El primer contacto con el derecho: la percepción