Presentación (a la segona edición)

Autor:Joan Picó i Junoy
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho Procesal
Páginas:25-26
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 25

  1. Esta segunda edición de «Las garantías constitucionales del proceso» viene precedida de nueve reimpresiones, lo que ya de por sí justifica el esfuerzo por poner al día la obra publicada en 1997. En estos más de diez años que han pasado el Tribunal Constitucional ha tenido ocasión de dictar más de tres mil sentencias, la gran mayoría de ellas con contenido procesal, por lo que la tarea de actualización no se presentaba fácil.

  2. La interpretación básica de las garantías procesales contenidas en el art. 24 CE fue creada en la primera década de la creación del Alto Tribunal, y desde entonces se ha limitado a seguir la línea marcada por los grandes magistrados que conformaron las etapas iniciales de este tribunal. Por ello no es raro que en estos últimos años, en líneas generales, se haya limitado a seguir su propia doctrina.

    Sin embargo, desde la publicación de la primera edición de esta obra, en algunos aspectos estamos asistiendo a una jurisprudencia más restrictiva de ciertas garantías procesales como, por ejemplo, sucede respecto del derecho al recurso legalmente como elemento integrante del derecho a la tutela judicial efectiva.

    En otras ocasiones estableció alguna doctrina que rápidamente tuvo que limitar su aplicación: estoy pensando, por ejemplo, en la denominada «teoría de la conexión de antijuricidad» para justificar la ineficacia de los resultados obtenidos con la prueba ilícita, cuando ello podía igualmente lograrse, sin necesidad de crear nuevas doctrinas, aplicando las categorías generales de las nulidades procesales.

    Y finalmente, el Tribunal Constitucional ha creado alguna jurisprudencia que, cuando menos, resulta discutible: así, por ejemplo, la referente a la inmediación judicial como parte integrante del derecho a un proceso con todas las garantías y en virtud de la cual siempre se impide que el tribunal ad quem pueda condenar a una persona en función de la distinta valoración que pueda realizar de las pruebas personales practicadas en la primera instancia.

  3. De igual modo, desde la publicación de la primera edición de esta obra hemos observado una continua disminución de los recursos de amparo presentados: así, por ejemplo, de los 11.471 presentados en 2006 se ha pasado sólo a 8.947 en 2010, esto es, ha habido una reducción del 22% del número de recursos. Ello puede ser el reflejo de la creciente desconfianza del justiciable en este mecanismo de protección de los derechos fundamentales, que ve como en 2010 el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA