Prado, Gustavo H.: Las lecciones históricas de Rafael Altamira en Argentina (1909)

Autor:Alberto de la Hera
Páginas:1053-1060
 
EXTRACTO GRATUITO
Bibliografía 1053
AHDE, tomo LXXXVI, 2016
PRADO, Gustavo H. Las lecciones históricas de Rafael Altamira en Argentina
(1909), Analecta Editorial, Pamplona, 2015, 357 pp. 978-84-9017-004-5
Durante mis estudios universitarios, tanto de Derecho como de Filosofía y Letras
en la rama de Historia de América, no oí hablar de Rafael Altamira. Y posteriormente,
ya en el tiempo de mi formación hasta obtener una cátedra de Historia de América en la
Universidad Complutense, tampoco el nombre de aquel maestro adquirió mayor impor-
tanciaaunque al menos ya sí estuvo presente– en el marco de las enseñanzas que me
correspondió recibir. Tuve ocasión de acudir entonces más de una vez a la Argentina,
donde escuché e impartí lecciones de Historia jurídica española e indiana, y tampoco
allí el nombre de Altamira ocupó un lugar de relieve en cuanto pude entonces conocer
de la historia jurídica nacional. Y eso que sí que tuvo un puesto preeminente en mis
relaciones con maestros argentinos de la historia jurídica el nombre de Ricardo Levene,
el gran historiador del Derecho argentino, que durante algunos años mantuvo con Alta-
mira una interesante relación científica.
Sólo más adelante, cuando, ya con mi carrera universitaria definitivamente encau-
zada, me esforcé en ampliar mis conocimientos y en abrirme a toda la producción
bibliográfica relativa a la Historia del Derecho español e indiano, empezó a cobrar relie-
ve el profesor Altamira, un retrato del cualpor una serie de circunstancias más bien
ocasionales– preside hoy mi despacho en la Facultad de Geografía e Historia en la que
se ha desarrollado la mayor parte de mi vida académica. Y así he llegado a conocer y
admirar la personalidad y la producción científica de aquel gran maestro, al que valoro
en cuanto ciertamente lo merece, y de quien he aprendido mucho cuando me he pro-
puesto conocer las materias que constituyen el contenido esencial de mi condición de
historiador del Derecho.
En estas condiciones, tuve noticia de la creación en la Facultad de Derecho de mi
Universidad Complutense de un Premio Rafael Altamira, que se concedería cada año
por un Jurado designado al efecto por el grupo de promotores del Premio, constituido
por la propia Facultad de Derecho citada, el Legado Altamira, la Asociación Histórica
Colonial Lusitana Comparada y el Seminario de Derecho Romano «Ursicino Álvarez».
En su tercera edición, en el año 2015, el Premio fue concedido al libro que ahora tene-
mos entre manos, del Profesor argentino Gustavo H. Prado.
Desde el año 2010, el Profesor Prado ejerce la docencia en el Departamento de
Historia de América de la Universidad Complutense, al que yo también pertenezco. Allí
hemos podido apreciar su alta valía intelectual, y allí se gestó esta obra, la cualasí
como el resto de su rica producción científica– fueron contribuyendo a lo largo del tiem-
po los pasos dados por Gustavo Prado en muy diferentes centros docentes. La corres-
pondiente investigaciónsegún indica el propio autor en la página de «Agradecimien-
tos» que abre su libro– se remonta a una década atrás, a lo largo de la cual ha participado
en diferentes proyectos investigadores; habiéndose formado en el Departamento de His-
toria de la Universidad de Buenos Aires, pasó luego al mismo Departamento de la Uni-
versidad de Oviedo, y al de Historia Contemporánea de la Universidad de Santiago de
Compostela; finalmente llegó a la Complutense donde como se ha dicho desempeña
ahora su labor docente y de estudioso. Dada la estrecha relación que tuvo Altamira con
la Universidad ovetense, y asimismo la actividad que como conferenciante desarrolló –
como veremos– en la Argentina, es de todo punto lógico el interés tan señalado por su
figura de parte de un profesor argentino formado en Oviedo, como es el caso de Gustavo
Prado.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA