Presentación

Autor:Norberto J. de la Mata Barranco/Jacobo Dopico Gómez-Aller/Juan Antonio Lascuraín Sánchez/Adán Nieto Martín
Cargo del Autor:Catedrático de Derecho Penal. Universidad del País Vasco/Profesor Titular acred. Catedrático de Derecho Penal. Universidad Carlos III de Madrid/Catedrático de Derecho Penal. Universidad Autónoma de Madrid/Catedrático de Derecho Penal. Universidad de Castilla - La Mancha
Páginas:37-38
 
EXTRACTO GRATUITO

Page 37

Que este libro se llame Derecho penal económico y de la empresa refleja que no está claro qué es el Derecho penal económico, o "socioeconómico", que es el adjetivo que aparece en nuestro Código Penal. Una mención esta que tampoco nos saca de dudas, pues los delitos socioeconómicos son una parte indeterminada de un macrotítulo en el que conviven con los patrimoniales y que no engloba delitos indubitadamente económicos, como los de defraudación tributaria. No sabemos muy bien qué son o hasta dónde alcanzan los delitos económicos pero sí que no obstante son objeto de especial preocupación social y atención judicial y académica. La sociedad está alarmada por la delincuencia económica y los cada vez más minuciosos y brillantes estudios doctrinales no hacen sino reflejar dicha consternación y tratar de paliarla con nuevas propuestas legislativas o con mejores lecturas de los tipos penales existentes.

Preocupa la delincuencia económica y de la empresa como delincuencia "de ricos", de "cuello blanco", rasgo criminológico que resta comprensión y suma indignación a la irregularidad movida por el lucro. Preocupa también por su imbricación en la corrupción pública: por la percepción de que ciertos delitos económicos terminan haciendo tambalear nuestras instituciones democráticas. Y preocupa también, ahora académicamente y en un cierto sentido inversamente, el que tal preocupación provoque una reacción normativa e interpretativa que debilite las asentadas garantías sustantivas y procesales. Como pioneramente destacara Klaus Tiedemann -padre del Derecho penal económico europeo y anfitrión incansable de generaciones de investigadores en la materia- los delitos económicos, o socioeconómicos, o económicos y de la empresa, plantean constantes retos a la teoría del delito y a los valores que la sustentan. Piensen en instituciones como la ignorancia deliberada, la responsabilidad penal de las personas jurídicas o la responsabilidad por omisión de los administradores de las empresas: el intérprete y antes el normador deben ir en pos de la sabiduría de huir tanto de las soluciones indecentes -que castiguen por ejemplo lo imprudente con la pena de lo doloso o que hagan pagar a justos por pecadores- como de inútiles excesos garantistas, paralizadores del efecto preventivo que buscamos en esta materia: evitar las quiebras graves de las reglas de la producción y distribución de bienes y servicios y sus

Page 3...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA