Presentada una proposición de Ley Orgánica de modificación de la Ley Orgánica 1/2004, de medidas de protección integral contra la violencia de género

Autor:José María Suárez López
Cargo:Profesor Titular de Derecho Penal de la Universidad de Granada. Acreditado a Catedrático
Páginas:419-421
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 419

El Grupo parlamentario confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea ha presentado, con fecha 8 de marzo de 2017, una proposición de Ley para modificar la Ley Orgánica 1/2004, de medidas de protección integral contra la violencia de género. La misma fue admitida con fecha 14 de marzo de 2017 (BOCG de 17 de marzo de 2017) y remitida al Gobierno para su contestación.

La proposición se concreta en la constitución de una comisión de personas expertas en igualdad para la determinación de medidas concretas

Page 420

necesarias para imponer el cumplimiento de lo establecido en el art. 4 de la citada Ley y lograr el cumplimiento de sus fines, así como la modificación de las disposiciones finales cuarta orientada a la aprobación de un reglamento de desarrollo del mencionado art. 4 y y séptima de la citada Ley a efectos de su entrada en vigor.

La exposición de motivos de la misma señala que:

I. La igualdad es un valor superior de nuestro ordenamiento jurídico, consagrado en la Constitución, que lo reconoce además como principio y derecho fundamental. Nuestra Norma Fundamental estipula que ninguna persona puede sufrir discriminación por ninguna circunstancia personal, en particular por sexo, y que los poderes públicos tienen la responsabilidad de promover las condiciones para ello, removiendo todos los obstáculos que lo dificulten.

Casi cuarenta años después de la promulgación de la Carta Magna, la mitad de la población experimenta, por razón de su sexo, discriminaciones y exclusiones en prácticamente todos los ámbitos de la vida cotidiana. Las mujeres, en el ámbito laboral, en particular, tienen una tasa de actividad un 12 % inferior, un 9 % menos de ocupación laboral, un 3 % más de paro y cobran un 24 % menos que los varones; acumulan el 75 % del empleo a tiempo parcial, más precario, y están excluidas de los puestos directivos, a pesar de que en la etapa académica obtengan el 59 % de las titulaciones y, además, con mejores calificaciones. Una situación histórica agravada por la crisis cuyas peores consecuencias sufren las mujeres: desde 2008 el paro femenino ha aumentado el doble que el masculino y la brecha salarial ha crecido 3 puntos. Esta expulsión del mercado laboral implica una pérdida de la independencia económica que hace que muchas mujeres pasen a depender de sus parejas, algo de graves consecuencias, más cuando coincide con situaciones de violencia machista, dificultando a las víctimas salir de la situación de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA