Pensar, probar, hacer y dar cuenta

Autor:Carmen Sanabria Pérez - Alberto Sereno Álvarez
Páginas:187-199
 
EXTRACTO GRATUITO
Capítulo 13
Pensar, probar, hacer y dar cuenta
Al abordar este capítulo resulta inevitable evocar las hermosas
palabras de la escritora Ana María Matute cuando decía que hay que
inventar la vida porque acaba siendo verdad. ¡Y tanto! Pero inventar
es muy difícil porque cada vez que tratamos de pensar en algo nuevo,
nuestro cerebro, entrenado en reproducir patrones, intenta llevarnos
por los caminos trillados. Nos lleva al escenario de «esto es así» en
lugar de al de «esto podría ser así». De ahí que nuestro instrumento
más valioso sea la imaginación: eso que sueñas con poder hacer… y,
además, te empeñas en hacer. La imaginación activa es una
herramienta incluso más poderosa que la inteligencia, que no sirve de
nada si no tienes fuerza de voluntad. Decía Bertrand Russell que gran
parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a
que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes
tienen dudas. Una de las grandes reflexiones que nos dejó Nelson
Mandela es que todo parece imposible hasta que se hace.
Lo mismo que la economía explica siempre a toro pasado por qué
no se cumplen sus previsiones o la sociología razona a posteriori los
errores de las encuestas electorales, la ciencia del poder ha logrado
ya un corpus de conocimiento para explicar de manera científica
cómo toman las decisiones los políticos y por qué no suelen cumplirse
sus pronósticos. Por su parte, la ciencia administrativa se ocupa de
analizar y explicar el funcionamiento de las organizaciones públicas y,
sobre todo, de sus estructuras, toda vez que, a pesar de que las
grandes organizaciones burocráticas tienden a desaparecer, las
estructuras en las que se insertan se resisten a hacerlo. Desde

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA