La prevención del acoso escolar: especial referencia a los centros educativos

Autor:Ana Mª Pérez Vallejo - Fátima Pérez Ferrer
Páginas:31-46
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 31

La complejidad del acoso escolar exige que la actuación ante este tipo de maltrato presente en la infancia y adolescencia, adopte un carácter esencialmente preventivo-educativo. Las actividades formativas sobre educación en valores, educación en Resolución de Conflictos y la Mediación, nos resultan prioritarias tanto para docentes, padres y menores o adolescentes; así como su implementación uniforme en los Centros educativos de las distintas Comunidades Autónomas. Estos mecanismos se nos presentan como instrumentos especialmente aptos para evitar el acoso escolar y minimizar sus consecuencias en sus primeras fases.

Por tanto, las perspectivas de futuro discurren o deben centrarse, en un primer estadio, por la prevención, con respuestas eficaces desde el ámbito educativo44. A nuestra sociedad le interesa y urge prevenir la aparición de estas conductas violentas y disminuir sus consecuencias45. A tal efecto, debe seguirse en los Colegios las directrices de la primera Conferencia de la Comisión Europea sobre Seguridad en la Escuela, que tuvo lugar en Utrecht en febrero de 1997, que ya ratificó como necesario y urgente, que en los Centros educativos europeos se implementen y lleven cabo medidas de prevención de la violen-

Page 32

cia escolar. Los diversos estudios en la materia revelan, pues, que es necesaria una cierta dosis de implicación o colaboración de padres, centros educativos y sociedad en general; es decir, una intervención simultánea, como única vía posible de prevención del acoso escolar. Con una mayor implicación de la educación y sus agentes aunando esfuerzos compartidos o colaborativos podrán lograrse "mayores y mejores resultados que superen las dicotomías que obstaculizan la labor educativa, provocando falsas disyuntivas entre teoría y práctica, entre teóricos y prácticos y entre escuela y sociedad46. Así, puede afirmarse que el abordaje del acoso ha de ser global ya que, como se ha puesto de manifiesto, produce efectos negativos para todas las partes implicadas, incluido el propio Centro.

Algunos estudios proponen sugerencias prácticas para la prevención que paulatinamente se van implementando en algunos Centros47: talleres de preparación para padres, programas de formación y asesoramiento para padres desde Ayuntamientos, AMPAs, preparación técnica y psicosocial del profesorado, (entrenamiento en habilidades sociales, en gestión de conflictos, etc.). Potenciar la función del tutor, incrementar el número de orientadores en los centros escolares, implementar los medios para que las consecuencias de los actos violentos recaigan sobre quienes los realizan y, en ningún caso, sobre las víctimas; de modo que no sean éstas quienes tengan que cambiar de centro escolar. etc. Estas son algunas de las medidas y su puesta en práctica dependerá de su idoneidad en cada ámbito, de los recursos disponibles y de la voluntad política para implementarlas. Y aunque bien es cierto, que será inevitable que surjan conflictos en el ámbito educativo, es necesario que los centros educativos desarrollen programas de ayuda específicos y medidas necesarias para promover la paz y prevenir las manifestaciones de violencia48.

Page 33

Las investigaciones realizadas al respecto apuntan claramente en este sentido. Así, DÍAZ AGUADO propone desarrollar la prevención integrando características de los programas específicos contra el acoso desde una perspectiva amplia, que permita superar las contradicciones más habituales y rechazar todo tipo de violencia, así como el modelo de dominio-sumisión en el que se basa. Y se destacan, como elementos clave para la prevención, el desarrollo de la cooperación a múltiples niveles y el currículum de la no-violencia49. En la misma línea, otro estudio más reciente analiza los efectos de un Programa de Ayuda entre Iguales para mejorar la convivencia escolar y prevenir el maltrato entre iguales en relación con el bullying ; y sus conclusiones manifiestan la satisfacción de los diferentes sectores de la comunidad educativa sobre su puesta en práctica50.

Sobre el particular cabe reseñar que la Memoria de la Fiscalía General del Estado (2013)51refiere un "continuo descenso" de los casos de acoso escolar gracias a las actuaciones preventivas de los colegios y a su vigilancia de la violencia en el ámbito escolar. En esta línea, Save the Children España sigue trabajando para acabar con esta lacra porque considera que todos los niños y las niñas sin excepción tienen derecho a ser protegidos de todas las formas de violencia y al desarrollo de todo su potencial de aprendizaje en un ambiente seguro. En su reciente Informe sobre "Acoso escolar y ciberacoso: propuestas para la acción" (2013) pone de relieve cómo las situaciones menos graves quedan invisibilizadas porque los mecanismos de denuncia y de actuación son insuficientes o no son co-

Page 34

nocidos por los niños, las niñas, sus familias y los y las docentes que los atienden.52La prevención del acoso escolar se puede realizar en distintos niveles:

a) PREVENCIÓN PRIMARIA: Se afirma que el fenómeno del «bullying escolar» se presenta como una manifestación más del malestar que está inundando todo el sistema educativo, pero cuyas raíces debemos situarlas en el contexto más amplio de una sociedad cada vez más dura e individualista, más competitiva y violenta53.

A nuestro juicio, la educación en valores, la información, la sensibilización y consiguiente toma de conciencia del problema del acoso e intimidación entre iguales son las bases para garantizar la prevención de estas conductas. Y es que, desde siempre se ha considerado que los padres y la propia escuela, son los principales agentes socializadores de los menores. Las políticas y estrategias de prevención deben partir de un replanteamiento general a propósito de los valores que han de inculcarse a menores y adolescentes en la familia, la escuela y los medios de comunicación. No es posible que los niños alcancen un pleno desarrollo de sus competencias intelectuales y emocionales si no es desde la coeducación familia-escuela. Es desde estos dos ámbitos desde donde ha de llevarse a cabo una educación en valores. Particularmente, también se reclama de la escuela un papel prioritario en la formación de un conjunto amplio de valores que, como revela un reciente estudio54son de especial relevancia para el

Page 35

Desarrollo Positivo Adolescente. En esta investigación se apunta que "son muchas las voces que reclaman a la escuela un papel prioritario en la formación moral y socioemocional del alumnado, de cara a la promoción de competencias que permitan a jóvenes hacer su contribución a la sociedad y afrontar con éxito su vida personal y profesional". Los propios directivos declaran según su experiencia, la necesidad y el compromiso de las instituciones escolares en torno a la educación en valores como forma de enfocar los problemas derivados de la convivencia. Suscriben que dicho compromiso, o al menos la búsqueda del mismo, es una necesidad y un trabajo mucho más patente en secundaria que en primaria55. Este es otro de los objetivos que indirectamente recoge del II PENIA (2013-2016)56.

En esta fase, la responsabilidad recae sobre los padres que deben abogar por una educación antiviolencia, democrática y no autoritaria, transmitiendo a los hijos valores de convivencia pacífica, responsabilidad y solidaridad. Por el contrario, la presencia de tensiones en la familia, la ausencia de reglas y límites, la falta de supervisión y control de ciertas conductas antisociales de los hijos, pueden generar en los menores la adquisición de comportamientos agresivos que pudieran desembocar en un futuros hechos delictivos. En este sentido, la Memoria de la Fiscalía General del Estado (2013)57señala, -sin referirse específi-

Page 36

camente al acoso escolar- que, "con frecuencia numerosos comportamientos delictivos responden más bien a modelos educativos no adecuados, definidos, por la laxitud en cuanto a la imposición de límites a los adolescentes".

Los Colegios, por su parte, son garantes de mejorar la convivencia en sus Centros, prevenir la conflictividad y evitar la aparición de conductas violentas entre iguales, que pudieran desembocar en acoso escolar. El Defensor del Pueblo en su Informe sobre violencia escolar considera que "la respuesta normal debe ser, además, de la acción preventiva, la que se produce en sede de disciplina escolar". Sobre el particular nos parece esclarecedora la ya citada Sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 16 de septiembre de 2014 cuando señala que "para mejorar la convivencia educativa y prevenir la violencia, es preciso tomar conciencia de que existe como mínimo un conflicto y a partir de ahí, dar la importancia necesaria para gestionar sin minimizar ni despreciar los indicadores que orienten en esa dirección. Así, hay que enseñar a resolver conflictos de forma constructiva, es decir, pensando, dialogando y negociando".

En este contexto, un reciente estudio apunta que participar en el acoso se relaciona con una peor valoración de las normas de la escuela y una percepción más negativa de la interacción con el profesorado, que parece originar escaladas de disrupción y coerción58.

Los resultados de esta investigación reflejan la necesidad de tratar de prevenir conjuntamente estos dos problemas, enseñando a rechazar toda forma de violencia y a través de un tratamiento más eficaz de la disrupción59, para prevenir o frenar las escaladas desde su inicio. Que

Page 37

el profesorado fomente un buen clima en el aula parece ser un factor de protección de la violencia en la escuela y el consenso de normas en el aula podría ser una de las vías para conseguirlo60.

Al respecto citar, a título de ejemplo, algunos Programas que ya funcionan con éxito en la prevención y tratamiento del acoso escolar. Uno de ellos, el conocido programa KiVa, (acrónimo de Kiusaamista Vastaan) contra el acoso escolar, implantado en Filandia en el año 2007. Su demostrada eficacia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA