La celebración del primer centenario de la constitución de 1812

Autor:Carlos Pulpillo Leiva
Páginas:457-471
 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 457

Introducción

La celebración del Bicentenario de la Constitución de 1812 es uno de los actos culturales más importantes del año 2012. Tanto en la ciudad de Cádiz como en otras partes de España se realizan, a lo largo de todo el año, diferentes actos que conmemoran la primera Carta Magna de la Historia de España. Para la coordinación de las acciones culturales se ha creado –en 2006– la Comisión para la conmemoración del II Centenario de la Constitución de 18121, cuya Presidencia de Honor recae en los Reyes de España y en la que están representados personajes tanto del gobierno nacional, de los autonómicos, los provinciales y los locales, estos dos últimos de la provincia de Cádiz.

Con la celebración se quiere mostrar la importancia actual que posee el proceso constitucional que configuraron los diputados gaditanos en 1812. Como resumen podemos acudir al discurso que D. Juan Carlos I realizó en el Oratorio de San Felipe Neri2–el 19 de marzo de 2012– en el que sintetizó los valores más importantes de 2012 y que se han encargado de destacar en las celebraciones, tareas importantes que los diputados de las cortes de Cádiz nos transmitieron a través de la Carta Magna de 1812, tales como la unidad, la soberanía, la libertad, los derechos… además de destacarse la importancia de la empresa colectiva –junto con Hispanoamérica–.

Hace un siglo, es decir en 1912, las celebraciones de la conmemoración del Centenario de la Constitución de Cádiz también fueron importantes y sirvieron para poner de relieve la moral y los valores que aquellos diputados reunidos en Cádiz tuvieron para promulgar, en nombre del “deseado” Fernando VII, la primera Constitución de la Historia de España.

Page 458

En este sentido, el objetivo del trabajo es mostrar cómo se configuraron y se desarrollaron aquellos festejos, sobre todo en la ciudad de Cádiz, junto con la significación que estos tuvieron en aquella España de 1912.

1908-1912: Un cuatrienio difícil para España

El cuatrienio que va de 1908 a 1912 es una época problemática. España aún está sumida en el desencanto y crisis de conciencia debido a la pérdida de las última colonias en 1898. Además el joven Alfonso XIII, que tenía por aquel entonces 22 años, tiene que hacer frente a nuevos problemas derivados de la política internacional –como la cruenta guerra de Marruecos– que se derivará también en diferentes problemas sociales de carácter interno.

Políticamente los cuatro años están marcados por dos políticos importantes dentro del turnismo impuesto tras la restauración canovista –avalado por la constitución de 1876– como son Antonio Maura3(partido conservador) y José Canalejas4(Partido Liberal)5. El primero de ellos representando a un grupo de carácter regeneracionista desarrolla, como comenta Luis Palacios, una “revolución desde arriba” en todas las esferas del Estado6. Sin embargo, tuvo que hacer frente a graves problemas como la Semana Trágica de Barcelona (del 26 de julio al 2 de agosto de 1909 que provocó su caída del gobierno) o la situación en Marruecos que empeoró a lo largo de la época a pesar de que finalmente se creó el Protectorado en la firma del Tratado Hispano-Francés de Fez (27 de noviembre de 1912), siendo presidente el Conde Romanones. Como contrapunto al maurismo se puede situar al liberal José Canalejas, siguiendo con un modelo de reformas y un importante fortalecimiento del poder. Encarna el llamado regeneracionismo de izquierdas. Sin embargo, no estará exento de problemas como el religioso, el social y el catalán, sin obviar el mencionado Tratado de Fez. Su importante labor en la gestión del Estado fue la causa de su asesinato el 12 de noviembre de 1912 a manos de Manuel Pardiñas en la Calle Carretas de Madrid.

Para finalizar se puede decir que el año 1912 es un “año bisagra” dentro del reinado de Alfonso XIII dado que el mencionado asesinato de Canalejas significó que dejasen de funcionar partidos tal y como fijaba el turnismo.

Page 459

Una precedente: el 2 de mayo de 1908

Como se puede comprender, la celebración del primer centenario de las Cortes de Cádiz, al igual que en la actualidad, estuvo enmarcada dentro de la conmemoración de la gesta de centenario de la Guerra de la Independencia. En este sentido, fueron muchos los actos y festejos realizados en diferentes lugares de España –Zaragoza, Badajoz, Gerona…– destinados a recordar dichos acontecimientos.

Un precedente que sirvió como punto de partida a esta conmemoración fueron los festejos organizados para el centenario del 2 de mayo madrileño. Aunque se celebraban desde antaño esta vez tuvo una especial significación por el cumplimiento de la centuria de los hechos.

La Casa Real, con Alfonso XIII a la cabeza, tuvo una especial presencia en la celebración de los actos que conmemoraron el centenario en la capital. Madrid fue engalanada para la ocasión y se embaucó a la población en la fiesta como una manifestación del recuerdo de unos hechos que significaron el nacimiento de España como Nación de Ciudadanos y que fue uno los momentos fundacionales de la actual España7.

Previamente el Gobierno constituyó una comisión organizadora formada, entre otros, por el conde de Peñalver, Benito Pérez Galdós, Alberto Aguilera, Mariano de Cavia, Mariano Benlliure, Agustín Querol, Amós Salvador, Miguel Moya, Nicolás Puga o Adelardo Ortiz de Pinedo. Esta se encargó de la organización de los festejos.

La presencia de la Monarquía en la celebración se manifiesta gracias a la activa participación que tuvo en los diferentes actos conmemorativos, además del patronazgo de los mismos. A pesar de la importante implicación de la Casa Real en los actos el Presidente del Consejo de Ministros, el mencionado Antonio Maura, realista ante el posible peligro que podía correr el Rey y su familia en los festejos se oponía a la participación directa en los mismos. Sin embargo, sus argumentos no valieron para convencer al joven Alfonso XII que estuvo con su familia en la procesión cívica y en los diferentes actos tanto civiles como religiosos.

Además la importancia del evento también se manifiesta en la presencia que tuvieron en la prensa española de la época. Los grandes rotativos sitúan en primera plana y con grandes titulares el desarrollo de los actos festivos y destaca de manera especial la importante presencia de los reyes en los actos conmemorativos8.

Madrid celebró varios días de festejos destinados a conmemorar el centenario9:

Page 460

  1. - El 2 de mayo de 1908 a las diez de la mañana se organizó una misa de campaña en la plaza del Dos de Mayo. Fue oficiada por el Obispo de Sion y a la que asistió toda la Familia Real, que se dio un “baño de masas”.

Como acto simbólico la Infantería dedicó una corona de flores a la memoria de los héroes Daóiz y Velarde y se hizo llegar otra corona a la Plaza del Rey en honor del teniente Ruiz.

Desde la Plaza del Dos de Mayo la comitiva se dirigió a la basílica de San Francisco el Grande lugar donde se celebró una función religiosa por las víctimas de la guerra, dirigida por el Padre Calpena.

El gran acto del día y que sirvió para embellecer toda la ciudad fue la procesión cívica. Se situaron tribunas, destacando las del Paseo de Prado en las que situaron tanto a la Familia Real como a las grandes personalidades del Estado. Además todo el recorrido estuvo adornado con flores y colgaduras que mostraron la belleza del Madrid de comienzos de siglo.

La participación del pueblo madrileño también fue importante con júbilo y entusiasmo como muestran las imágenes de la celebración. Acudieron gentes de distintos lugares de España para presenciar estos los actos, junto con diversas Comisiones Militares. Por tanto, se puede decir que las diferentes clases sociales españolas participación con alegría en la celebración.

La procesión estaba compuesta por carrozas –que fueron enviadas de diferentes zonas de España como Andalucía, Castilla la Nueva o Castilla la Vieja–, bandas de música, pasodobles… que alegraron las ocho horas de actos conmemorativos.
2.- El 3 de mayo, Alfonso XIII inauguró un monumento a las víctimas de la lucha del Dos de Mayo, realizado por el escultor Aniceto Marinas10y emplazado en la glorieta de San Bernardo. También se puede mencionar que en Móstoles se inauguró la estatua del Alcalde Andrés Torrejón, como uno de los héroes importantes del alzamiento contra el invasor francés.
3.- El 5 de mayo el Rey se inauguraron unas lápidas conmemorativas del centenario situadas en:
– En el pretil del muro de las reales caballerizas;
– En la Fachada del Ministerio de Gobernación; y
– En la Plaza del Dos de Mayo.
4.- Por último, el 6 de mayo, el Rey se trasladó a Segovia para presentar las placas y monumentos destinados a conmemorar a los héroes Daóiz y Velarde.

Resumiendo, los actos estuvieron compuestos por misas, desfiles militares, concursos de carrozas, un desfile de batallones escolares en el que participaron todos los colegios de la capital, becerradas, sesiones de zarzuela en el teatro Apolo, y verbenas. Se celebraron en una ciudad volcada, día y noche muchos de los principales edificios de la ciudad permanecieron con sus luces encendidas, en recordar aquella jornada histórica.

Page 461

Las conmemoraciones gaditanas

La organización de los festejos gaditanos

La idea de llevar a cabo la conmemoración de la Constitución de Cádiz fue en primer lugar del alcalde de la ciudad en el año 1905, Luis Gómez de Aramburu. Aunque quien la recogería y fue verdaderamente el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA