Pagos por Internet: ¿qué solución de seguridad elegir?

RESUMEN

El ámbito del pago por Internet está demostrando que, a pesar de las incertidumbres que lo rodean, los actores industriales y bancarios continúan con sus proyectos, probando soluciones, multiplicando las ofertas securizadas, y buscando el compromiso que permitiría despegar al mercado del comercio electrónico y al internauta confiar en el canal electrónico.

 
EXTRACTO GRATUITO

Los puntos de vista a este respecto son diversos, tanto por parte de los poderes públicos como de los consumidores, banqueros, proveedores de soluciones... No hay que olvidar la proliferación de soluciones bancarias y no bancarias, físicas y virtuales. Actualmente, en todo el mundo, existen más de 400 soluciones, de software y materiales, específicas a un tipo de compra o universales.

Soluciones bancarias y no bancarias

Muchas de ellas son de origen no bancario y están basadas en wallets específicos sobre el PC o sobre un servidor que permite la identificación del cliente, o sobre identificadores integrados en portátiles u otros objetos nómadas, o sobre soluciones específicas de micropagos o pagos interpersonales. Las soluciones bancarias o interbancarias existentes apenas están emergiendo ante la ausencia de un estándar internacional y de estrategia coordinada entre los bancos y los sistemas de pago, a pesar de los intentos de los sistemas internacionales de mantener una lógica interbancaria a nivel mundial.

Estas soluciones también están basadas en wallets servidores, lectores de tarjetas inteligentes que ofrecen diversos grados de autentificación y ergonomía sobre la certificación, soluciones de tarjetas virtuales, soluciones virtuales que combinan identificativo privativo e instrumentos clásicos de pago, soluciones que explotan todas las posibilidades ofrecidas por los e-mails y los portátiles. El análisis metódico de estas soluciones permite observar algunas tendencias generales.

Tendencias generales

Por una parte, para las soluciones basadas en tarjetas inteligentes, se puede decir que, después de la fase de los pioneros, que buscaron encontrar una respuesta global, interbancaria y universal, han emergido proyectos más pragmáticos, menos ambiciosos y más segmentados, en un universo todavía inestable. La emergencia de soluciones universales todavía está lejos: sólo la progresiva implicación del gran comercio al lado de los bancos y la extensión de estas soluciones más allá del simple pago -como la banca a domicilio, la e-administración o la e-salud- permitiría ganar progresivamente la confianza de la clientela.

Por otra parte, las soluciones virtuales aportan un conjunto de respuestas para los riesgos corrientes, permitiendo una identificación del portador distinta del medio de pago propiamente dicho. Muchas soluciones presentan un claro interés y una excelente aceptación, teniendo en cuenta las dificultades encontradas por las...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA