Presentación. Georges Didi-Huberman: un ver justo

Autor:Gabriel Cabello, Daniel Lesmes y Jordi Massó
Páginas:5-14
 
EXTRACTO GRATUITO
246
Presentación. Georges Didi-Huberman: un ver justo
GABRIEL CABELLO, DANIEL LESMES Y JORDI MASSÓ
1. Imágenes a pesar de todo
Al final de su obra Historia del mundo y salvación, Karl Löwitz constataba la «indeci-
sión» fundamental de eso que él llamaba el «espíritu moderno» en su relación con la
historia. Hannah Arendt fue más lejos en el análisis de este desgarro histórico: de un
lado, ubica conjuntamente al artista, al poeta y al historiador como los «constructores
de monumentos» sin los cuales «la historia que [los hombres, los “mortales” como ella
prefiere decir] juegan y que cuentan no sobreviviría ni un instante». De otro lado,
citando a René Char —«Nuestra herencia no está precedida de ningún testamento»—,
observa la dificultad de nuestro tiempo para nombrar su propio «tesoro perdido». La
«brecha entre el pasado y el futuro», como ella la llama, reside por entero en la imposi-
bilidad de reconocer y de poner en juego la herencia de la que somos depositarios:
«Parece por tanto que ninguna continuidad en el tiempo sea atribuida y que
no exista, en consecuencia, humanamente hablando, ni pasado ni futuro».
La cuestión de las imágenes está en el centro de este gran desconcierto del tiempo,
nuestro «malestar en la cultura». Habría que saber mirar en las imágenes aquello de
lo que son supervivencias. Para que la historia, liberada del pasado (este absoluto,
esta abstracción), nos ayude a abrir el presente del tiempo [Georges Didi-Huber-
man, Images m algré to ut, París, Minuit, 2003, p. 226].
El filósofo e historiador del arte de que se ocupa este monográfico, Georges Didi-
Huberman (Saint-Étienne, 1953), ha tratado con un objeto particularmente es-
quivo. «Traidor», en el sentido en que Magritte denunciaba su afán de imponerse
mediante la presencia y el parecido —y ocultando así aquello que realmente esta-
ba en juego: la imagen o, mejor dicho, las imágenes. Un objeto imposible de vis-
lumbrar sin el concurso de saberes diferentes. Saberes tan dispares como los que
una compleja formación, transcurrida entre la historia del arte, el psicoanálisis, la
filosofía postestructuralista, y la fecunda tradición con que en la École des Hautes
Études se interrogaba al saber histórico desde la antropología, ha permitido a
Georges Didi-Huberman poner en juego. Pues a partir de un despliegue de erudi-
ción y un virtuosismo en la ekphrasis que sólo cabe calificar de imponentes, Didi-
Huberman ha sido capaz de mostrar todo lo que se juega en nuestra relación con
las imágenes, que en el fondo (y a través de la apariencia) no es sino la trama
íntima de nuestra relación con el pasado, y por tanto la de la legitimación —y
posibilidades de transformación— de nuestro presente.
RA_246_DIDI_HUBERMAN.pmd 12/04/2017, 10:585

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA