Paradigma actual del derecho fundamental a la vida ante los nuevos avances científicos tecnológicos del siglo XXI

Autor:Reyna Sánchez Sifriano
Páginas:49-91
 
EXTRACTO GRATUITO
– 49 –
Capítulo IV
PARADIGMA ACTUAL DEL DERECHO FUNDAMENTAL
A LA VIDA ANTE LOS NUEVOS AVANCES CIENTÍFICOS
TECNOLÓGICOS DEL SIGLO XXI
No nos vanagloriemos demasiado por nuestra victoria humana sobre la
naturaleza. La naturaleza se venga de cada victoria nuestra. Cada vic-
toria tiene, de hecho, en primera instancia, las consecuencias sobre las
que habíamos hecho cuentas; pero en segunda y tercera instancia tiene
efectos totalmente diversos, imprevisibles, que a su vez anulan demasia-
do a menudo las primeras consecuencias[…] A cada paso se nos recuerda
que nosotros no dominamos la naturaleza como un conquistador domi-
na a un pueblo extranjero subyugado, que no la dominamos como quien
es extraño a ella, sino que nosotros le pertenecemos con carne y sangre y
cerebro y vivimos en su seno: todo nuestro dominio sobre la naturaleza
consiste en la capacidad, que nos eleva por encima de las otras criaturas,
de conocer sus leyes y de emplearlas de la manera más apropiada.
F E81
Sumario: 4.1. Presentación. 4.2. Interdependencia de las esferas social y
cientíca. 4.3. La disciplinariedad del conocimiento cientíco. 4.3.1. La
ciencia y la tecnología como fuerzas productivas de la sociedad moderna.
4.4. Avances biotecnológicos. 4.4.1. Diagnóstico genético. 4.4.2. Manipu-
lación genética. 4.4.3. Huella genética. 4.4.4. Clonación. 4.5. Límites de
la investigación cientíca. 4.5.1. Bioética. 4.5.2. Derechos fundamentales
y su vinculación el avance cientíco tecnológico. 4.6. Cuadro comparativo
de la legislación internacional sobre el embrión. 4.7. Reexiones.
81 Véase. Engels, Friedrich: Dialéctica de la naturaleza; Ed. Grijalbo, México, 1961, pp.72
y 73.
– 50 –
Reyna Sánchez Sifriano
4.1. PRESENTACIÓN
La ciencia y la sociedad están estrechamente relacionadas, debido a que la
ciencia no es ajena a la sociedad; toda vez que ésta, puede ser empleada, para
benecios múltiples del desarrollo social, verbigracia: mayor producción de
bienes y servicios; disminuir el índice de mortandad, proporcionar una mejor
calidad de vida al ser humano, entre otros. En ese sentido, la ciencia avanza a
medida que la tecnología le ofrece mejores herramientas y, a su vez, los cono-
cimientos cientícos son la base de los adelantos tecnológicos.
En esta perspectiva, el fenómeno cientíco y tecnológico es especialmente
sorprendente, ya que en ocasiones rebasa a la dinámica social, donde la veloci-
dad con que suceden la generación y aplicación de nuevos conocimientos su-
pera no sólo nuestra capacidad de comprensión, sino incluso nuestra capaci-
dad de asombro.
Durante las dos últimas décadas el desarrollo cuantitativo y cualitativo
de la ciencia en general ha sido magnificente. En efecto, las distintas áreas
del conocimiento han encontrado nuevos caminos metodológicos y crea-
do novedosos contextos conceptuales que han enriquecido su propio cam-
po cognoscitivo y al unísono propiciado una conexión entre las diversas
ramas del saber humano, originando relaciones de carácter interdisciplina-
rio que alientan el estudio integral de los fenómenos y entornos gnoseoló-
gicos82. De igual forma, la aplicación de los conocimientos científicos a
través de la tecnología, ha representado en el ámbito humano un avance
significativo traducido en el mejoramiento de las condiciones de vida del
ser humano.
De ahí que esto ha favorecido al surgimiento de diversos cuestionamien-
tos de origen ético, y relacionados con la conveniencia de un marco jurídico
que regule estos avances; puesto a que aun siendo posible la intervención sobre
82 Gnoseología (del griego gnosis, ‘conocimiento’, y logos,teoría’), rama de la filosofía
que tiene como pretensión analizar la naturaleza, posibilidad y límites del conocimiento. Asimis-
mo, analiza el problema del origen del conocimiento y de sus formas. La gnoseología estudia los
distintos tipos de conocimiento que pueden alcanzarse y el problema de la fundamentación de
los mismos. En muchas ocasiones, se identifica con los conceptos teoría del conocimiento o
epistemología. Véase «Gnoseología», Biblioteca de Consulta Microsoft® Encarta® 2008. © 1993-
2007 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.
– 51 –
Paradigma actual del derecho fundamental a la vida ante los nuevos avances…
embriones y fetos humanos con nes de diagnóstico, comerciales, cientícos y
terapéuticos, etc.
En denitiva, y bajo esta óptica se concibe el objeto principal del presente
artículo, centrándose en demostrar el paradigma actual del derecho a la vida
ante los nuevos avances cientícos tecnológicos XXI.
4.2. INTERDEPENDENCIA DE LAS ESFERAS SOCIAL YCIENTÍ
FICA
La ciencia y la tecnología constituyen, hoy en día, un poderoso pilar del desa-
rrollo cultural, social, económico e ideológico del ser humano en la sociedad
moderna.
Por lo que, la ciencia se ha convertido en una esfera de la actividad social;
cuyo objeto esencial es la adquisición de conocimientos acerca del mundo
circundante.
Ahora bien, en atención a lo antes mencionado, Mayordomo Giner, dis-
tinguió que la ciencia es una consecuencia de la naturaleza inquisitiva del
hombre, surge por la necesidad de encontrar respuesta a sus innitas interro-
gantes y es, de esta manera, fruto de esta voluntad de comprender nuestro
mundo83.
Además, de que la tecnología surge de la incesante búsqueda de sistemas y
métodos más prácticos, ecaces y seguros en cada uno de los ocios y activi-
dades84.
Con el ánimo, de resolver la disyuntiva acerca del inicio de la ciencia y la
tecnología, O. Rojo, aludió que la tecnología se desarrolló antes que la ciencia,
porque respondía a la necesidad práctica e inmediata; toda vez que el hombre
aprendió a producir el fuego mucho antes de preguntarse sus causas e implica-
83 Cfr. Mayordomo Giner, Maribel: «La ciencia biológica y las necesidades sociales»; en
Carrión Yagüe, Francisco, et. al.: De la Biotecnología a la Clonación, ¿Esperanza o amenaza?; Ed.
Dialogo, Valencia, España, 2003, p. 7.
84 Cfr. Mayordomo Giner, Maribel; op. cit., p. 8.

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA