Presentación

Páginas:9-10
 
EXTRACTO GRATUITO
Hace, aproximadamente, dos años nos reunimos un grupo de profesores de
varias universidades españolas que teníamos una inquietud común: crear un punto
de encuentro multidisciplinar para profundizar en el estudio de los dos primeros
siglos de nuestra Edad Moderna. Es decir, los siglos XVI y XVII, periodo en el que
los reinos españoles y territorios europeos, americanos y asiáticos están integrados
en la Monarquía Hispánica, gobernada por la rama española de la Casa de Austria.
Evidentemente, el reinado de los Reyes Católicos también es objeto de nuestras
inquietudes. En la historiografía, con frecuencia, se presenta como el arranque de
nuestra Modernidad. Es cierto. Pero hunde sus raíces en la Edad Media, por lo que
es un periodo de transición, pues si por un lado cierra un periodo histórico, por otro
constituye el pórtico de una época que acaba convirtiéndose en el periodo más pleno
de nuestra historia.
Posiblemente, la visión más generalizada de esa época es la de un poder político
hegemónico de alcance mundial, sobre todo cuando además de las herencias que
recibe el emperador Carlos V –castellana, aragonesa, borgoñona y austriaca–, se une
la portuguesa, recibida por su hijo Felipe II, si bien la austriaca se separa del conjun-
to como consecuencia de las abdicaciones del emperador, lo que no impide que la
Monarquía Hispánica tenga territorios en los cuatro continentes conocidos entonces,
Europa, Asía, África y América; América –“el cuarto continente”- y el Mar del Sur u
océano Pací co fueron espacios abiertos y asimilados por los castellanos, agigantando
el mundo hasta darle sus dimensiones reales, abriendo nuevos horizontes y aportando
el conocimiento de nuevas tierras, nuevos mares, nuevas etnias e incrementando el
contenido de los conocimientos existentes, como la botánica o la zoología, pues se
incorporan ejemplo nuevas plantas, nuevos minerales y nuevos animales, sin olvidar
la astronomía, pues descubren y difunden estrellas y constelaciones hasta entonces
ignoradas.
Pero esto es sólo una de las dimensiones que ofrece la Monarquía Hispánica.
Hay toda una  oración de logros en otras vertientes de la vida, desde la militar a la
artística, pasando por el pensamiento. Y todo ello no se consiguió sin esfuerzo. Ese
despliegue –globalizador en diversos aspectos– consumió muchas energías y produjo
junto a los éxitos reveses y sin sabores, pero se tenían recursos para no desistir en la
defensa de unos principios, en los que la religión ocupa un lugar importante, de unos
territorios y de sus habitantes, asediados por potencias enemigas que quieren poner
coto a la posición de la que gozaba la Monarquía Hispánica.
Basten estas someras líneas para mostrar la importancia que tiene el campo
de estudio que nos hemos propuesto desarrollar el grupo que inicialmente hemos

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA