Preambulo

Autor:Rafael Leña Fernández
 
EXTRACTO GRATUITO

PREÁMBULO

Es obligado comenzar resaltando, en este preámbulo al tomo XII de los Anales de la Academia Sevillana del Notariado que durante este curso 1998-1999, se ha producido un hecho en la historia de esta Academia que, a todos sus miembros, nos ha producido tristeza y preocupación. Estoy hablando del cese, a petición propia, de Victorio Magariños Blanco como Presidente de la entidad. Su decisión fue absolutamente irrevocable y ninguna de nuestras consideraciones logró que la pospusiera. Su motivación, como no podía ser menos, fue su propio cariño a la Academia, al estimar que llevaba demasiado tiempo en la Presidencia y que era conveniente para la propia institución una renovación en el cargo. Al final, todos acabamos respetando su decisión, aunque con el convencimiento de que sería muy difícil que alguien pudiera igualar su entrega y su labor. Y he aquí que, por decisión de mis compañeros, me ha correspondido a mí el honor de asumir el cargo dejado vacante, aunque con la convicción de que, a lo más que podré llegar, será a llenar una etapa de transición en la que, al menos, no se pierda todo lo que Victorio Magariños ha logrado para esta Academia.

En su sesión del día 15 de mayo de 1982, la Junta Directiva del Ilustre Colegio Notarial de Sevilla, presidida a la sazón por mí como Decano, acordó revitalizar la Academia y nombrar como Presidente de la misma a Victorio Magariños que, por su preparación y juventud, nos pareció el más idóneo para el cargo. No nos equivocamos. Sus dieciséis años de presidencia, así como el prestigio y altura científica que, bajo su mandato, ha conseguido la institución, lo demuestran palmariamente. Por eso, desde aquí y en nombre de todos mis compañeros, quiero dejar constancia de nuestro público reconocimiento y gratitud a quien tanto tiempo, trabajo y esfuerzo dedicó a las tareas académicas. Sé que, desde su puesto de miembro del Consejo Rector, podremos seguir contando con su colaboración y ayuda.

Un segundo acontecimiento, éste gozoso, se ha producido durante este curso, precisamente en su iniciación. Me estoy refiriendo a la imposición de medallas de Académicos de Honor a tres prestigiosísimos juristas que, como dijo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA