Programa Presidencia Española del Consejo de la Unión Europea (1 de enero a 30 de junio de 2010)

Páginas:315-325
RESUMEN

Innovando Europa - La recuperación económica y la creación de empleo. Europa 2020 - Una Europa de derechos y libertades, una europa para los ciudadanos - Programa operativo de las formaciones del consejo

 
ÍNDICE
CONTENIDO

Page 315

Innovando Europa

España asume la Presidencia del Consejo de la Unión Europea el 1de enero de 2010, en un momento estratégico para Europa.

Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, se abre un nueva etapa en la que contamos con un marco jurídico adecuado para poner en marcha la Europa que necesitamos, una Europa más fuerte, más unida y más eficaz en su respuesta a las inquietudes de los ciudadanos. Nos corresponde ahora afianzar la incipiente recuperación económica, convertir a Europa en un verdadero actor global en el orden internacional, y lograr que la Unión arraigue definitivamente en la voluntad de quienes le prestan su legitimidad, los ciudadanos europeos.

En este contexto, España ejercerá su Presidencia con una firme voluntad de reforzamiento y de transformación de la Unión. Se trata de innovar Europa.

La principal responsabilidad de la Presidencia española será asegurar la plena aplicación del Tratado de Lisboa, como presupuesto imprescindible para el desarrollo de las líneas de actuación prioritarias que nos hemos marcado en este semestre.

En segundo término, queremos abordar el reto de impulsar la reactivación económica, y de hacerlo por la senda de un crecimiento sostenible, generador de empleo. Con este fin, nos proponemos intensificar la coordinación de las políticas económicas nacionales, una coordinación que ya se ha probado imprescindible en la lucha contra la recesión y que ahora hay que reforzar con ocasión de la nueva Estrategia de Crecimiento y Empleo, Europa 2020. El Tratado ofrece instrumentos para avanzar en esta coordinación y los vamos a aprovechar.

El Tratado de Lisboa ofrece también la oportunidad de desarrollar una Política Exterior y de Seguridad Común que permita a la Unión hacer valer su voz, sus valores y sus intereses, en el escenario internacional, y fomentar un multilateralismo eficaz que nos permita avanzar hacia un orden global más justo, pacífico y equilibrado.

Pero la Unión sólo será más fuerte, como ambicionamos, si es capaz de tejer, al fin, la complicidad con los propios ciudadanos, de recabar su apoyo y participación. Para ello, hay que enriquecer sus derechos como europeos, su libertad y su seguridad y hacer realidad la igualdad efectiva entre las mujeres y los hombres.

Una rápida y plena aplicación del tratado de Lisboa

El Tratado de Lisboa entró en vigor el 1 de diciembre de 2009. Es fruto de un largo proceso de negociaciones que ha culminado con éxito gracias a los esfuerzos compartidos de los Gobiernos, las instituciones europeas y los ciudadanos. Ahora nos corresponde aplicarlo, con determinación y con rigor. Esta es la prin-Page 316cipal responsabilidad de la Presidencia española; su primera prioridad, de la que dependen todas las demás.

Los ciudadanos de Europa han de percibir cuanto antes que la Unión ha entrado en una nueva etapa.

La puesta en marcha de las nuevas Instituciones de la Unión Europea

España prestará todo su apoyo a los nuevos Altos Cargos para que puedan ejercer, en las mejores condiciones posibles, sus competencias. Y asumirá el papel que le corresponde como Presidencia rotatoria en la estructura institucional que establece el Tratado.

Contraemos, también, el compromiso de consolidar una práctica equilibrada y europeísta en aquellos aspectos de las relaciones con las nuevas instituciones que no aparecen descritos en aquél ni en sus normas de desarrollo.

Como Presidencia de transición, nos corresponderá suplir algunas carencias provisionales de las nuevas Instituciones. Lo haremos en estrecha coordinación con las mismas y con el objetivo de que estos déficits se cubran cuanto antes.

Dirigiremos las diversas formaciones del Consejo y colaboraremos con el Presidente del Consejo Europeo en la fijación del orden del día y en la formulación de sus decisiones y conclusiones.

Estableceremos una relación de cooperación permanente con la Alta Representante, en particular respecto de aquellos ámbitos vinculados con las relaciones exteriores que seguirán bajo la responsabilidad de la Presidencia rotatoria, como la política de ampliación, el comercio o los asuntos de justicia e interior.

En directa concertación con el Presidente del Consejo Europeo y con la Alta Representante, contribuiremos al buen desarrollo de todas las Cumbres con terceros Estados previstas durante este semestre, y en cuya preparación España ya ha realizado importantes esfuerzos.

También mantendremos una relación de permanente colaboración con la nueva Comisión Europea y con el Parlamento Europeo, que constituyen piezas centrales del nuevo esquema institucional. Además, de conformidad con éste, impulsaremos la pronta incorporación al Parlamento de los eurodiputados adicionales.

La recuperación económica y la creación de empleo Europa 2020

La Presidencia española se desarrollará en un contexto de una incipiente recuperación económica tras una crisis de dimensiones inéditas, tanto en la Unión Europea como en el resto del mundo.

La acción coordinada de los gobiernos de la Unión Europea, con medidas de apoyo al sector financiero y de estímulo fiscal (Plan Europeo de Recuperación Económica), logró estabilizar los mercados financieros y detener la caída libre de la actividad económica.

Este ejercicio de coordinación a nivel europeo ha permitido que asistamos ya a los primeros signos de recuperación económica. Sin embargo, persiste la incertidumbre sobre el vigor de esta recuperación y sobre la capacidad de las economías para crear empleo de forma intensa.

En este contexto, la Presidencia española tiene el objetivo de afianzar la recuperación económica, volver a la senda de creación de empleo y avanzar en la sostenibilidad de las finanzas públicas a través de los procesos de consolidación fiscal de los Estados Miembros.

Page 317

Asimismo, la Presidencia española quiere sentar las bases de un modelo económico más sostenible, capaz de enfrentarse con éxito a los retos estructurales que pesan sobre Europa (globalización, cambio climático y envejecimiento, entre otros), con una mejor regulación y supervisión financiera.

Para lograr estos objetivos, consideramos imprescindible seguir avanzando en la coordinación de las políticas económicas nacionales. Con la aprobación del Tratado de Lisboa tenemos nuevos instrumentos para estrechar esta coordinación de los Estados miembros y apoyar, así, una política económica europea. La Presidencia española estimulará esa coordinación y lo hará desde el Consejo Europeo, en colaboración con la Comisión y el Parlamento.

Esta coordinación servirá para recuperar el crecimiento y que éste sea más sostenible. Pero, además, en el ámbito internacional Europa debe liderar y apoyar los esfuerzos de cooperación en el seno del G 20.

Salida de la crisis

Es necesario afianzar la recuperación económica ya iniciada, siguiendo de cerca su evolución, para evitar que una retirada prematura de las medidas de apoyo al sector financiero y de estímulo de la demanda la pongan en riesgo.

Al mismo tiempo, la Presidencia española es consciente de la necesidad de proceder a la retirada de estas medidas en cuanto la situación económica lo permita, lo cual deberá efectuarse de forma coordinada, ordenada, transparente y progresiva, atendiendo a criterios comunes pero también a la situación macro-financiera de cada país.

En particular, será necesario prestar atención especial a la retirada de estímulos fiscales, ya que la crisis ha deteriorado sensiblemente la posición fiscal de la mayor parte de los Estados Miembros. La aplicación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento permitirá poner en marcha procesos de consolidación fiscal necesarios para la sostenibilidad de las finanzas públicas de la UE a largo plazo.

Por un crecimiento sostenible y equilibrado: Europa 2020

La formulación de una Nueva Estrategia para el Crecimiento y el Empleo, «Europa 2020», como sucesora de la Estrategia de Lisboa, será el instrumento de coordinación idóneo para vertebrar el nuevo modelo de crecimiento que necesitamos.

La reflexión sobre la Nueva Estrategia deberá conducir a su adopción en el Consejo Europeo de primavera de 2010, contando con el apoyo de todas las instituciones europeas, y también de los agentes sociales.

En el diseño de la Nueva Estrategia, se tendrán en cuenta especialmente los aspectos de mejora de su gobernanza, para garantizar una mayor eficacia y asunción de la misma por parte de los Estados Miembros. Asimismo, se prestará especial atención a la dimensión externa de la Estrategia, estableciendo como objetivos la lucha contra el proteccionismo y la conclusión de la Ronda de Doha.

La Nueva Estrategia pondrá el énfasis sobre la sostenibilidad del modelo económico europeo en tres dimensiones:

- Sostenibilidad económica:

Europa compite en un mundo global con economías emergentes que cuentan con fuertes ventajas comparativas en costes. La economía europea debe basar su ventaja comparativa en la competitividad, la innovación y el conocimiento. La Nueva Estrategia deberá dar un ímpetu renovado a la inversión en Investigación, Desarrollo e Innovación, para lo cual el nuevo Plan Europeo de Innovación resultará esencial.

Page 318

La Presidencia española centrará sus esfuerzos en la promoción del I+D+i empresarial y el desarrollo tecnológico, aumentando la investigación básica del sector público y la colaboración público-privada; en el desarrollo de sectores tecnológicos emergentes, en la implantación de las tecnologías de la información, así como en el fomento de la innovación en las PYMES.

- Sostenibilidad social:

Los efectos de la crisis se han dejado sentir con especial virulencia sobre el mercado de trabajo. La Nueva Estrategia debe prestar especial atención al empleo, aumentando la participación, la formación y la empleabilidad de los trabajadores para garantizar la inclusión social. Una fuerza laboral adaptada a las nuevas fuentes de crecimiento económico, que participe ampliamente en un mercado de trabajo moderno, es garantía del sostenimiento del modelo social y de los sistemas de pensiones en Europa. Además, debemos avanzar hacia la igualdad laboral definitiva entre mujeres y hombres, eliminando cualquier forma de discriminación.

En materia de educación y formación, la Presidencia española promoverá una mejora de la adaptación de las capacidades de los trabajadores a las necesidades del mercado de trabajo; velará por el incremento de la calidad en la educación, y potenciará la excelencia en las universidades y la formación profesional. En relación con la modernización del marco laboral, es preciso avanzar en flexibilidad y seguridad de forma equilibrada, contribuyendo a un funcionamiento más eficiente del mercado de trabajo. Además, la Presidencia impulsará la Agenda Social Europea con el objetivo de afianzar el modelo social europeo.

- Sostenibilidad medioambiental:

La economía europea debe transitar definitivamente hacia un modelo económico bajo en emisiones, para luchar contra el cambio climático y generar nuevas fuentes de crecimiento económico. Esta transición debe tener como objetivos fundamentales la reducción de las emisiones de CO2, el uso de energías renovables y el aumento de la eficiencia energética.

También se concederá la máxima prioridad a las iniciativas destinadas a conservar la biodiversidad.

La sostenibilidad medioambiental tendrá especial incidencia en la política energética europea y el Plan de Energía 2010-2014, que se adoptará en el Consejo Europeo de Primavera.

Asimismo, Europa debe contar con una estrategia coordinada de suministro energético, reforzando las infraestructuras para mejorar la interconexión de los Estados Miembros y diversificar las fuentes de energía.

Una Europa de derechos y libertades, una europa para los ciudadanos

El fortalecimiento de la Unión Europea depende, en gran medida, del desarrollo del ámbito de derechos y libertades de sus ciudadanos. Acercar más la Unión a los ciudadanos, potenciando su participación en la vida comunitaria, constituye un objetivo estratégico que requiere poner en marcha diversas iniciativas.

Una Europa más democrática con la participación de los ciudadanos La iniciativa legislativa popular

Gracias a la iniciativa legislativa popular europea, que recoge por primera vez el Tratado de Lisboa, los ciudadanos de los Estados miembros podrán instar a la Comisión a formular propuestas legislativas sobre aquellosPage 319asuntos que consideren deben ser regulados a escala europea. La Presidencia española trabajará para que este instrumento de democracia directa sea una realidad cuanto antes.

La Carta de los Derechos Fundamentales, una mayor garantía para los ciudadanos

El Tratado de Lisboa incorpora la Carta de Derechos Fundamentales, estableciendo su carácter jurídicamente vinculante. Este instrumento reafirma los derechos, libertades y principios reconocidos en la Unión y hace que los mismos sean más visibles y su protección más eficaz.

La adhesión al Convenio Europeo de protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales

Europa debe estar en la vanguardia de la defensa y promoción de los derechos humanos. Siguiendo el mandato del Tratado de Lisboa, la Presidencia española iniciará el proceso de adhesión de la Unión Europea al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales del Consejo de Europa.

Esta adhesión refleja el firme compromiso de la Unión con el respeto de los derechos humanos y supondrá una garantía adicional para su protección efectiva.

Reforzando la dimensión social de Europa

En un contexto de crisis económica que pone a prueba la cohesión social y el nivel de bienestar alcanzados por las sociedades europeas, la Unión debe ser garantía de protección para nuestros ciudadanos. Debemos trabajar para fortalecer la dimensión social del proyecto europeo mediante la consulta a los Estados miembros, los interlocutores sociales y la sociedad civil. La Comunicación que la Comisión presentará sobre la nueva Agenda Social Europea 2011-2015 complementará el contenido de la Estrategia Europa 2020, incorporando como elementos claves la protección, la inclusión y la integración social.

Luchar contra la violencia de género

Es necesario mejorar la capacidad de la Unión para erradicar la violencia de género. La creación de un Observatorio Europeo para la elaboración de un diagnóstico común sobre este terrible problema, así como la adopción de una Orden Europea de Protección a las víctimas, serán dos iniciativas esenciales que impulsará la Presidencia española para lograr avances concretos en este ámbito.

La Unión Europea como espacio común de libertad, seguridad y justicia

El Programa de Estocolmo, que profundiza el desarrollo del Espacio Europeo de Libertad, Seguridad y Justicia para el periodo 2010-2014, constituye un instrumento indispensable para que Europa pueda hacer frente con eficacia a las amenazas de carácter transnacional como la delincuencia organizada, el tráfico de drogas, el terrorismo o el tráfico de seres humanos.

Con el fin de hacerlo efectivo, la Presidencia española promoverá la adopción del correspondiente Plan de Acción en el que se concretarán tanto las prioridades políticas de la Unión en este ámbito como las medidas de aplicación y los instrumentos de control de su ejecución. Además, los miembros de la Unión deberemos acordar la Estrategia Europea de Seguridad Interior, impulsando la definición de un modelo europeo que recoja los principios rectores y las líneas estratégicas de la UE en esta materia.

Page 320

Impulsar la política europea de inmigración y asilo

La Presidencia española impulsará una política común de inmigración y asilo, desarrollando los postulados del Enfoque Global sobre Inmigración y del Pacto Europeo de Inmigración y Asilo. Trabajaremos para que éste responda a sus objetivos de lograr una inmigración legal organizada, de luchar contra la inmigración ilegal y el tráfico de seres humanos y de controlar las fronteras exteriores de la Unión, intensificando la cooperación con los países de origen y tránsito. En este contexto, se dedicará especial atención a los menores inmigrantes no acompañados.

Tras la inclusión de este asunto en el Programa de Estocolmo, la Unión podrá empezar a adoptar las primeras decisiones en este ámbito, que habrán de tener en cuenta la prevención, la protección y el retorno de los menores con sus familias o a instituciones de tutela de sus países de origen.

La Presidencia española impulsará también las políticas de integración de los inmigrantes, basadas en los valores de la Unión, la educación, el diálogo intercultural y el acceso y fomento de la diversidad en el empleo.

Programa operativo de las formaciones del consejo
Consejo de Asuntos Generales
La adhesión de la Unión al Convenio Europeo para la protección de los derechos humanos y libertades fundamentales

El Tratado* de Lisboa confiere a la Unión el mandato de adherirse al Convenio Europeo para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales concluido en el marco del Consejo de Europa.

Esta adhesión, que complementa la aprobación de la Carta de los derechos fundamentales, supondrá una garantía adicional de protección efectiva de los derechos fundamentales de los ciudadanos europeos y refleja el firme compromiso de la Unión con el respeto de los derechos humanos.

Sobre la base de la propuesta que presentará la Comisión, la Presidencia Española iniciará sin demora este proceso de adhesión e impulsará las negociaciones con el fin de encontrar fórmulas consensuadas que respeten las especificidades comunitarias y las sensibilidades de todos los Estados.

Asistencia consular para la protección del Ciudadano Europeo

La Presidencia es consciente de la necesidad de introducir mecanismos para la coordinación en situaciones de crisis fuera del territorio de la Unión, trabajar para facilitar un Acuerdo sobre unas bases mínimas de asistencia consular a los ciudadanos de los Estados Miembros fuera del territorio de la UE, e impulsar los avances en la asistencia consular a los ciudadanos europeos en el seno de la UE.

Sin ánimo exhaustivo, entre las otras iniciativas derivadas de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa en las que trabajará la Presidencia española cabe citar los actos delegados y los actos de ejecución, y el Comité consultivo para la designación de los miembros del Tribunal de Justicia de la UE y del Tribunal.

Europa 2020

La adopción de la nueva Estrategia para el Crecimiento y el Empleo, Europa 2020, constituye un objetivo clave de la PresidenciaPage 321española. Se trata de dotar a la Unión de un instrumento eficaz para impulsar y coordinar políticas modernizadoras que faciliten la transición a una economía más sostenible desde el punto de vista económico, medioambiental y social. Pero, además, la nueva Estrategia debe servir como revulsivo para acelerar la recuperación y la salida de la crisis de las economías europeas. En este sentido, se tendrán en cuenta las aportaciones del Grupo de Reflexión presidido por Felipe González.

Consejo de Asuntos Exteriores
Política Exterior y de Seguridad Común

En el ámbito de la cooperación multilateral, se continuará impulsando la reforma de las Naciones Unidas. En este sentido, resulta prioritario mejorar la coherencia del sistema de las NNUU y poder contar con un sistema institucional eficaz, sólido y con recursos suficientes. La UE mantendrá su compromiso con el desarrollo equilibrado de los tres pilares de la Organización: paz y seguridad, desarrollo sostenible y derechos humanos. Además, se procurará avanzar en la promoción del diálogo intercultural y entre civilizaciones mediante el impulso de la iniciativa Alianza de Civilizaciones.

La protección y promoción de los derechos humanos y su integración en todo el sistema de NNUU son prioritarias para la UE. Con vistas a ello, dos cuestiones serán especialmente relevantes para nosotros: la consolidación del Consejo de Derechos Humanos y los progresos en la abolición de la pena de muerte. Otros temas prioritarios serán la lucha contra la discriminación de la mujer y la violencia de género, la lucha contra la tortura, la defensa del derecho al agua potable y al saneamiento, la lucha contra la discriminación por razón de orientación sexual y la protección de los derechos del niño y de las personas con discapacidad.

Consejo de Empleo, Política Social, Sanidad y Consumidores

La Presidencia española trabajará para limitar la incidencia de la crisis en los mercados de trabajo y sus efectos sociales negativos, prestando atención especial a las personas más vulnerables y a los nuevos riesgos de exclusión.

Empleo

El pilar del empleo seguirá siendo prioritario en la nueva Estrategia para el Crecimiento y el Empleo, Europa 2020. En este ámbito, los objetivos principales son los siguientes: El mantenimiento y la creación de puestos de trabajo de calidad mediante el incremento de la eficiencia en el trabajo para elevar la productividad y la competitividad de las empresas, a través de una mejora de la formación y la cualificación de los trabajadores. Con tal fin, es necesario, además, promover nuevas fuentes de empleo y, principalmente, los denominados empleos verdes, ligados a la lucha contra el cambio climático, como en el campo de las energías renovables, el reciclaje y los servicios de conservación del medioambiente; los empleos blancos, vinculados a las nuevas demandas de atención social; y los empleos azules, relacionados con las nuevas tecnologías, fundamentalmente las tecnologías de la información y la comunicación. También es conveniente reforzar las políticas activas de empleo y de inclusión social, así como adoptar nuevas iniciativas para favorecer el dinamismo empresarial.

La introducción de cambios estructurales en el mercado de trabajo para mejorar su funcionamiento. Es preciso facilitar la estabilidad laboral y la recualificación continua; aumentar la seguridad en el empleo haciendo más fáciles las transiciones desde el desempleo a la formación y de la formación al empleo, así como la movilidad entre empleos; incrementar la inversión en capital humano, mediante la mejora de la enseñanza y laPage 322adaptación de los sistemas de educación y formación a las nuevas exigencias del mercado de trabajo; favorecer la movilidad entre los países de la UE y entre las regiones; y hacer un especial esfuerzo para que los grupos con más problemas de integración laboral aumenten su participación en el mercado de trabajo. Se pondrán en marcha iniciativas en relación con la Directiva sobre desplazamiento de trabajadores y la garantía de los derechos laborales en el marco de la libre prestación de servicios.

Es necesario establecer programas específicos en favor del trabajo de los jóvenes, que posibiliten una mejor inserción en el mercado de trabajo y el mantenimiento en el mismo, por medio de medidas para combatir el fracaso escolar y el abandono escolar prematuro y para incrementar el número de los jóvenes que finalizan la educación secundaria o la formación profesional. También resulta esencial mejorar la transición entre la educación y el empleo, mediante un impulso a la inserción laboral de los jóvenes a través de contratos de carácter formativo que refuercen sus competencias profesionales y les permitan acceder posteriormente a empleos de calidad. Se deben establecer instrumentos de información, asesoramiento y asistencia técnica a favor de los jóvenes que deseen convertirse en emprendedores, particularmente en los nuevos empleos ligados al nuevo modelo de crecimiento, y ofrecer medidas de estímulo para las empresas en la contratación de trabajadores jóvenes, con especial incidencia en los de nueva incorporación. Por último, es necesario hacer frente al trabajo no declarado, al trabajo ilegal y a la economía sumergida.

Y hay que avanzar de forma definitiva hacia la igualdad laboral efectiva entre mujeres y hombres, eliminando cualquier forma de discriminación.

Política social

La Presidencia española colaborará con la Comisión en la realización de un balance de la ejecución de la Agenda Social Renovada establecida para el período 2008-2010, cerrando el presente ciclo. Y de cara al ciclo que se abre, la Presidencia española trabajará estrechamente con la Comisión en el diseño de la nueva Agenda Social Europea, en un marco amplio de consulta y cooperación con los Estados miembros, los interlocutores sociales y la sociedad civil en general. La perspectiva de igualdad de género deberá ser un elemento central en el nuevo modelo de cohesión social.

La prioridad principal de la Presidencia española, en el ámbito de la protección social y de la inclusión, será la consolidación de los sistemas de protección social europeos, desde una perspectiva que fomente la integración activa de quienes tienen más dificultad para integrase en el mercado laboral, con particular atención al desarrollo de las actividades previstas con ocasión de la celebración del Año Europeo de la Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social 2010. Se considerará la perspectiva de la discapacidad en todas sus acciones, como eje transversal, y se prestará atención a las diversas dimensiones de la autonomía personal.

Ante los cambios sociales y demográficos, con implicaciones relevantes para los sistemas de protección social en todos los países europeos, se promoverán los trabajos conjuntos que puedan fraguar en objetivos comunes, establecidos en el marco del método abierto de coordinación. A tal efecto, se impulsará la elaboración de un Libro Blanco sobre el Envejecimiento en Europa y un Programa Europeo para el Envejecimiento Activo.

La Presidencia española trasladará a la Comisión y a los Estados miembros las conclusiones del Foro Europeo de Turismo Social celebrado en España, recogiendo el apoyo a la Decisión de la Comisión de declarar el año 2012 Año Europeo del envejecimiento activo y las relaciones intergeneracionales.

Para avanzar en el objetivo de garantizar el disfrute de servicios sociales de interésPage 323general, y de calidad satisfactoria, se continuará trabajando con el fin de encontrar nuevos instrumentos, ya sea mediante reformas jurídicas o profundizando en el método abierto de coordinación.

Se celebrará la Segunda Cumbre Europea sobre población gitana, vinculándola al Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social.

Igualdad y no discriminación

En cuanto a la igualdad de género y no discriminación, la Presidencia española se esforzará por avanzar hacia la igualdad laboral entre mujeres y hombres, prestando especial atención a las medidas sobre las diferencias salariales por razón de sexo, al trabajo a tiempo parcial, a la igualdad de oportunidades en el mundo empresarial y a la conciliación de la vida profesional, familiar y personal. Se trabajará por incluir una perspectiva de igualdad de género de modo transversal en toda la Estrategia para el Crecimiento y el Empleo, Europa 2020.

Se realizará el seguimiento de la evaluación de la Comisión sobre el Plan para la igualdad entre mujeres y hombres, que concluye en 2010, y se impulsará la elaboración del nuevo Plan para el período 2011-2015.

Se dedicará una atención especial a la violencia contra las mujeres y se propondrá la creación de un Observatorio Europeo sobre Violencia de Género que, en colaboración con el Instituto Europeo de Género, elabore indicadores comunes sobre esta materia.

La Presidencia española seguirá evaluando el progreso y supervisando la ejecución de la Plataforma de Acción de Beijing. Se estudiarán las cuestiones relativas a la violencia de género y la brecha salarial y se presentará el informe en la Comisión de la Mujer de Naciones Unidas sobre el seguimiento de dicho programa y en el marco de la celebración de quince años de aplicación (Beijing+15). Se celebrará un Foro Europeo «Beijing+15» con el fin de hacer balance del camino recorrido y estudiar las posibilidades de avance a partir de 2010.

Durante el próximo semestre, la Unión Europea deberá alcanzar un acuerdo sobre la última propuesta de directiva sobre lucha contra la discriminación fuera del ámbito laboral por los motivos de religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual.

Consejo de Justicia y Asuntos de Interior
Cuestiones generales y ámbitos de actuación común

La dimensión exterior de la Unión en materia de justicia y asuntos de interior, debe reforzarse impulsando la cooperación internacional en los ámbitos de la inmigración, la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, contra la trata de seres humanos, la cooperación judicial y el fortalecimiento y protección de los derechos fundamentales. En especial, se tratará de reforzar la cooperación transatlántica con los EEUU en el ámbito ELSJ. Además, se realizará un especial esfuerzo para profundizar en el diálogo con los países del Norte de África, de América Latina y el Caribe y Rusia, fomentando la cooperación en la lucha contra el terrorismo, contra la delincuencia organizada y, en especial, contra el tráfico de drogas.

Inmigración y asilo

La Presidencia española reforzará la política europea en este ámbito desarrollando los postulados del Pacto Europeo sobre Inmigración y Asilo (PEIA) y del Enfoque Global de las Migraciones, así como del Programa de Estocolmo. La primera evaluación anual del PEIA tendrá lugar en el Consejo JAI de JunioPage 324de 2010, que aprobará las eventuales recomendaciones para mejorar su aplicación e informará al Consejo Europeo.

Se trabajará para el refuerzo de las políticas de integración de inmigrantes, con la celebración de la IV Conferencia de Ministros, centrada en el objetivo de la igualdad de oportunidades. Asimismo, en cuanto a la inmigración legal se avanzará en la política común sobre el establecimiento de los criterios en materia de admisión, residencia y ejercicio profesional de trabajadores inmigrantes no comunitarios. En este contexto, la Presidencia española pretende lanzar el debate sobre la vinculación de las políticas de empleo y las políticas migratorias, impulsando la coordinación de la gestión por los Estados miembros de los flujos de trabajadores inmigrantes que su mercado laboral precisa, respetando el principio de preferencia comunitaria.

Se prestará especial atención al tema de los «Menores inmigrantes no acompañados», para empezar a adoptar las primeras decisiones al respecto, sobre la base de los contenidos del Programa de Estocolmo.

En el ámbito de la gestión integral de fronteras y lucha contra la inmigración ilegal y el tráfico de seres humanos, se propondrá la realización de un ejercicio operativo mediante los equipos de intervención rápida en las fronteras. Se promoverá la colaboración activa entre Estados Miembros y la maximización de los instrumentos que la UE pone a su disposición, a través de las agencias y órganos relevantes, para fomentar los principios de solidaridad y responsabilidad. A tal efecto, se reforzará el papel de Frontex y se trabajará para lograr una mayor coordinación con los sistemas nacionales de vigilancia. Asimismo, se realizarán los esfuerzos necesarios para dotar de mayor visibilidad al carácter integrado de la gestión de la frontera exterior común y de las personas que participen en la misma. Se buscará también avanzar en la aplicación de las nuevas tecnologías a la gestión de las fronteras.

En el marco de la lucha contra el empleo irregular, hay que asegurar la puesta en práctica de la futura Directiva de sanciones.

En materia de asilo, se proseguirá con la consolidación del Sistema Europeo Común de Asilo para que se establezca un procedimiento de asilo y un estatuto uniforme para los refugiados y para los beneficiarios de protección subsidiaria. Se prestará especial atención a la puesta en marcha de la Oficina Europea de Apoyo al Asilo. La dimensión exterior del asilo también será objeto de consideración para lograr una mejor protección de las personas en el exterior de la Unión.

Se trabajará para la mejora de la aplicación técnica y financiera del Programa de solidaridad y gestión de flujos migratorios en relación con los Fondos europeos para las fronteras exteriores, para los refugiados, por el retorno, y para la integración. Se fomentará que la política de visados esté basada en el país de origen y no en una política de riesgos individualizados, así como el avance en la armonización de los procedimientos en este campo y en la exigencia de responsabilidad a los Estados miembros emisores de visados Schengen. En lo que concierne a los acuerdos de facilitación de visados, hay que abrir nuevos procesos negociadores, además de evaluar los ya existentes.

Se impulsará la Cooperación con terceros países en cuestiones migratorias en diversos ámbitos, tales como el Proceso de Rabat, el Diálogo UE-América Latina, la Agenda Transatlántica con Estados Unidos y el Enfoque global. El refuerzo de los acuerdos de asistencia, cooperación y readmisión con los países de origen y tránsito resulta vital para profundizar en la política común en el ámbito migratorio.

Consejo de Educación, Juventud y Cultura
Educación

La UE debe impulsar la educación y la formación como motores del desarrollo y del bie-Page 325nestar social europeos. Ambas deben ser un componente central de la Estrategia para el Crecimiento y el Empleo, Europa 2020.

En relación con la dimensión social y la equidad en los sistemas educativos, es imprescindible que el acceso a la educación sea igualitario que se logremos combatir con eficacia el abandono escolar temprano en todos los niveles de los sistemas de educación y formación.

La formación profesional constituye un pilar básico para el desarrollo económico de la sociedad y para el progreso en todos los órdenes, por lo que es un área prioritaria. La Presidencia española trabajará para reforzar la adquisición de las competencias vinculadas con la iniciativa «Nuevas capacidades para nuevos empleos».

La profundización en la construcción del Espacio Europeo de Educación Superior, y el diseño de lo que va a ser su desarrollo durante la próxima década, serán objeto de especial seguimiento durante el próximo semestre, a través de la promoción de las políticas sociales en educación universitaria, el compromiso con la universidad pública, la movilidad de los universitarios, el compromiso con la calidad y la transparencia y los modelos de aprendizaje permanente, entre otros. Además, la UE colaborará con países no europeos que han mostrado su interés por el proceso de Bolonia.

Desde la Presidencia, se promoverá la agenda de modernización de las universidades, que están llamadas a catalizar la construcción del Espacio Europeo del Conocimiento, en que convergen los espacios Europeos de Educación Superior y de Investigación. Se celebrará una Conferencia sobre el Espacio Europeo del Conocimiento con especial atención a las enseñanzas de tercer ciclo, puente entre la educación superior y la investigación científica. Además, se trabajará para impulsar la cooperación universitaria europea más allá de las fronteras de la Unión, particularmente en los espacios latinoamericano y mediterráneo.

Juventud

El reto fundamental en materia de políticas de juventud es dar un nuevo impulso al Pacto Europeo por la Juventud. Se apostará por una estrategia de inclusión social, tendiendo puentes entre la educación y el mercado laboral, incidiendo en una mayor autonomía de la juventud, una mayor movilidad, y una mayor implicación en la construcción de la ciudadanía europea.

Además, se realizará un esfuerzo en la implantación del nuevo marco de cooperación en políticas de juventud que tendrá como instrumentos básicos el Método Abierto de Coordinación y el Diálogo Estructurado, y que pondrá el acento en los jóvenes con menos oportunidades.

----------------------------

*Se incluyen solamente los párrafos referidos a temas relacionados directa o indirectamente con las competencias del MTIN, en las diferentes formaciones del Consejo, en especial en las de EPSSCO y JAI.