La peligrosidad criminal y las técnicas de prevención de riesgos. Especial referencia a la delincuencia sexual peligrosa

Autor:Dra. María Pilar Marco Francia
Cargo:Profesora Asociada de Derecho Penal. Universidad de Castilla La Mancha
Páginas:277-320
RESUMEN

Las cuestiones relativas a la peligrosidad criminal, el riesgo de reiteración delictiva, la imposición de medidas de seguridad post-delictuales como la libertad vigilada, son cuestiones de gran actualidad y la valoración del riesgo una cuestión difícil de solucionar. La pretensión de este trabajo es visualizar y abogar por la implantación en nuestro sistema judicial de técnicas actuariales... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 277

DRA. MARÍA PILAR MARCO FRANCIA

Profesora Asociada de Derecho Penal

Universidad de Castilla La Mancha

RESUMEN

Las cuestiones relativas a la peligrosidad criminal, el riesgo de reiteración delictiva, la imposición de medidas de seguridad post-delictuales como la libertad vigilada, son cuestiones de gran actualidad y la valoración del riesgo una cuestión difícil de solucionar. La pretensión de este trabajo es visualizar y abogar por la implantación en nuestro sistema judicial de técnicas actuariales complementarias que nos ayuden a determinar el riesgo que un individuo que ha delinquido, vuelva a hacerlo. Para ello se examinan cuestiones previas relativas a la peligrosidad criminal, para después pasar a analizar como aproximaciones a la prevención de riesgos: el juicio clínico, las herramientas para el juicio clínico estructurado y una exposición de los modelos actuariales más utilizados, prestando especial atención a la violencia sexual.

Palabras clave: peligrosidad, medidas de seguridad, valoración del riesgo, juicio clínico, modelos actuariales, violencia sexual.

ABSTRACT

Dangerousness, the risk of re-offending and the imposition of post-criminal security measures such as freedom under surveillance are very topical issues, and it is difficult to come up with adequate solutions to the problem of risk assessment. The purpose of this paper is to envision and advocate for the implementation of comple-

Page 278

mentary actuarial techniques in our judicial system. These techniques are likely to be a valid tool to help us to assess the risk of re-offending. To this end, we examine previous issues related to criminal dangerousness, and then proceed to analyze the following approaches to risk prevention: clinical judgment, tools for structured clinical judgment and an exposition of the most widely used actuarial models, paying particular attention to sexual violence.

Key words: dangerousness, security measures, re-offending, risk, actuarial techniques, sexual violence.

SUMARIO: 1. Consideraciones o aclaraciones preliminares en torno al delincuente sexual violento y las técnicas de prevención del riesgo. 1.2. La peligrosidad delictiva. 1.2.1 Introducción. 1.2.2 La peligrosidad criminal en España. 1.2.3 La valoración del riesgo de peligrosidad.–2. Aproximaciones a la prevención de riesgos. 2.1 El juicio clínico. 2.2 Juicio clínico estructurado. 2.2.1 El HCR-20. 2.2.2 La escala de riesgo de violencia, segunda edición, (The Violence Risk Scale: 2nd Edition) (VRS-2). 2.2.3 El Sexual Violence Risk-20. 2.3 Los mode-los actuariales más utilizados en violencia sexual. 2.3.1 La Violence Risk Appraisal Guide o guía para la estimación del riesgo violento. 2.3.2 La Sex Offender Risk Appraisal Guide (SORAG). 2.3.3 El Rapid Risk Assessment for Sex Offense Recidivism (RRASOR). 2.3.4 STATIC-99. 2.3.5 La Matriz de riesgo 2000 (The Risk Matrix 2000). 2.4 Otras herramientas de valoración. 2.4.1 Escala de valoración de la reincidencia en la violencia sexual-20 (SVR-20). 2.4.2 Herramienta de cribado de agresores sexuales de Minnesota (MnSOST-3). 2.4.3 Evaluación del riesgo en agresores sexuales jóvenes. 2.5 Escalas que se utilizan en España. 2.5.1 Escala de Valoración de la Conducta Violenta y Riesgo de Reincidencia (EVCV-RR). 2.5.2 Tabla de Variables de Riesgo (TVR). 2.5.3 Valoraciones de riesgo sobre violencia de género.–3. Planteamientos para un estudio y discusión posterior.

Consideraciones o aclaraciones preliminares en torno al delincuente sexual violento y las técnicas de prevención del riesgo

Las cuestiones relativas a los delincuentes peligrosos y de las medidas a aplicar a esos sujetos son de gran actualidad. Pero ¿a qué nos referimos con sujetos peligrosos? ¿Cómo se mide cuan peligroso es un delincuente? Cuando hablamos de un delincuente sexual peligroso nos referiremos a los delincuentes que cometen delitos contra la libertad e indemnidad sexual y serán considerados o no, peligrosos en función de la valoración subjetiva que se haga de los mismos por los profesionales que tengan encomendada esta tarea de acuerdo con los

Page 279

datos que obren en autos y datos objetivos de reincidencia de acuerdo con las técnicas que éstos utilicen para realizar la valoración. Al valorar, se utilizarán técnicas de prevención de riesgo en los agresores sexuales, y con ellas estaremos haciendo referencia a aquéllas técnicas que nos permitan valorar el riesgo de reiteración delictiva de un delincuente sexual.

La televisión realiza una especial difusión de casos violentos donde hay niños agredidos sexualmente –tales como el de la niña Mari Luz Cortés1, el caso Karate, el abusador sexual de menores indultado en Marruecos o el recientemente juzgado depredador sexual de Ciudad Lineal-, incluso en el telediario en horarios de alta audiencia– nos muestran un exterior diferente a la relativa paz de nuestros domicilios y donde acecha ese mal, tal y como acecharía un depredador: Los delincuentes peligrosos y los que la doctrina americana denomina delincuentes depredadores violentos (sexually violent predators).

Conocer más sobre los individuos peligrosos que están a nuestro alrededor y profundizar en la teorización de las mejores opciones para lidiar con el problema de la peligrosidad de esos individuos parece que pudiera ser una buena manera de luchar contra esta forma de delincuencia, o al menos intentar prevenirla. A dicho respecto, Anderson2, nos muestra un ejemplo que, según el autor, sucedió recientemente: un pequeño pueblo en África estaba sufriendo los ataques predatorios de leopardos, a consecuencia de los cuales varias personas murieron. Una persona del pueblo puso de relieve que los leopardos sólo atacaban por detrás y propuso llevar una máscara que represen-tara una cara detrás de la cabeza. Dicha estrategia funcionó, nadie fue atacado cuando llevaba esa máscara.

Este ejemplo funciona como muestra de comportamiento adaptativo, tanto del animal en un primer término, tras observar su objetivo de caza y contemplar tras varias cacerías, que el ataque era efectivo si se reali-

Page 280

zaba por detrás y en un segundo lugar, por el ser humano, que por medio de la misma observación, pudo comprender el patrón, encontrar una explicación y buscar una solución que evitara el problema.

Nuestro objetivo ha de ser intentar detectar un patrón de coincidencias comportamentales3 para llegar a conclusiones que nos permitan, no buscar una solución, porque la agresión está (y seguirá estando) en la naturaleza tanto humana como animal, pero sí nos posibilitará trabajar en la prevención de la comisión de nuevos delitos y en la evitación de reiteración delictiva. En este sentido, es interesante una investigación sobre las actividades rutinarias de las víctimas y la forma de seleccionar su objetivo por parte de los delincuentes sexuales realizada por Deslauriers-Varin y Beauregard. Estos autores recalcan la interacción existente entre los aspectos geográfico y de comportamiento del delincuente sexual de menores y cómo entender los puntos clave que se repiten en su actividad delincuencial sexual y se intentan reducir los riesgos de ser aprehendido con la selección de su «presa», siempre adecuando su actuación al escenario en el que se produce, y la mayor parte de los delincuentes sexuales, independientemente de si son abusadores de menores o no, son bastante versátiles, lo que puede ser en definitiva, consecuencia de la capacidad adaptativa del ser humano que actúa a sabiendas de que lo que está haciendo es delictivo e intenta evitar las consecuencias jurídico penales que sus actos puedan acarrear4. Este estudio sí nos ayuda en lo que se

Page 281

refiere a la prevención situacional del crimen, para dificultar la comisión de los abusos sexuales contra menores en los lugares donde localizan a sus víctimas, aunque también es cierto que existe el riesgo de que desplacemos el lugar de comisión del delito a otra zona. Por ejemplo, en el verano de 2014, en el caso del depredador sexual de la zona de Ciudad Lineal que tanta alarma social despertó, supuso un incremento importantísimo de la presencia policial y del nivel de alerta de los padres y cuidadores de menores, que aparte de desaparecer de los parques y zonas públicas de la zona, incrementaron los niveles de vigilancia de los menores y de aquéllos adultos que se les aproximaran o parecieran sospechosos, por lo que no es descabellado pensar que dicho depredador cesará en su actividad delictiva...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA