Las cajas españolas podrían entrar en el capital de los nuevos bancos cooperativos de Francia

RESUMEN

Las cajas francesas, que el pasado 2 de enero estrenaron un nuevo estatuto jurídico, han ofrecido a sus homólogas españolas la posibilidad de que participen en su capital social.

 
EXTRACTO GRATUITO

Para concretar esta oferta, responsables de las cajas de ahorros españolas se están reuniendo en París con los máximos representantes de las entidades francesas, a través de su agrupación, la Caisse Nationale des Caisses d´Epargne, el equivalente a la CECA española. La propuesta de las cajas galas será remitida de inmediato a todas las cajas españolas, para que sean éstas, de forma individual, quienes decidan si quieren participar en el capital de estas sociedades o no. Esta es la primera vez que las cajas de otro país hacen una oferta de estas características a sus homólogas españolas. Los directivos de estas entidades destacan que se trata de una apuesta de las cajas francesas en el sector financiero español y, concretamente, en las cajas, a pesar de que no pueden intercambiar capital, a no ser a través de sociedades participadas.

Objetivos ambiciosos

Desde principios de este año, las cajas francesas se han transformado en bancos cooperativos con vocación universal, con el objetivo de constituir una amplia base de partícipes en el capital; es decir, clientes convertidos en socios.

El nuevo estatuto de éstas está basado en el principio de, “un hombre, un voto”. El capital inicial de estas entidades se compone de participaciones sociales (en posesión de las sociedades de ahorro local en exclusiva) y, en algún caso, de certificados cooperativos de inversión, con un máximo del 25 por ciento. Cada caja establece el nominal y el número de participaciones a suscribir por cada sociedad de ahorro local.

Las sociedades de ahorro local han puesto a la venta estas participaciones sociales desde el inicio del presente ejercicio hasta el final del año 2003 por un importe mínimo de 15.900 millones de francos (algo más de 400.000 millones de pesetas). Por lo que se refiere a las modalidades y características de las participaciones sociales, que serán anunciadas en otoño; serán reembolsables, transmisibles y su remuneración será fijada por la asamblea general de cada una de las cajas de ahorros. También conviene resaltar que si en este proceso alguna caja española decidiese finalmente tomar alguna participación en sus homólogas francesas, ésta nunca podría conllevar el control de la entidad.

En Francia existen 34 cajas de ahorros, con una media de 1.200 empleados, 1.400 millones de francos de fondos propios (35.500 millones de pesetas) y 140...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA