BBVA, Popular y Caja Madrid se alían con Iberia para rentabilizar el negocio de las tarjetas

RESUMEN

BBVA y Caja Madrid, accionistas de Iberia, y Banco Popular, que actualmente gestiona la tarjeta Visa Iberia, se han unido a la compañía aérea para crear una sociedad que distribuirá tarjetas de pago relacionadas con servicios de transporte aéreo. Pero la idea es no limitarse a las tarjetas, sino abordar nuevos proyectos conjuntos.

 
EXTRACTO GRATUITO

La alianza que BBVA, Popular y Caja Madrid esperan firmar con Iberia se empezó a gestar a finales del año pasado, mucho tiempo antes de la salida a bolsa de la compañía aérea que culminó a principios de abril. Banco Popular, que actualmente gestiona en exclusiva la tarjeta Visa Iberia, fue el principal impulsor de las conversaciones con la aerolínea.

Interés por los puntos

La entidad bancaria, anticipándose a las aspiraciones de los socios financieros de Iberia y temiendo que la exclusividad en este negocio tenía los días contados, planteó a la dirección de la aerolínea las posibilidades de ampliar y revisar el acuerdo bilateral que arrancó en 1993. BBVA y Caja Madrid, que ya veían con buenos ojos el negocio que estaba generando la tarjeta Visa Iberia de Banco Popular, no dudaron en apuntarse al proyecto. “Vimos que la tarjeta tiene mucho éxito entre el público y que incluso hay clientes que la solicitan sólo por los puntos”, aseguran en una de las entidades accionistas.

La Visa Iberia de Banco Popular es una tarjeta de crédito normal, con los seguros habituales añadidos, y exime incluso de la obligación de abrir cuenta en Banco Popular –permite domiciliar los pagos en su banco habitual–. El atractivo de la tarjeta, que tiene las versiones Classic y Oro, es que por cada determinado importe de compras pagadas con la tarjeta, el cliente recibe puntos que luego puede canjear por billetes de avión, plazas hoteleras, alquiler de coches u otro tipo de servicios incluidos en el programa Iberia Plus.

¿Problemas de competencia?

Las entidades han optado por remitir el acuerdo al Servicio de Defensa de la Competencia para evitar susceptibilidades y dejar zanjado, antes de su arranque, si el proyecto plantea o no problemas de la competencia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA