente
–no es una cuestión que les preocupe– y los logros alcanzados por la lucha vecinal, que
han sido capaces de paralizar en los tribunales diversas actuaciones o infraestructuras
con repercusiones medioambientales muy significativas.
En efecto. El Consejo Económico y Social del Principado de Asturias, que viene
analizando periódicamente la situación medioambiental en la región, ha puesto de
manifiesto, en su informe hecho público este año, que los problemas medioambien-
tales han perdido protagonismo, desplazados por otros más urgentes, o más del día a
día, muy especialmente, los que afectan a la situación de desempleo y de crisis econó-
mica que padecemos. Ciertamente, el informe del CES constata, en relación a la acti-
tud de los asturianos ante el medio ambiente, que los problemas medioambientales no
figuran entre los que más les preocupan, y que pese al arraigo que comienzan a tener
algunos hábitos de consumo sostenibles, una parte importante de ciudadanos vive de
espaldas a ellos. Sin embargo, y de ahí la contradicción a la que antes nos referíamos,
son los movimientos ciudadanos, en su lucha frente a las actuaciones de las diversas ad-
ministraciones públicas, los que están desarrollando una serie de iniciativas en defensa
de la legalidad medioambiental, creando realmente un frente común de resistencia

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA